Análisis en profundidad

Qué son los cascos o gafas de realidad virtual y cómo funcionan

Las gafas de realidad virtual son una nueva novedad que entretiene a miles de personas en todo el mundo.

27 Oct 2022

Redacción InnovaciónDigital360

gafas de realidad virtual

Las gafas de realidad virtual, que también son denominadas como casco de realidad virtual o visor de realidad virtual, son un dispositivo multimedia con la forma de unos lentes que va colocado en la cabeza, y reproducen imágenes o videos muy cerca de la vista. En algunos casos, las imágenes son reproducidas directamente sobre los ojos.

Lo novedoso y particular de las gafas de realidad virtual es que permiten vivir una experiencia única al hacer que el usuario se sienta parte de las escenas de las imágenes o videos reproducidos. Pues es eso lo que genera la cercanía con los ojos. Quien los usa siente que puede tocar y sentir lo que ve, siente que es su realidad.

Además, es posible obtener una visión mucho más amplia que la de una pantalla común, ya que al ir colocado en la cabeza y con cercanía a los ojos, se puede apreciar un campo visual mucho mayor. En algunos casos, las imágenes acompañan el movimiento de la cabeza.

Se trata de una total inmersión en el mundo que proponen las imágenes que ofrece la pantalla de las gafas de realidad virtual, ya que la conexión con la realidad se pierde casi por completo. En efecto, la nueva realidad se convierte en la realidad virtual.

Qué es la realidad virtual

Antes de enfocarnos en las gafas de realidad virtual y aprender más sobre su funcionamiento, debemos detenernos específicamente en la realidad virtual. Es que a partir de ella podremos tener una noción más generalizada de las gafas. Pues bien, detallaremos a continuación de qué se trata esta tecnología.

La realidad virtual es básicamente una serie de imágenes que reflejan distintas escenas creadas con tecnología informática que le permiten al usuario sentirse inmerso dentro de ella.

En otras palabras, y como su nombre lo indica, se trata de una realidad diferente a la que percibimos con nuestros propios ojos. Es una realidad artificial y simulada creada por el hombre en una computadora.

Existen varios tipos de realidad virtual, y su clasificación depende de cuan real parezca la simulación. De los estilos existentes, la más novedosa por su cercanía con el futuro y las películas de ciencia ficción es la realidad virtual inmersiva, en la cual la visión de la persona que la está utilizando está completamente abocada a la realidad simulada. 

Las gafas de realidad virtual y una serie de sensores que se encuentran en todo el cuerpo son los que permiten esta experiencia. Sin dudas algo más que atractivo y que nos acerca a los descubrimientos más interesantes en materia de inteligencia artificial.

Por otro lado, también existe la realidad virtual semi inmersiva, en la cual si bien la sensación de encontrarse sumergido en las escenas proyectadas está muy bien lograda, el usuario aún puede distinguir que se trata de una simulación. 

Por último, tenemos a la realidad virtual no inmersiva, ya que el usuario puede darse cuenta de que se trata de una realidad artificial. Esta última es la más común.

Ventajas y desventajas de la realidad virtual

Como suele suceder con las nuevas tecnologías, la realidad virtual también tiene aspectos positivos y aspectos negativos. Veremos en este apartado cuáles son estos aspectos y que es lo que hace que recomendable a esta tecnología.

Lo bueno de la Realidad Virtual

En cuanto a los beneficios que le trae la realidad virtual y sus gafas a la humanidad, podemos encontrar muchos. En principio es un gran entretenimiento para públicos de todas las edades. Al permitir que el usuario tenga una visión 360 de una escena o imagen en particular, logra una experiencia sin precedentes. 

Con esta tecnología, el campo de las películas, videojuegos, experiencias interactivas escala hacia otro nivel. Es que supera ampliamente a lo que ofrece una pantalla común. La novedad está en poder sentirse realmente una parte de la escena que tenemos frente a nuestra vista.

Por otro lado, es posible usar la realidad virtual para una amplia gama de actividades. Es muy usada en el ámbito de la educación para mejorar el proceso educativo de los chicos, al poder tomar contacto con algunas cosas que si no fuera por la realidad virtual quedarían solo en la teoría escrita en los libros. 

Por ejemplo, a través de las gafas de realidad virtual es posible vivir de primera mano algunos hechos históricos. Esto no solo logra que los alumnos comprendan mejor aquellos sucesos, sino que también hace que se interesen más en los diferentes temas. También es posible que indaguen y descubran ciencias como la astronomía. El hecho de poder observar con detalle las constelaciones y demás detalles del espacio, hace que el alumnado se vea más enriquecido.

En los últimos tiempos, las gafas de realidad virtual también han sido de gran ayuda para la medicina. Siendo utilizada por científicos para desarrollar nuevos tratamientos, sin duda contribuye de manera favorable para el ser humano.

Aunque pueda parecer futurista, la realidad virtual es usada para las cirugías, porque permite a los médicos preparar y simular la operación antes de realizarla en la realidad. Es usada por los estudiantes de medicina para poder practicar y simular situaciones reales sin la necesidad de tomar riesgos. 

Todos sabemos que es necesario que la experiencia complemente a la teoría y sobre todo en un campo como en el de la medicina que es tan delicado. Con la realidad virtual, los estudiantes pueden adquirir esa experiencia para estar mucho más preparados al enfrentarse a una situación real.

Lo «malo» de la Realidad Virtual

Pues bien, hemos descrito algunas de las ventajas que supone la realidad virtual, como su aporte a la industria del entretenimiento, a la educación y a la medicina. Ahora toca hablar de las desventajas. Siempre es importante recalcar que a la tecnología hay que usarla con cuidado para evitar el abuso. Pues algo que es posible que suceda es que los usuarios se vuelvan adictos a la realidad virtual.

La experiencia vivida detrás de unas buenas gafas de realidad virtual puede ser muy novedosa e interesante, pero es importante comprender que no se trata de un mundo que sea real, y que lo que sucede allí realmente no lo veremos reflejado en nuestra vida cotidiana.

Debemos evitar a toda costa que la realidad virtual termine siendo de más gusto y preferencia que nuestra propia realidad. Aunque pueda sonar un poco extraño, es un problema que debemos tener en cuenta, sobre todo pensando en las nuevas generaciones que crecen con estas nuevas formas de entretenerse de manera muy natural. 

Una realidad que enfrentamos hoy es que muchas personas son adictas a los videojuegos, algo que podría también incrementar con el desarrollo de la realidad virtual, al ofrecer un producto mucho más entretenido. Otra desventaja puede ser el alto costo, pero veremos más adelante que esto es relativo. Si elegimos comprar unas gafas de realidad virtual de primera calidad, quizá no estén a nuestro alcance. Pero, por el contrario, si solo nos interesa probar la experiencia de manera económica, es posible hacerlo con unas gafas caseras.

Para concluir con las ventajas y desventajas de la realidad virtual y en parte de las gafas de realidad virtual, debemos entender que la tecnología no es mala por sí misma. Todo depende del uso que le den las personas.

Si la humanidad le da un uso razonable y eficaz, pues estaremos ante una gran herramienta que nos permitirá divertirnos, aprender e incluso colaborar a encontrar soluciones de importancia, como por ejemplo avances en la medicina. Pero si hacemos un uso desproporcionado, nos vamos a encontrar con un problema de cara al futuro. Como suele suceder, el centro de la cuestión está en nuestras manos.

¿Cómo funcionan las gafas de realidad virtual?

Bien, hemos visto qué son las gafas de realidad virtual, sus ventajas y desventajas, y a grandes rasgos, cuál es la experiencia que ofrecen al usarlas. Pero es interesante saber cómo es que funciona este dispositivo, y cómo logra sumergirnos en una realidad hecha en computadoras.

Lo primero que hay que saber, es que para poder disfrutar de esta tecnología no solo hay que disponer de los lentes, sino que también es necesario contar con otro dispositivo electrónico como un teléfono o una computadora. Pues serán ellos los que creen las imágenes que luego pasarán a la pantalla de las gafas. 

Además del dispositivo que usemos, otro elemento clave es la pantalla que tengan las gafas, que es al fin y al cabo, la responsable de la calidad de las imágenes que vemos. La misma está dividida en dos partes, y al estar en cercanía a nuestra vista, nos permite obtener la sensación de que no estamos viendo a través de ella, sino que estamos viendo con nuestros propios ojos.

Visión estereoscópica en las gafas de realidad virtual

Las gafas de realidad virtual cuentan con dos pantallas que reproducen imágenes distintas para cada ojo. Esto se conoce como visión estereoscópica, propiedad que suelen tener la gran mayoría de los dispositivos de realidad virtual.

La visión estereoscópica es aquella que, a partir de dos imágenes muy similares una de la otra, permite que el cerebro perciba una sola. Es decir, que las gafas tienen dos pantallas que reproducen imágenes diferentes, pero gracias a este tipo de visión, el cerebro es capaz de ver una sola imagen tridimensional.

Imagen tridimensional

Es esencial que la imagen percibida sea tridimensional, ya que esto es lo que hace a una de las principales diferencias con una pantalla común. La posibilidad de observar los objetos con la sensación de que ocupan un espacio propio. 

No solo el volumen de las cosas que vemos hace mejor la experiencia, sino que se puedan observar las tres dimensiones propiamente dichas; el alto del objeto, el ancho y su profundidad.

Las tres dimensiones, no solo se hacen presentes en las gafas de realidad virtual, sino que también han sido toda una novedad en el cine a partir de las famosas películas 3D.

Sensores

Hemos hablado de la importancia de contar con un teléfono celular y con unas gafas de realidad virtual que tengan una buena pantalla. Pero, si queremos vivir esta experiencia al máximo, también será importante el uso de sensores.

Una parte esencial de la experiencia que nos ofrece la realidad virtual es sentir que realmente estamos dentro del lugar de la imagen que es reproducida en la pantalla. Para lograr esto con efectividad, es necesario que la imagen se mueva cuando nosotros movemos nuestra cabeza. 

De hecho, lo más óptimo es que podamos tener una visión 360 de la escena y que la misma se adecue dependiendo del lugar en el que nosotros estemos parados dirigiendo nuestra vista. Esto se obtiene mediante sensores.

Dichos sensores pueden ser de diferentes tipos según su funcionamiento. Un sensor común que suele utilizarse para detectar cuando se gira la cabeza es el giroscopio. Este le permite ubicar al dispositivo, saber con precisión su ubicación y conocer sus movimientos. 

Otro sensor que es muy utilizado es el acelerómetro. Tanto este último como el giroscopio suelenser componentes clave de los smartphones.

Tipos de gafas de realidad virtual

Existen distintos tipos de gafas de realidad virtual cuya clasificación surge acorde a las características de cada una. Algunas tienen pantalla propia, y otras funcionan con un Smartphone. Las analizaremos a continuación.

Gafas de realidad virtual caseras

Las primeras que mencionaremos son las más sencillas y por ende menos sofisticadas. Estamos hablando de unas gafas de cartón que cualquiera puede fabricar en su casa. 

Gracias a los avances tecnológicos, hoy en día con un pedazo de cartón y un par de lentes comunes podemos disfrutar de la increíble experiencia de la realidad virtual. Algo que parecía pertenecer a un porvenir futurista y muy lejano, ya se encuentra al alcance de nuestras manos.

Detrás de los lentes caseros, ubicamos nuestro Smartphone con el contenido que queramos ver, listo para reproducirse. A partir de ahí, solo queda sentarse a disfrutar. Es una opción muy recomendable si quieres disfrutar de unas gafas de realidad virtual sin gastar mucho dinero. 

Gafas de realidad virtual móvil

Con una lógica similar a las gafas caseras, éstas tampoco cuentan con una pantalla propia. Básicamente, es una estructura que está preparada para almacenar un teléfono móvil y a través de él poder ver imágenes o reproducir videos en realidad virtual.

Si bien estas gafas costarán un poco más que las que hagamos en casa con un par de lentes y un pedazo de cartón, siguen siendo una opción relativamente económica.

Gafas de realidad virtual con pantalla

A medida que describimos los diferentes tipos, estos son cada vez más avanzados. Este tipo de gafas de realidad virtual cuenta con una pantalla propia, pero no tiene un procesador. Esto hace que para utilizarlos sea necesario conectarse a otro dispositivo que cuente con esta tecnología y que pueda reproducir las imágenes que queremos ver. 

Este tipo de gafas son ideales para los juegos de PlayStation o computadora, ya que permiten que el usuario se sumerja por completo en el videojuego y que pueda interactuar con él de una forma muy novedosa.

Gafas de realidad virtual autónomas

Por último tenemos el tipo de gafas más complejo y avanzado. Estamos hablando de las autónomas, las cuales reciben este nombre gracias a que no necesitan de otros dispositivos para funcionar. Tienen estructura, pantalla, procesador, sensores, memoria RAM y todo lo necesario para que puedas vivir la mejor experiencia de realidad simulada.

Lógicamente, también son las más caras, al contar con la tecnología más avanzada. Pero ofrecen una gran cantidad de beneficios en comparación con las otras gafas. 

Además, es posible transportarlas y usarlas en diferentes lugares debido a que no necesitan de otro dispositivo para funcionar, por ende son muy prácticas en ese sentido. 

Realidad aumentada

Ahora que ya hemos descrito a la realidad virtual, sus tipos y sus ventajas y desventajas, resta hablar acerca de la realidad aumentada. Nos referimos a una tecnología similar, pero que guarda algunas diferencias esenciales con la realidad virtual en sí.

Cuando hablamos de realidad aumentada estamos hablando acerca de un tipo de tecnología que permite observar imágenes de la realidad a través de un dispositivo que altere esa realidad. 

En otras palabras, la realidad aumentada no es más que una imagen de la vida real, pero con nueva información que suele proporcionar un procesador. Por lo cual, los objetos que observamos a nuestro alrededor se combinan con aquellos objetos que agrega la tecnología, creando una escena muy interesante.

Algo que también es novedoso de esta tecnología y que hace que se encuentre en auge es el hecho de que sucede en tiempo real.

Usos y aplicaciones de la realidad aumentada

La realidad aumentada, al igual que la realidad virtual, tiene diferentes usos y aplicaciones, por lo que trataremos de mencionar algunos de ellos. Es utilizada, por ejemplo, en el campo de la arquitectura, ya que ofrecen la posibilidad de que las personas puedan visualizar sus casas sobre el terreno que poseen antes de ser construidas. 

Esto es algo muy ventajoso, porque permite que las viviendas sean hechas a medida y que si hay algo que no es del gusto del cliente se pueda modificar en los planos antes de comenzar la construcción. También es muy útil en el campo de la educación, ya que permite que los alumnos interactúen de una forma más entretenida con sus actividades.

Otros campos en los que esta tecnología va en auge son el de la medicina, el deporte, la publicidad y el entretenimiento. 

Diferencias entre la Realidad Virtual y Realidad Aumentada

La realidad virtual y la realidad aumentada en esencia son similares, aunque guardan algunas diferencias. La principal y más clara es que la realidad virtual crea a través de una procesadora un mundo de imágenes y sonidos completamente ficticio y simulado. En cambio, la realidad aumentada toma imágenes de la realidad y sobre ellas pone objetos virtuales. De esta manera tenemos una ambigüedad de objetos, los cuales algunos pertenecen al mundo real y otros a la virtualidad.

Por otro lado, cuando uno usa las gafas de realidad virtual se introduce de lleno en el mundo virtual, cosa que no sucede de igual manera con la realidad aumentada. En esta última, uno nunca deja de sentirse parte del mundo real, lo único que cambia es la aparición de nuevos cuerpos que se suman a los reales.

Algo que también sucede es que en la realidad aumentada es posible distinguir qué objetos son creados por una computadora con muchísima más facilidad que en la realidad virtual, en la que en las mejores experiencias hace que se vuelva muy difícil separar lo real de lo ficticio.

Las gafas de realidad virtual, una gran experiencia

El uso de la realidad virtual y de la realidad aumentada irá incrementando con el correr del tiempo llegando a cada vez más hogares y centros de entretenimiento. Es por eso que es importante conocer sobre ella y su funcionamiento.

Como vimos, es una tecnología casi sin precedentes que permite a las personas tener experiencias increíbles. Como muchas de las tecnologías que florecen en estos tiempos, hace unos cuantos años atrás hubieran sido inimaginables.

Esto hace que para las generaciones mayores sea más impresionante que para las últimas. Y aunque los más jóvenes sean más difíciles de sorprender, también ven a las gafas de realidad virtual con gran admiración. Lógicamente, debemos recordar que no hay que hacer un abuso de esta tecnología.

Más allá de que sea importante usarla con responsabilidad, sin duda es una tecnología muy novedosa e innovadora que refleja que el futuro ya está entre nosotros.

Por Gonzalo Castillo

@RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS

Nota 1 de 4