Análisis en profundiad

El uso de blockchain en agricultura puede dar mayor sostenibilidad al sector

Blockchain puede resultar una palanca estratégica en la cadena de suministro de alimentos para reducir el desperdicio de alimentos y aumentar la conciencia de lo que consumimos, ya que los productos de mayor calidad tienen un impacto positivo en la salud y la calidad de vida de los consumidores

22 Nov 2022

Redacción InnovaciónDigital360

blockchain agroalimentario

Como sociedad planetaria, nos enfrentamos a diario con el creciente número de cambios climáticos y sus riesgos asociados. Los responsables de la agroindustria, los científicos y los políticos denuncian unánimemente la necesidad de actuar urgentemente para producir dentro de los límites de sostenibilidad del planeta, lo que inevitablemente conducirá a un cambio de paradigma y a la llamada «gran transformación alimentaria» de aquí a 2050. Sin dudas, el blockchain será protagonista.

Hasta la fecha, los diversos intentos de lograr una sinergia global han sido ineficaces e insuficientes. En consecuencia, es necesario utilizar palancas tecnológicas como el blockchain, ayudado por el IoT y la inteligencia artificial, para abordar los desafíos actuales con el fin de transformar toda la cadena de suministro de alimentos en nombre de una mayor sostenibilidad y, al mismo tiempo, lograr la transparencia en toda la cadena de suministro, así como reducir el fraude alimentario y mejorar la seguridad alimentaria.

El Blockchain agroalimentario y la seguridad

La tecnología Blockchain viene ganando terreno a medida que se expande y conoce más sobre ella. Por sus características, puede aportarle beneficios a montones de sectores. Por ejemplo, está siendo muy útil para la industria alimentaria. Específicamente, para la cadena de suministros. Por si no lo saben, se le llama cadena de suministro a todo el proceso que envuelve al producto, desde la compra y fabricación de las materias primas hasta la resolución final. Es decir, la entrega al cliente. 

Las constantes fallas registradas en ese proceso, sobre todo en el último tiempo, invitó a la industria alimenticia a pensar cómo podía aportar una mejora. Un famoso salto de calidad. Y encontró en la tecnología blockchain un gran aliado, siendo ésta una herramienta que tranquilamente podría mejorar las futuras políticas de los sistemas alimentarios, su trazabilidad y el flujo.

Blockchain como inspiradora de confianza

Según desliza la Universidad de Michigan, el Blockchain es una tecnología que puede generar mayor confianza en los consumidores de alimentos, aportando además una mayor velocidad de producción y eficiencia en los productos. Asimismo, desde la entidad educativa aportan que podría actualizar la coordinación en tiempo real entre los socios comerciales y mejorar notablemente el mantenimiento de los registros por todas las partes interesadas.

Las cadenas de bloques para el suministro de alimentos pueden utilizarse para que los socios comerciales protejan sus operaciones comerciales y la cadena de suministro, a la vez que instituyen un mejor rendimiento, control y seguridad de los sistemas.

Como sabrán, una cadena de bloques es un sistema digital que permite registrar las transacciones comerciales entre múltiples partes comerciales de forma inviolable. Desde ese lugar, las cadenas de suministro de alimentos entran perfectamente en este sistema distribuido y descentralizado de mantenimiento de registros, que puede permitir que un número amplio e ilimitado de socios comerciales realicen transacciones de forma privada, anónima y segura. No se necesita ningún intermediario central para que se produzcan estas transacciones.

Por la naturaleza propia de la tecnología blockchain, los actores involucrados e interesados pueden olvidarse de las prácticas fraudulentas o de engaños en cualquiera de las etapas por las que pasa el producto hasta llegar al consumidor final. ¿Y qué mayor tranquilidad que esta? Para que quede claro, con la cadena de bloques no hay intromisiones en la trazabilidad de los alimentos. 

Datos que alarman

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), casi una de cada diez personas se enferma cada año por comer alimentos contaminados. De alguna manera, lo que marca este dato es que los sistemas actuales de gestión de la calidad y la inocuidad de los alimentos no son lo suficientemente sofisticados como para prevenir el fraude en los alimentos. Y mucho menos para detectarlos.

Para cerrar, el sitio especializado en este tema, The Food Tech, dice que con la cadena de bloques puede identificarse y evitarse, casi de manera inmediata, cualquier intento de manipular un alimento a medida que avanza a través de la cadena de suministro. 

Asimismo, si se encuentran con algún producto al que consideran potencialmente peligroso, no será necesario un retiro de lotes. Podrán eliminar sólo aquellos productos o artículos “ofensivos”. 

Por último, los consumidores tendrán la garantía de que los alimentos que comen son exactamente como la etiqueta lo declara. Se aseguran de estar incorporando un producto de calidad, como debe ser.

Transparencia en el Blockchain agroalimentario

El blockchain, cuando se integra con las últimas tecnologías de IoT para la captura de datos, tiene un enorme potencial en el sector agroalimentario. Mientras que las soluciones de IoT conectan los mundos físico y digital, capturando datos como la temperatura y la humedad durante el transporte o el almacenamiento de los productos, blockchain proporciona una plataforma segura e inmutable en la que estos datos pueden almacenarse y hacerse accesibles a todos los actores de la cadena de suministro.

Según el último informe de la empresa estadounidense Juniper Research, titulado ‘Key Vertical Opportunities, Trends & Challenges 2020-2030’, el blockchain, utilizado con sensores y rastreadores IoT, se utilizará cada vez más en el sector agroalimentario, aportando varias ventajas, como:

  • Simplificación de la cadena de suministro y una reducción de los costes de los minoristas
  • Cumplimiento de la normativa más ágil
  • Mejora en los plazos del proceso de retirada de alimentos
  • Ahorro considerable en términos de fraude alimentario a nivel mundial, que se estima alcanzará los 31.000 millones de dólares en 2024.

Además, según el documento político de la FAO de 2019, las tecnologías de blockchain ayudarán a construir un «contrato inmutable» entre los distintos actores de la cadena de suministro, lo que permitirá una mayor transparencia del sistema.

  • De hecho, a través de los «contratos inteligentes» es posible:
  • reducir el número de intermediarios en la red de la cadena de suministro
  • reducir los costes de transacción
  • mejorar los márgenes y aumentar la eficiencia; garantizar la transferencia de parte de los beneficios al agricultor/productor

Blockchain y la cadena de valor Porkchain

Si usted es un interesado en este tema posiblemente haya escuchado hablar de “Porkchain”, una solución de trazabilidad para la industria alimentaria que llegó en forma de app y ayuda a verificar la información (Dicho resumidamente). Es un proyecto ideado por Zertifier, en colaboración con el Instituto Danés de Investigación Cárnica, que en 2019 ganó el premio E- Tech a la Innovación. Ahora veamos por qué…

PorkChain ofrece al sector una plataforma para digitalizar la gestión y el control de los procesos, reemplazando los documentos físicos por documentos digitales estandarizados. Además, gracias a la tecnología Blockchain, la app certifica la veracidad de la información de forma auténtica y ágil, evita la manipulación y permite identificar al agente responsable de introducir la información.

La información y las transacciones se almacenan encriptadas en Blockchain. Para formar parte de la plataforma Porkchain, cada participante de la cadena (granjas, veterinarios, mataderos, transportistas) debe estar certificado y tener una identidad creada en una cartera Ethereum, y verificada por el administrador de la plataforma. 

Los diferentes pasos del procedimiento se firman de forma segura desde una App móvil y, por otro lado, las identidades certificadas pueden ser concedidas por un tiempo limitado o revocadas en cualquier momento por la Autoridad competente.

Blockchain agroalimentario: ejemplos en Latinoamérica, Europa y el mundo

Desde hace algunos años, las grandes empresas del sector de las tecnologías de la información están desarrollando plataformas de blockchain para el sector agroalimentario. Ejemplos de ello son las plataformas Food Trust y Watson de IBM, las plataformas Leonardo de SAP, que se combinan con el uso de las soluciones Track & Trace disponibles en el mercado, garantizando el seguimiento en toda la cadena de suministro. He aquí algunos ejemplos:

Nestlé (EE.UU.)

La colaboración de Nestlé con OpenSc (cofundada por WWF y BCG Digital Ventures) ha dado lugar a una plataforma de blockchain que puede rastrear la leche desde las granjas y productores de Nueva Zelanda hasta las fábricas y almacenes de Nestlé en Oriente Medio, lo que demuestra el compromiso de la empresa con la transparencia. De hecho, el gigante suizo quiere que sus consumidores tomen decisiones informadas y, con esto en mente, está utilizando la tecnología blockchain para compartir información fiable con ellos. Además, desde 2017, Nestlé ha introducido la plataforma IBM Food Trust que puede proporcionar toda la información relacionada con los productos rastreados.

Carrefour (Francia)

En 2018, Carrefour fue el primer minorista europeo en introducir blockchain para productos alimenticios, en particular pollos de corral de la línea Carrefour Quality Auvergne. La tecnología se extendió posteriormente a los huevos, el queso, la leche, el filete de carne picada, el salmón, las naranjas y los tomates. Carrefour cree que la tecnología blockchain revolucionará sus cadenas de suministro y, como prueba de ello, su nueva estrategia se centrará cada vez más en la calidad y la transparencia de los alimentos, fijando el ambicioso objetivo de generar 5.000 millones de euros en ventas de alimentos ecológicos para 2022.

Cermaq Salmon y Labeyrie

Las dos empresas, que se dedican a la venta de pescado, se han unido para utilizar la plataforma IBM Food Trust y, gracias al blockchain, son capaces de proporcionar información sobre el pescado en términos de origen, hora y fecha de eclosión, condiciones de cría, duración, momento de la transferencia al agua de mar, tipo de vacunación administrada, etc. De este modo, es posible garantizar la transparencia del sistema de cultivo y dar a los consumidores la oportunidad de acceder a toda la información importante sobre el producto escaneando el código QR del envase.

Agricom (Chile)

Fue fundada en 1980 y fue pionera en la producción y exportación de fruta fresca chilena, convirtiéndose al poco tiempo en uno de los principales del país. Exporta paltas, limones, mandarinas, naranjas, duraznos, manzanas, etc. En 2019 la compañía decidió unirse a IBM Food Trust, una de las redes de blockchain no criptográficas más grandes y activas en producción hoy en día enfocada en la industria alimentaria, que es muy utilizada por productores y empresas del agro para rastrear alimentos.

Por ejemplo, las frutas. Desde ese año hasta la fecha, la compañía chilena puede compartir información relevante sobre los alimentos que produce a sus socios comerciales. Entre ellos podemos mencionar minoristas, productores, proveedores. Y gracias al blockchain agroalimentario.

Fresca Pesca (Chile)

Se trata de una app apuntada al sector de la pesca, en donde están involucrados la compañía tecnológica Shellcatch y el Servicio Nacional de Pesca de dicha nación.

El consumidor final puede escanear el código QR del producto e interiorizarse sobre todos los detalles: por ejemplo, quién fue el pescador encargado, cuándo y en dónde fue el momento de la extracción, si se cumplieron todas las normas hasta el lugar de la venta, cómo fue trasladado. Actualmente, Fresca Pesca conecta pescadores artesanales de Latinoamérica con clientes que buscan pescados y mariscos cien por ciento legales.

Calconut (España)

En el caso de España, una de las primeras empresas de alimentación  en abrazar la tecnología blockchain para garantizar la trazabilidad de sus productos ha sido la firma Calconut, muy reconocida dentro del sector de los frutos secos. 

Tal como comentaron en su momento las fuentes con Europa Press, la compañía venía apostando fuertemente a la tecnología y digitalización, sobre todo para innovar en sus procesos. 

De esta manera, con la implementación del Blockchain, garantizan la inmutabilidad de la materia prima a lo largo de toda la cadena de suministro, desde su obtención hasta el punto de venta, pasando por el procesado, el envasado y el almacenamiento.

Uno de los mayores beneficiados con esta adopción, sin lugar a dudas, fueron los clientes, ya que pueden conocer el origen de cada producto e interiorizarse sobre las distintas etapas que atravesó a su hogar. ¿Cómo lo hacen? Escaneando un código QR que aparece en el envase/ paquete con su celular.

TraceFood (España)

Así como hay empresas que implementan el blockchain para la trazabilidad de sus productos, hay otras organizaciones que brindan ese servicio. En España, una de las más conocidas es Trace Food, que desarrolló un sistema específico de trazabilidad alimentaria basado en esta tecnología. Actualmente está presente en más de 25 países, es implementado por 7.000 empresas y cuenta con más de 1MM de productos al día que son etiquetados por su sistema.

Carnes validadas (Argentina)

En esa misma línea debemos mencionar el caso de Carnes Validadas. Es una plataforma SaaS que permite la activación patrimonial de la cabeza de ganado mediante su tokenización y la identificación individual e inequívoca de los animales con tecnología Blockchain. Ofrece transparencia y claridad al proceso de producción de carnes, desde la genealogía hasta el consumidor. 

Tal como cuentan sus desarrolladores en su sitio web, esta diferenciación permite proporcionar trazabilidad ampliada y con ello captar un mayor valor final y un mejor posicionamiento de mercado. Se trata de unas de las primeras plataformas que facilita la realización completa de la trazabilidad en la cadena de la carne.

Tiyapuy (Perú)

Esta marca ingresó al mercado durante la pandemia y se especializa en alimentos orgánicos, como por ejemplo la papa o la quinoa. Bajo la premisa de revalorizar los cultivos y productos andinos, decidieron de base implementar la tecnología blockchain para certificar sus productos. Escaneando el QR del packaging los consumidores pueden saber la ubicación de la parcela donde fueron cultivadas por ejemplo, o incluso saber el nombre del agricultor que la sembró (incluyendo también la fecha en la que fue cosechada)

Puerto de Buenaventura (Colombia)

Luego de unirse a TradeLens, un sistema basado en blockchain desarrollado por IBM, el puerto comenzó a transmitir de forma clara, ágil y transparente los datos de carga y descarga de los contenedores. Es otro ejemplo más de cómo esta tecnología puede ser una gran aliada del comercio exterior y logística.

FoodChain (Italia)

La empresa italiana, fundada en 2016, ha creado una plataforma basada en la tecnología blockchain que permite rastrear los materiales y productos alimentarios a lo largo de todas las cadenas de producción, haciendo que los datos sean utilizables y compartibles a través de la web y el móvil para cualquiera que quiera consultarlos. La solución puede verticalizarse en cualquier cadena de suministro, a través de códigos únicos aplicados a los productos, poniendo a disposición todos los datos relativos a la cadena de producción y distribución.

Barilla (Italia)

El fabricante italiano de pasta y alimentos se ha asociado con IBM para abordar la transparencia y la trazabilidad en su ciclo de producción de pesto: desde el cultivo, el procesamiento, la cosecha, hasta el transporte, el almacenamiento, el control de calidad y, finalmente, la distribución, todos los detalles se rastrean y se ponen a disposición en un sistema de blockchain que los clientes pueden verificar escaneando el código QR en el pesto.

Wine Blockchain (Italia)

EY -EY Italia, en colaboración con la startup EZ LAB y la bodega Volpone, ha desarrollado un proyecto de blockchain para proteger los productos agroalimentarios made in Italy que puede defender la calidad del cultivo y ofrecer una solución para apoyar la transparencia del ciclo de producción.

De hecho, es la primera solución en el mundo para la trazabilidad de la cadena de producción del vino: gracias al uso de una etiqueta inteligente, colocada en la botella de vino, el consumidor verifica -a través del smartphone u otro dispositivo móvil- el «carné de identidad digital» del producto, desde la propiedad hasta todo el proceso de cultivo, producción y transformación del vino, hasta su distribución.

Blockchain como palanca antifraude, económica y sostenible

Si bien la tecnología blockchain puede proporcionar transparencia, ofrecer una forma segura de rastrear y transferir recursos a través de las cadenas de suministro y hacerlas menos opacas, también puede ayudar a mitigar el fraude alimentario y los riesgos de seguridad.

Teniendo en cuenta que uno de cada diez productos alimentarios está adulterado o mal etiquetado, con esta tecnología se pueden identificar y aislar fácilmente los productos manipulados, evitando las costosas retiradas masivas de productos. De hecho, al identificar los lotes contaminados, los productos seguros pueden mantenerse en las estanterías de las tiendas y no enviarse al vertedero, reduciendo así la cantidad de residuos alimentarios.

Beneficios económicos

Cabe destacar que blockchain también aporta beneficios económicos, es decir, permite agilizar las transacciones y también los pagos a los agricultores y evita la coacción de precios y los pagos atrasados, habituales en la industria alimentaria.

También se cree que la dinámica de la industria alimentaria -con la introducción del blockchain- está llamada a cambiar, ya que la nueva tecnología podría reducir el poder de las multinacionales de la alimentación y la distribución, que actualmente fijan los precios, dictan las variedades de productos y las especificaciones de calidad.

De hecho, al eliminar a los intermediarios, los productores pueden establecer relaciones directas con los minoristas, los servicios de restauración y los consumidores. Además, se cree que los pequeños productores serán los que más se beneficien de la tecnología gracias a unos precios más justos y una base de clientes más amplia.

La mayor revolución, sin embargo, se producirá a nivel de los consumidores que -cada vez más exigentes a la hora de comprar alimentos y más concienciados con los parámetros de sostenibilidad- podrán acceder a información sobre atributos medioambientales, éticos, sostenibles y de salud gracias a blockchain.

Blockchain: luces y sombras

No cabe duda de que Blockchain puede utilizarse como una solución tecnológica innovadora, ya que aumenta el valor de la información para apoyar las transacciones y las comunicaciones dentro de la cadena de suministro agroalimentaria. Sin embargo, hay que recordar que sólo a través de una correcta implementación de la tecnología blockchain es posible contribuir eficazmente a la mejora de la relación de confianza entre las partes interesadas (empresas, minoristas, consumidores y organismos institucionales responsables). Por lo tanto, blockchain para el sector agroalimentario debe garantizar:

  • Facilidad de aplicación;
  • Flexibilidad para manejar información diferente, múltiple y variable en el tiempo, y para dar soporte a los diferentes requisitos de los clientes;
  • La accesibilidad de los datos sólo para las partes cualificadas y autorizadas (el acceso a la cadena de bloques debe ser decidido por el gestor de la cadena de bloques tanto en términos de operadores autorizados/cualificados como en relación con la información que puede verse);
  • Interoperabilidad entre diferentes blockchains para garantizar el «diálogo» con cualquier otro blockchain de clientes y proveedores;
  • posibilidad de adquirir información de las bases de datos oficiales (expediente de la explotación, registro del establo, SIAN – Sistema Nacional de Información Agraria, registro de la propiedad, receta electrónica, etc.).

Objetivos en el sector agroalimentario

Gracias a la implantación de blockchain, se pueden conseguir algunos objetivos fundamentales en el sector agroalimentario, como:

  • mayor simplificación y desmaterialización de la documentación;
  • mitigación efectiva del riesgo de cumplimiento y controles oficiales para las cadenas de suministro (especialmente en lo que respecta al reglamento de la DOP/IGP);
  • Garantizar la simplificación de las relaciones, la gestión de los datos, las pruebas con la gran distribución y la distribución organizada;
  • apoyo estratégico para la comunicación innovadora y la identificación de productos (incluida la lucha contra la falsificación);
  • apoyo fundamental a la certificación de terceros y reorganización de las actividades de auditoría de terceros.

Desgraciadamente, hasta la fecha, mucha información pública es difícil de encontrar y/o consultar; como consecuencia, las empresas se ven obligadas a conservar la documentación en papel y, por tanto, sería deseable que la adopción de la tecnología blockchain -a nivel de las cadenas de suministro agroalimentarias- formara parte de una estrategia más estructurada a nivel de país, como ocurrió en Alemania con la iniciativa Industrial Data Space.

Blockchain agroalimentario: Gestión de riesgos, continuidad de la actividad y ciberseguridad

Blockchain, como cualquier tecnología nueva, presenta retos y riesgos a los que hay que prestar atención.

«Factor humano»

La intersección entre el usuario y la red es el punto final más peligroso que requiere la implementación de procedimientos ad hoc y la adecuada formación de los distintos actores para tener la cultura digital y las habilidades técnicas necesarias para operar de forma consciente y correcta en un entorno blockchain y, en consecuencia, asegurar la confianza fundamental entre los distintos actores involucrados.

Garantizar la seguridad entre las distintas empresas que forman parte de la misma cadena de bloques

 Resulta crucial que cada empresa se asegure de que los demás socios de la red tienen el espacio, los recursos técnicos y el personal dedicado a mantener su parte del «trato».

Necesidad de vigilar los riesgos inherentes a la nueva tecnología blockchain y gestionar los productos que no están «maduros» para el mercado

 Hay que tener en cuenta que la incidencia de bugs es muy frecuente durante las primeras etapas de la evolución de cualquier tecnología, por lo que blockchain tampoco es inmune. Además, los usuarios suelen quejarse de problemas de escalabilidad, latencia y seguridad, así como de un registro, una supervisión y una generación de números aleatorios incorrectos. Por lo tanto, la supervisión cuidadosa y las acciones para corregir y mitigar estos riesgos son de suma importancia.

Riesgo de robo de las claves públicas y privadas por parte de los hackers

Las claves deben almacenarse fuera de la blockchain, de forma segura para que no se conviertan en un objetivo fácil para los hackers, evitando almacenarlas en notas adhesivas, ordenadores u otros dispositivos de fácil acceso por motivos de ciberseguridad.

Problemas de copia de seguridad y recuperación de datos adecuados

La adopción de la tecnología blockchain hace que los contextos sean aún más complejos; por lo tanto, es fundamental garantizar una adecuada recuperación de desastres, así como tomar las medidas necesarias para reducir el tiempo de inactividad que puede ser particularmente peligroso para los elementos de blockchain dentro de un sistema, ya que uno de los beneficios de esta tecnología es la alta disponibilidad.

Además, otro elemento crítico de blockchain es abordar la cuestión de las copias de seguridad de los datos de los puntos finales, que pueden ser muy vulnerables a los ataques: los productos de sincronización y/o compartición existentes no suelen estar diseñados para proteger suficientemente los datos de los puntos finales de las empresas, por lo que resulta estratégico realizar copias de seguridad y crear una copia secundaria de los datos almacenados en los dispositivos de los puntos finales (portátiles, ordenadores de sobremesa y teléfonos inteligentes), haciéndolos recuperables en caso de daño o pérdida de la copia primaria de los datos, a fin de garantizar la continuidad del negocio.

Resulta especialmente eficaz en un entorno multipartidista, pero puede no ser adecuado para empresas individuales en las que no es importante compartir datos con otras entidades. En este caso, es preferible optar por las bases de datos para compartir información internamente.

 Conclusiones

Blockchain es una tecnología prometedora con innumerables ventajas y, cuando se utiliza junto con IoT, permite una cadena de suministro de alimentos transparente, reduce el fraude alimentario y fomenta la confianza del consumidor.

Sin embargo, el desarrollo futuro de esta tecnología solo puede garantizarse si los distintos actores del sector agroalimentario. Es decir, los procesadores de alimentos y los participantes en la cadena de suministro son capaces de crear las sinergias necesarias con las autoridades gubernamentales y los expertos en TI para construir un plan de implementación integral de blockchain agroalimentario no solo a nivel nacional, sino también europeo y mundial.

No olvidemos, además, que el uso consciente de esta tecnología -incluso teniendo en cuenta las luces y sombras asociadas a ella- puede permitir a las empresas virtuosas mejorar sus procesos de producción y distribución, proporcionando al consumidor final un producto mejor, de mayor calidad y cumpliendo mejor las expectativas de transparencia de la trazabilidad de la cadena de suministro.

La lucha contra el desperdicio

Blockchain también puede resultar una palanca estratégica para reducir el desperdicio de alimentos y aumentar la conciencia de lo que consumimos, ya que los productos de mayor calidad tienen un impacto positivo en la salud y la calidad de vida de los consumidores.

Como se ha demostrado, esta tecnología es capaz de proporcionar a los consumidores indicadores no sólo en relación con la relación calidad/precio, sino también en relación con las condiciones de cría de los animales, la sostenibilidad del proceso de producción, el tratamiento de los trabajadores en la cadena de suministro, lo que les permite hacer una elección informada y sostenible.

La innovación digital está destinada a desempeñar un papel cada vez más importante y reconocido por los operadores del sector agroalimentario. Y esto es gracias a su capacidad para hacer más eficientes las actividades agrícolas individuales y actuar como palanca estratégica capaz de garantizar una mayor competitividad al sector en el escenario internacional.

Sin embargo, están surgiendo algunas cuestiones críticas -exacerbadas por la actual pandemia-, a saber, que no se puede seguir ignorando la aplicación de los principios de gestión de riesgos y continuidad de la actividad y de ciberseguridad, junto con la difusión de una cultura digital adecuada y la formación del personal preparatoria para la adquisición de las competencias técnicas necesarias para gestionar los nuevos procesos ante la implantación de las nuevas tecnologías.

Sólo así será posible facilitar el cambio de manera estructural y crear condiciones favorables para generar innovación, es decir, la adopción consciente de la tecnología, integrada con la sociedad en términos éticos, sociales, económicos, medioambientales y de sostenibilidad.

@RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS
Temas principales

Especificaciones

A
Agro
B
blockchain
T
tecnología

Nota 1 de 5