Análisis en profundidad

¿Qué es la alfabetización de datos (data literacy) y por qué tu empresa lo necesita?

La revolución tecnológica trae como consecuencia un desafío en materia de análisis de datos. La alfabetización tiene un rol esencial para el futuro de las empresas.

14 Nov 2022

Redacción InnovaciónDigital360

alfabetización de datos

La alfabetización de datos (Data Literacy) es la capacidad de leer y comprender datos. Es también la capacidad de utilizar la información que proveen los datos para la toma de decisiones, para su interpretación y hasta para realizar una comunicación con ellos. En otras palabras, es lo que permite transformar los datos en información útil y necesaria para definir pasos a seguir.

En muchos casos, los datos reflejan hechos, situaciones, realidades. Es por esto que es necesario aprender a leerlos e interpretarlos. El desafío central es lograr poner los datos a disposición de quien los necesite o poder comprenderlos para usarlos uno mismo. 

La alfabetización de datos se trata de hacer un uso inteligente de los mismos, pues no sirve de nada recabar información si esta no es interpretada, analizada y procesada. Es importante saber qué datos rastreamos, para qué lo hacemos y de qué manera vamos a utilizarlos.

Este concepto suele ser muy importante para las empresas debido a que tener empleados que sepan leer datos hace que los mismos puedan resolver situaciones con mucha más facilidad

Por otro lado, baja los costos en materia de contratación de científicos de datos.

Por lo que hoy en día es esencial que los empleados de empresas que utilicen datos para la toma de decisiones diaria sepan cómo leerlos. 

Es una habilidad fundamental para la prosperidad de los negocios, ya que facilita el acceso a una información empresarial más alta y ensancha la posibilidad de resolver problemas que puedan llegar a presentarse.

Cómo nació la alfabetización de datos o Data Literacy

Es probable que surja la inquietud acerca de cómo nació este concepto, cuáles fueron sus antecedentes y cómo se llegó a la idea general que tenemos hoy en día.  En igual sentido, es necesario comprender la historia de los datos en general para tener una noción generalizada de lo que estamos describiendo.

Daniel Rosemberg, historiador, expuso que a comienzos del 1700 los datos eran utilizados como conceptos generales que servían para argumentar y surgen principalmente de las escrituras, pero con el correr del tiempo ese concepto fue mutando hacia todo aquello obtenido por la experimentación, la experiencia o la recopilación. 

Es decir, a medida que avanzó el tiempo, el factor empírico de los hechos comenzó a tener más relevancia, generando cierta información considerada como datos. 

Luego, ya más cerca de nuestros tiempos, el concepto de la palabra datos respondía en esencia a las conclusiones de hecho a las que arribaban los científicos, las cuales claro también utilizaban para defender sus posturas o hipótesis.

Con el advenimiento de la tecnología y la aparición de las computadoras, se produjo un cambio de paradigma en cuanto a lo que sé entendía por información confiable, debido a que a partir de estos cambios los datos podían ser también producidos por una máquina. 

Como suele suceder, todos los cambios despiertan cierta desconfianza o temor entre las sociedades, por lo que llevo tiempo que se acostumbrara a confiar plenamente en la información que nos podía proveer la informática. 

Ahora bien, para aproximarnos a la aparición del concepto de la alfabetización de datos, debemos mencionar a la estadística. Fueron los estadísticos los primeros que analizaron los datos de una forma diferente.

Fueron aquellos quienes comenzaron a interpretar y a sacar conclusiones con base en los datos que proveían los estudios estadísticos. Esto es, a darle relevancia a la investigación y a poder utilizar los datos como una fuente útil de información para cualquier tipo de accionar. 

Bien, hemos recorrido de manera general la historia del concepto de datos e indagado quiénes fueron los pioneros en el análisis de ellos. Lo cierto es que a raíz de eso, hoy en día la alfabetización de datos es una capacidad de gran importancia si se quiere estar a tono con las nuevas corrientes de trabajo. Pues, cada vez hay mayor cantidad de datos disponibles y cada vez son más importantes para el mundo, por lo que el saber interpretarlos sin dudas será una herramienta de gran necesidad.

Importancia de la alfabetización de datos

Nos hemos encargado de mencionar a qué nos referimos cuando hablamos de alfabetización de datos y hemos hecho un pequeño resumen de la historia del concepto. Es momento ahora de hacer hincapié en porque es importante esta capacidad y de mencionar cuáles son las necesidades que viene a cubrir. 

Lo primero que hay que tener en cuenta es que nos encontramos en etapas de cambio constante, por lo que la cantidad de información y datos que circulan aumentan de manera exponencial.

Así como también progresa de manera continua la tecnología y el poder de las computadoras de recabar y emitir datos. 

Pues, en este contexto nos ubicamos, en el de una sociedad absorbida por la velocidad y la capacidad de almacenar datos y el crecimiento sin precedentes de las nuevas formas de obtener la información.

Esta gran cantidad de datos que en muchos casos ha quedado a disposición de las empresas ha generado que estas se vieran en la necesidad de interpretarlos y utilizarlos de la manera más eficiente posible.

Las organizaciones, a partir de este fenómeno de crecimiento de la información, han anhelado basar sus decisiones en datos que aseguren una mayor eficacia. Pero analizar datos no es tarea sencilla, es algo que requiere aprendizaje y conocimiento sobre la temática. 

Es allí donde radica la importancia de la alfabetización de datos. Una necesidad imperiosa que tienen las empresas que solo puede ser satisfecha mediante el correcto dominio de la capacidad de leer, razonar, comprender y comunicar la información. 

Claro está que las empresas logran grandes beneficios al capacitar a sus ejecutivos y empleados de distintas áreas en la alfabetización de datos. 

Está comprobado que una persona capaz de interpretar la información toma decisiones más eficientes, y que las organizaciones se vuelven más productivas y más viables.

Por otro lado, con el transcurso del tiempo ninguna empresa podrá quedarse totalmente apartada de esta nueva capacidad. Esto es porque a medida que más compañías empiezan a capacitar a sus empleados, los resultados empezarán a notarse y aquellas empresas que no se hayan sumergido en el data literacy se verán en una gran desventaja.

Por último, es esencial que los empleados de una compañía estén educados en la alfabetización de datos para evitar que incurran en una mala interpretación de la información.

Nos referimos a la posibilidad de sacar conclusiones incorrectas. Es que en algunos casos, los datos nos enfrentan a dos hechos que se relacionan entre sí, pero no estamos observando una tercera variable que puede ser determinante. O la muestra en la que se basan los datos que recibimos es demasiado pequeña.

Otro ejemplo es el de los gráficos, cuyas proporciones pueden ser manipuladas por quienes los crean para guiar al lector a realizar una interpretación sesgada.

Pues es por esto que incluir esta capacidad en el repertorio de las personas es importante. No solo para hacer un uso efectivo de los datos, sino también para evitar caer en errores evitables.

Características de la alfabetización de datos

Cómo definimos con anterioridad, la alfabetización de datos es la capacidad de leer datos, trabajar con ellos, analizarlos y argumentar con base en la interpretación que hacemos de la información que nos proveen.

Para comprender mejor esta habilidad, en este apartado nos centraremos en sus cuatro características centrales.

Leer datos

La primera de las características de la alfabetización de datos que describiremos es la de la lectura. Para explicarlo de manera sucinta, la lectura de datos comprende la capacidad de observar los datos y entenderlos. 

Esto es tener la facultad de procesar la información observada y comprenderla sin errores. Claro está que existen distintos niveles de lectura y que la misma se puede mejorar con el estudio de la alfabetización y con la práctica.

Todos los días nos enfrentamos a una gran cantidad de datos que nos proporciona nuestra vida cotidiana o nuestro trabajo, pero no siempre sabemos qué hacer con ellos.

Es necesario para hacer una correcta lectura de los datos distinguir cuáles son útiles y cuáles no, si tienen algún tipo de sesgo que nos puede alejar de la realidad y por supuesto no caer en ninguno de los errores que mencionamos con anterioridad. Nos referimos a relacionar los datos de manera incorrecta por no tener en cuenta una tercera variable, entre otros.

La comprensión requiere cuestionamiento también. Es decir, no siempre podemos confiar plenamente en los datos porque nos pueden traer algún tipo de engaño si quien nos los provee tiene esa intención. Por eso, mientras mejor sea la técnica de lectura aprendida, menor será la posibilidad de caer en una interpretación dirigida o errónea. 

Trabajar con datos

Una vez que hemos podido leer y comprender el contenido de los datos, es necesario deducir que haremos con ellos, y que es lo que intentaremos resolver al utilizarlos.

De esto se trata trabajar con datos, de poder obtener aquellos que necesitamos para la tarea que estemos realizando y poder aplicarlos de la manera más efectiva. Usar los datos con una intención y con un propósito claro.

Para lograr esto, es también necesario ser capaz de saber dónde buscar los datos. De ningún modo será tarea fácil, pero sí esencial. De ahí que para trabajar con datos será importante tener la capacidad de encontrarlos, poder almacenarlos y entenderlos, de modo que nos guíen hacia la mejor decisión o el mejor curso de acción. 

Analizar datos

Hemos visto ya la característica de leer los datos para poder interpretarlos y clasificarlos en útiles y no útiles, y también hemos mencionado la importancia de saber dónde buscarlos para poder trabajar con ellos. Es momento ahora del análisis. 

Esta característica se basa en la posibilidad de encontrar tendencias y patrones que surjan de la información con la que contemos. 

Es importante saber qué hacer con los datos y comprender que nos quieren decir y extraer ideas útiles de ellos.

Una vez que los tenemos, será necesario pensar cómo lograr que nos lleven hacia una decisión correcta y además debemos ser capaces de cuestionarlos. No dejar nada librado al azar. 

El análisis de datos como característica del data literacy requiere que quien lo esté llevando a cabo se haga preguntas constantemente. Se trata de pensar acerca del objetivo del trabajo que tenemos en frente y de entender cuáles son los puntos más importantes a desarrollar.

Para lograr esto y poder llevar a cabo un análisis de datos efectivo es necesario que tengamos una capacidad analítica muy desarrollada. 

Comunicar con datos

Una vez que tenemos los datos y que hemos hecho un análisis profundo de los mismos es central saber cómo comunicarlos. Pero esta comunicación tiene que tener una intención, una finalidad. 

Debemos preguntarnos qué queremos que reciba la persona que se informe a partir de nuestros datos y nuestro análisis. De eso se trata a grandes rasgos la comunicación con datos. 

De poder orientar la información acorde al público que queramos alcanzar.

Entender el perfil de las personas a las que les vamos a comunicar con datos y cómo piensan será clave para definir la estrategia de comunicación adecuada. Allí deberemos pensar si comunicar con tablas o gráficos, determinar los colores a utilizar y demás.

El objetivo central de esta característica de la alfabetización de datos es que aquellos números complejos se conviertan en información fácil de entender para quien la vaya a recibir. Y que con base en esos datos compartidos de manera sencilla se puedan tomar decisiones.

Internet de las cosas y Data Literacy

Como hemos expresado previamente, estamos en medio de una gran revolución digital en la cual se han producido más datos en los últimos dos años que en toda la historia de la humanidad. 

La gran mayoría de las personas tiene un teléfono inteligente desde el cual realiza búsquedas todos los días, generando una gran fuente de información acerca de gustos, intereses y patrones de opinión. Todos esos datos son de gran valor para las empresas que quieren utilizarlos para diseñar, entre otras cosas, sus estrategias de ventas.

Se denomina internet de las cosas a la conexión que existe entre los aparatos electrónicos y teléfonos inteligentes entre sí y a la interacción que tienen a diario con los seres humanos.

El internet de las cosas está íntimamente relacionado con la alfabetización de datos, y es que es gracias al primero que se produce tanta cantidad de información a diario. La gran mayoría de los seres humanos utiliza internet y vuelca sus intereses en los dispositivos electrónicos.

Esa aparición de una gran cantidad de datos y la necesidad de las empresas de ponerse a tono en el mercado e interpretarlos para poder hacer un uso efectivo de ellos, hace que el internet de las cosas y la alfabetización de datos vayan de la mano. Es que el data literacy nace a partir del internet de las cosas

Es necesario leer, interpretar, analizar y comunicar datos, porque hay tanta cantidad disponible que es imposible que pasen desapercibidos.

Evalúa la alfabetización de datos de tu empresa: cómo implantarla  

Hemos expresado largamente durante este artículo la importancia de la alfabetización de datos para las empresas. 

Es fundamental que los empleados tengan este conocimiento, y aquellas empresas que se queden atrás sin duda perderán competitividad con respecto a las otras. Pero probablemente te estés preguntando cómo hacer para implantar esta capacidad en tu compañía. 

En primer lugar, es importante que haya una cultura de la alfabetización de datos. Es decir, que todos dentro de la compañía conozcan lo que se denomina data literacy, el contexto social y tecnológico en el que nos encontramos y la importancia del mismo para la empresa. 

 Es que solo con el convencimiento de los propios operarios de que es una disciplina importante, y con la decisión general de los directivos de la empresa de llevar a cabo capacitaciones exitosas, es que se podrá lograr que todos adquieran este conocimiento.

Una buena manera de comenzar con el proceso de alfabetización es capacitando a las personas que ocupen los cargos más altos para que puedan difundir sus conocimientos y ayudar al resto de los empleados. 

 Pero sin duda, si el objetivo de la organización es basar sus decisiones en datos, debe proveerles a los empleados y directivos las herramientas, las capacitaciones necesarias, así como también la tecnología correspondiente en materia de análisis. Como la gran mayoría de las habilidades, la alfabetización de datos se aprende y se practica.

 Una manera de saber si la organización cumple con los estándares necesarios para una correcta alfabetización de datos es preguntarse si los datos están siendo valorados de manera positiva, y si se los está cuestionando correctamente. 

Es aquí donde debemos recordar los errores en los que se puede incurrir a la hora analizar la información si no se está debidamente capacitado.

 Si ya se está haciendo una interpretación de datos, se puede hacer una prueba con el objetivo de comprobar si ha funcionado o no. Es decir, revisar los resultados que ha dado la lectura e interpretación de los datos y si ha impactado de forma positiva en el desempeño de la compañía.

 Otro aspecto a tener en cuenta es la motivación de las decisiones. Es necesario preguntarse a diario cuál es el factor más influyente a la hora de la toma de decisiones

 Si la primera respuesta que surge es la intuición, es probable que aún falte un refuerzo en lo que se relaciona con la cultura de datos. Por el contrario, sí podemos afirmar que las decisiones se basan en datos, quiere decir que se está por buen camino. 

Aunque esto no garantiza del todo el éxito, ya que las decisiones pueden estar siendo tomadas con base en datos malinterpretados.

 Por último, pero no menos importante, hay que descifrar si los empleados se sienten cómodos con el data literacy. Este punto está íntimamente relacionado con la culturización de datos de la empresa. Si hay una comunicación positiva entre directivos y empleados en relación con este tema, el proceso de alfabetización de datos será mucho más rápido y efectivo.

 Programas de formación y capacitación de empleados en Data Literacy

Existen distintos programas que enseñan y capacitan a las empresas acerca del análisis de datos. Hay distintos tipos de capacitaciones que tienen que ver con el nivel que se quiera avanzar. Existen algunos más avanzados y específicos para ciertas empresas, y otros más introductorios que dan una visión general sobre el tema.

 Los planes de enseñanza están orientados para que los empleados sepan usar los datos de forma eficaz. Generalmente, los cursos son impartidos por un instructor profesional que ofrece experiencias teóricas y prácticas, permitiendo a las personas sumergirse en el mundo del Big Data.

 También hay emprendedores especialistas en el tema que se encargan de hacer un informe acerca de cuán avanzada está una empresa determinada en el manejo de los datos, así como también  ofrecen asesoramiento en el tema una vez que se hicieron los cursos.

¿Cómo evaluar que el data literacy funciona correctamente?

Una vez que hayamos implementado el data literacy en nuestra organización, de seguro vamos a querer saber si está funcionando correctamente y también querremos saber si los empleados fueron capacitados de manera efectiva.

Para eso hay una manera muy sencilla de comprobar y es lisa y llanamente mirando los resultados de la empresa y viendo si estos han mejorado a partir de la alfabetización de los líderes y operarios.

Al terminar el proceso de aprendizaje, los empleados deberán saber interpretar y entender las estadísticas, y ser capaces de relacionarse con ellas. Una vez alcanzado esto, deberá ser posible establecer un plan de acción que esté argumentado pura y exclusivamente en datos. 

Como dijimos antes, el éxito y la efectividad de estos planes se podrán ver una vez terminados y mediante el análisis de los resultados.

Es importante también, que si la empresa cuenta con grandes cantidades de información, la misma esté correctamente ordenada y no dispersa. De esta forma será mucho más fácil organizarla.

Si la empresa ha logrado cumplir con estos requisitos, y los empleados se sienten cómodos trabajando con datos organizados y planeando estrategias exitosas con base en ellos, pues entonces podremos afirmar que la capacitación ha sido efectiva.

Por Gonzalo Castillo

@RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS
I
Redacción InnovaciónDigital360

Nota 1 de 5