Un informe revelador

La opinión pública estadounidense ¿pide a gritos la regulación de la IA?

  • Home
  • Inteligencia Artificial

Una encuesta reciente realizada por el Instituto de Políticas de Inteligencia Artificial muestra que un porcentaje significativo de estadounidenses está a favor de regular el uso de datos públicos por parte de las empresas de inteligencia artificial. Además, muchas exigen que estas compensen a los creadores de los datos utilizados y estén sujetas a impuestos por la energía consumida

Publicado el 03 Jul 2024

Los estadounidenses piden a gritos la regulación de la IA

Las principales empresas de inteligencia artificial entrenan sus productos con enormes cantidades de datos públicos y consumen grandes cantidades de energía. Una encuesta compartida con Politico muestra que los estadounidenses desean una regulación en ambos aspectos.

El Instituto de Políticas de Inteligencia Artificial (AIPI), un grupo de expertos en IA que apoya la regulación, descubrió que el 60 por ciento de los encuestados cree que las empresas de IA no deberían tener la libertad de utilizar datos públicos para su entrenamiento.

Casi tres cuartas partes de los entrevistados opinaron que las empresas deberían estar “obligadas a compensar a los creadores de dichos datos”. Además, el 78 por ciento consideró que debería haber regulaciones sobre el uso de datos públicos para entrenar modelos de IA, con los demócratas mostrando solo un poco más de entusiasmo que los republicanos.

La formación de modelos es una cuestión política urgente

Esta encuesta online, realizada a 1.039 personas los días 12 y 13 de abril, es la primera en la que que el AIPI, una prolífica encuestadora, mide la opinión pública sobre las prácticas de formación de datos de las empresas de IA. Esto ocurre mientras los legisladores coinciden en que el auge de la IA generativa ha convertido la formación con datos en una cuestión política urgente.

Los encuestados también apoyaron la idea de un impuesto especial a la electricidad para las empresas de IA, y aproximadamente seis de cada diez dijeron estar a favor de que el gobierno recaudara ingresos “para apoyar y mejorar la infraestructura de la red eléctrica”.

Algo más de la mitad de los encuestados se mostró a favor de la financiación propuesta por la administración Biden para el Instituto de Seguridad de la Inteligencia Artificial, aunque con una división partidista: el 65 por ciento de los demócratas la apoyaba, frente al 47 por ciento de los republicanos.

Los desgloses demográficos de esta ronda de encuestas son consistentes con los de las anteriores realizadas por el AIPI. Los votantes de mayor edad tienen más probabilidades de temer a la IA y exigir su regulación que los votantes más jóvenes. Aunque en general hay un consenso bipartidista, también se observan algunas pequeñas diferencias.

Preocupaciones por la pérdida de empleo

Además de la regulación, la AIPI encuestó a los participantes sobre sus actitudes personales hacia la IA, incluyendo si temen que la IA pueda “pronto” reemplazarlos en sus trabajos.

Los encuestadores plantearon la pregunta como un experimento en dos partes, antes y después de que los encuestados escucharan una “canción de blues rasposa” generada por la compañía de música AI Udio.

Al principio, a la gente no parecía preocuparle demasiado la idea de tener robots en su lugar: solo el 31 por ciento dijo estar “muy” o “bastante” preocupado de que la IA pudiera hacer su trabajo, mientras que el 44 por ciento respondió estar “no muy preocupado”, mostrando una actitud bastante indecisa.

Sin embargo, después de escuchar la música, las actitudes de las personas cambiaron: el 45 por ciento dijo estar “muy” o “bastante” preocupado. Un análisis más detallado de cómo cambiaron sus respuestas revela que la exposición a la IA generativa tiende a dejar una fuerte impresión, para bien o para mal.

Esto se debe a que el número de encuestados que temen abiertamente a la IA (aquellos que respondieron que estaban “muy preocupados”) se mantuvo casi igual, disminuyendo solo un punto porcentual. Sin embargo, la categoría “bastante preocupado” aumentó del 16 al 31 por ciento, y la categoría “no preocupado en absoluto” también subió del 19 al 30 por ciento. Por lo tanto, es probable que esos encuestados hayan cambiado de la categoría “no muy preocupado” a una de las otras dos, lo que indica que es difícil interactuar con las herramientas modernas de IA generativa sin ajustar la opinión.


Fuente: aI4business

Prohibida su reproducción total o parcial.

¿Qué te ha parecido este artículo?

¡Su opinión es importante para nosotros!

Temas principales

Especificaciones

I
IA
R
Regulación
T
tecnología

Nota 1 de 5