Análisis en profundidad

Gestión de la cadena de suministro (Supply Chain Management): qué es y por qué es importante para las empresas

Para gestionar eficazmente toda la cadena de distribución, es necesario definir metodologías de gestión y adoptar soluciones informáticas capaces de racionalizar la producción y minimizar los residuos.

19 Nov 2021
supply chain management

El tema de la gestión de la cadena de suministro está más de actualidad que nunca: si se entiende y se aplica de forma correcta, puede aportar interesantes beneficios a las empresas en términos de costes, plazos, eficacia y eficiencia. Internet y las nuevas tecnologías, como el ERP, han facilitado el intercambio de información entre los distintos agentes y, por tanto, han hecho visibles los beneficios y resultados que se derivan de una coordinación e integración bien orquestadas.

Sin embargo, todavía no existe una definición única de la gestión de la cadena de suministro (SCM), ya que se trata de un conjunto relativamente reciente de metodologías de gestión y soluciones de software que permiten una gestión eficaz de toda la cadena de suministro.

Qué es la gestión de la cadena de suministro

En 1982, los primeros en hablar de la gestión de la cadena de suministro fueron dos académicos, Oliver y Webber, que la definieron como una técnica para reducir el inventario en las empresas que forman parte de una misma cadena de suministro. El término gestión de la cadena de suministro se utilizó para hablar de la gestión de almacenes e inventarios dentro de una cadena de suministro.

Posteriormente, se acuñaron otras definiciones que pueden resumirse en cuatro enfoques:

  • integración logística (Tyndall G. 1998);
  • integración vertical entre empresas (Cooper M.C., Ellram L. M 1993);
  • proceso de gestión y coordinación (La Londe B.J., 1997);
  • filosofía de gestión que guía a quienes trabajan en la cadena de suministro hacia la creación de valor para el cliente (Ellram L.M., Cooper M.C, 1990).

En cualquier caso, el concepto se refiere a la gestión de toda la cadena de distribución, con especial referencia a la logística y la relación con los proveedores. Se basa sobre todo en la previsión, planificación y coordinación del flujo de mercancías, y en las expectativas del cliente final. En este sentido, según Mentzer (2001) la Gestión de la Cadena de Suministro puede definirse como una coordinación sistemática de las funciones y tácticas empresariales tradicionales, dentro de cada organización y a lo largo de la cadena de suministro, con el objetivo de mejorar el rendimiento a largo plazo de los diferentes actores que operan a lo largo de la cadena de suministro. Para Mentzer, la cadena de suministro es el conjunto de tres o más actores que intervienen directamente -en sentido ascendente o descendente- en el flujo de bienes, servicios, dinero, información, desde la materia prima hasta el cliente final.

Por último, en aras de la claridad, en 2007 “The Council of SCM Professionals” definió la gestión de la cadena de suministro como “la planificación y gestión de todas las actividades relacionadas con el abastecimiento, el suministro, la conversión y la gestión de las actividades logísticas”. También incluye la coordinación, integración y colaboración con los socios de la cadena de suministro, que pueden ser proveedores, intermediarios, proveedores de servicios y clientes. En resumen, la SCM integra y coordina la cadena de suministro y la gestión de las relaciones entre los distintos agentes de la cadena de suministro.

En concreto, la cadena de suministro se compone de nueve actividades, en un orden preciso: marketing, relaciones con los proveedores, aprovisionamiento, gestión y almacenamiento de existencias de materias primas, producción, gestión y almacenamiento de productos terminados, gestión de pedidos, gestión de entregas, logística de retorno (o logística inversa).

Es importante destacar que el enfoque estratégico de la gestión de la cadena de suministro ha cambiado a lo largo de los años. Anteriormente, la atención se centraba más en el funcionamiento interno de la empresa, que actuaba en el mercado como una entidad por derecho propio, sin vínculos sustanciales con otras empresas. Sin embargo, hoy en día, con la gran difusión de Internet, es necesario actuar en interconexión con todas las empresas que entran en el proceso de distribución y logística, para conseguir un producto final dirigido al cliente.

El cliente está en el centro de todo el sistema de distribución, que también cuenta con el asesoramiento específico de expertos en la materia para conseguir el máximo con el mínimo uso de recursos.

¿Para qué sirve la gestión de la cadena de suministro en las empresas?

El objetivo principal de la gestión de la cadena de suministro es controlar el rendimiento y mejorar la eficacia para optimizar el nivel de servicio prestado al cliente final, al tiempo que se racionalizan los costos de explotación y el capital comprometido. Por lo tanto, se convierte en uno de los motores clave en los que las organizaciones pueden centrarse para aumentar su competitividad y la satisfacción de los clientes: hoy en día, la gestión de la cadena de suministro es una parte integral del éxito de una empresa. Una gestión eficaz de la cadena de suministro permite a las empresas reducir el tiempo de comercialización, bajar los precios de los productos y garantizar la diferenciación de los competidores. Todo ello gracias también a la llegada de Internet y al uso generalizado de las TIC, que mejoran el servicio al cliente, aumentan la velocidad de la comunicación, reducen los costes de los procesos y garantizan una mayor flexibilidad y gestión empresarial. En particular, Internet ha convertido en estratégica la gestión de la cadena de suministro, haciendo más fácil e inmediata la coordinación, integración y comunicación entre los miembros que operan a lo largo de la cadena de suministro.

En la práctica, todo esto se traduce en una previsión más precisa de la demanda, que permite conocer las necesidades de los consumidores; una planificación puntual de la demanda, para realizar planes de acción fiables y precisos y reducir el número de devoluciones; un proceso optimizado de tramitación de pedidos; una mejor previsión de la capacidad de producción, que optimiza la utilización de las instalaciones; una planificación del uso de las materias primas; y una integración más eficaz entre la demanda y la oferta y entre la producción, la logística y el marketing.

Gestión de la cadena de suministro: por qué es importante lo digital

La digitalización de las operaciones logísticas permite a las empresas reducir costos y ahorrar tiempo, lo que se traduce en una mayor eficiencia general. Pero entrando en más detalles, en particular, se busca que las soluciones digitales de gestión de la cadena de suministro tengan un impacto en:

1. Visibilidad en tiempo real y mantenimiento predictivo

Tener una visibilidad completa de todo el proceso le permite identificar las áreas más críticas y gestionar las vulnerabilidades e interrupciones con antelación. Esto le permite actuar con antelación, no sólo cuando los procesos se paralizan, evitando así las repercusiones económicas. Para ello es necesario tener una visibilidad integral de toda la cadena de suministro en tiempo real, y esto sólo es posible con la tecnología digital. De hecho, la Inteligencia Artificial y un enfoque basado en la análisis de datos están en el centro del mantenimiento predictivo: disponer de previsiones cada vez más precisas en la práctica está haciendo que la cadena de suministro sea predictiva.

2. Integración de datos

Una de las principales razones por las que las organizaciones deben digitalizar la gestión de la cadena de suministro es la interoperabilidad de los datos, la simultaneidad de los flujos entre todas las partes interesadas y la reducción de los tiempos muertos innecesarios. Esto se traduce en una mayor capacidad de respuesta a las demandas de los clientes, ya que la colaboración en una fase temprana del ciclo de vida del producto reduce los plazos de entrega.

Tecnologías de apoyo a la gestión de la cadena de suministro

En concreto, hay cuatro áreas tecnológicas que están cambiando la cara de la gestión de la cadena de suministro:

1. Internet de las cosas

El IoT permite determinar la ubicación exacta de los artículos en tiempo real, su movimiento y supervisar sus condiciones de almacenamiento, transformando el seguimiento del inventario y la gestión del almacén en su conjunto. En concreto, la tecnología RFID permite rastrear la ubicación exacta de las mercancías en todo momento y compartir las comunicaciones entre los canales de la cadena de forma oportuna gracias a la transferencia de datos por radio. El Bluetooth, las etiquetas NFC y el GPS también desempeñan funciones similares, aunque a diferentes escalas de interacción Dependiendo del caso concreto, se realizan funciones similares, aunque a diferentes escalas.

2. Análisis

El uso de datos cuantitativos ayuda a extraer información y optimizar la toma de decisiones en la cadena de suministro. Los análisis avanzados son ahora un valioso aliado para que los gestores de la cadena de suministro den sentido a todos los datos e información recopilados. Existen cuatro tipos de análisis de la cadena de suministro: el análisis descriptivo, para proporcionar visibilidad; el análisis predictivo, para proyectar tendencias futuras como la demanda; el análisis prescriptivo, para resolver problemas; el análisis cognitivo, para responder a preguntas imitando el razonamiento humano.

3. Computación en la nube

La computación en nube permite integrar múltiples plataformas, adoptar un enfoque escalable de las soluciones, hacer que la información y los datos estén disponibles bajo demanda y evitar la lógica de gestión en silos. Todo esto hace que la cadena de suministro sea más receptiva y ágil, ya que permite analizar y satisfacer rápidamente las nuevas demandas mediante la “conexión” de múltiples recursos y herramientas.

4. Automatización

Las tecnologías de la Logística 4.0 que automatizan las actividades de transporte y almacenamiento se están extendiendo. La automatización es, por tanto, una de las tendencias tecnológicas que está cobrando fuerza en el mundo de la logística, entre otras cosas porque permite dedicar el tiempo de las personas a actividades de mayor valor añadido.

¿Quién es el director de la cadena de suministro y qué hace?

El director de la cadena de suministro es el responsable de toda la cadena de suministro de la empresa. Es el responsable de planificar, organizar, controlar y optimizar todas las actividades que permiten a la empresa iniciar el proceso de transformación que genera los bienes o servicios ofrecidos al mercado. La importancia de su posición es evidente. No sólo debe poseer habilidades específicas para garantizar la eficacia de los procesos, sino que también debe tener cualidades de liderazgo y sensibilidad para aceptar e incluso prevenir los cambios. En particular, el conocimiento de los principales programas informáticos de gestión puede ser muy útil para reconocer, abordar y resolver problemas críticos en la cadena de suministro.

Cómo gestionar adecuadamente la cadena de suministro, las existencias y la logística

Las herramientas y metodologías de SCM mejoran y automatizan las compras, reduciendo los inventarios y los plazos de entrega, lo que garantiza una mayor competitividad. Esto hace que las organizaciones decidan digitalizar toda su cadena de suministro, a menudo mediante soluciones que integran la gestión de la cadena de suministro en el software ERP. Por lo general, estas soluciones optimizan los flujos de productos e información, así como los flujos financieros, incluyendo previsiones más precisas de la demanda y las ventas. Además, el software SCM puede mejorar la gestión de los almacenes, seguir el movimiento de las mercancías y proporcionar información y análisis para apoyar la toma de decisiones.

En concreto, los programas informáticos que apoyan la gestión de la cadena de suministro pueden dividirse en 5 categorías:

  • Planificación de recursos empresariales (ERP) y planificación de la cadena de suministro (SCP)
  • Sistema de gestión de almacenes (WMS)
  • Sistema de gestión del transporte (TMS)
  • Sistema de ejecución de la fabricación (MES)
  • Adquisiciones

Tal y como señala Gartner, el mercado de software SCM creció un 12,5% hasta alcanzar los 14.000 millones de dólares en 2018. El mercado de compras lideró el crecimiento en todos los segmentos del mercado de SCM, registrando un crecimiento anual del 16,3%. SAP, Oracle y JDA Software mantuvieron las 3 primeras posiciones de cuota de mercado en 2018.

La técnica de gestión ajustada

La gestión ajustada (Lean Management) es una de las técnicas utilizadas en la gestión de la cadena de suministro en el sentido más amplio, que significa literalmente “producción ajustada”. También aquí nos referimos a una aplicación relativamente reciente de la misma técnica, hasta el punto de que la definición fue utilizada por primera vez a finales de los años 80 por el ingeniero John Krafcik, de Toyota. Fue esta empresa la que lo puso en práctica y se convirtió en un modelo a seguir por otras empresas, en todos los niveles de negocio.

Así pues, el Lean Management pretende optimizar los flujos, reducir el despilfarro y tomar decisiones prácticas revolucionando los antiguos esquemas aceptados mecánicamente y que ahora resultan obsoletos y demasiado “pesados” para una economía que exige intercambios rápidos y rápidos, incluso de información.

La elección del envase

Uno de los aspectos más importantes que debe cuidar una empresa para maximizar los beneficios en logística es la elección del embalaje. De hecho, no sólo en las tiendas físicas, sino también en las tiendas online es posible encontrar el envase más adecuado a las necesidades de nuestra empresa.

La atención al peso, a los materiales, a la eliminación y a la reutilización de los propios envases es un elemento crítico para ahorrar tanto en los costes de transporte como con las empresas asociadas proveedoras, hasta la relación con el cliente final, que queda plenamente satisfecho. En línea es fácil obtener un precio más barato que puede reducir aún más los costos logísticos. En la cadena de distribución hay una serie de actores, que van desde los proveedores, los flujos de productos, los servicios, las comunicaciones y los recursos de caja, que conducen directamente al cliente final.

También es esencial tomar todas las medidas previas para minimizar el “flujo de retorno”, es decir, las devoluciones, que generarían un gasto adicional, fácilmente evitable con una buena organización logística, basada en un intercambio de información claro y directo entre todos los actores que intervienen en el proceso y un conocimiento profundo de los mecanismos que subyacen a la gestión de la cadena de suministro.

@RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS
Temas principales

Especificaciones

C
cloud
I
industria
M
machine