Industria

Por qué Argentina tendrá un rol fundamental en la transición energética global

  • Home
  • Industria 4.0

Por el potencial del gas natural y los costos de exportación de nuestro país, podría ser un actor clave en el escenario mundial, según PwC.

Publicado el 18 Abr 2024

Energías renovables - Sostenibilidad - Transición energética

Mientras se vuelve evidente la necesidad de una transición energética global hacia consumos más eficientes, países de todo el mundo buscan implementar estrategias que reduzcan la contaminación, los desechos y resulten más amigables con el medio ambiente. En medio de esta transformación, Argentina podría ocupar un rol relevante en el sector energético global, gracias a la riqueza de sus recursos naturales, según destaca un informe de la firma Strategy& de PwC Argentina.

“El potencial en la transición energética es muy importante y está vinculado a recursos naturales clave, que posicionan al país en el mapa global de jugadores relevantes en la transición energética”, resalta el estudio de la consultora. Argentina posee altas reservas de gas natural y costos de explotación bajos, por lo que “se espera que la transición esté enfocada en una migración desde hidrocarburos más pesados a fuentes de menor emisión como el gas no convencional en los primeros años”.

En esa línea, el informe establece tres estrategias claves que los gobiernos están intentando poner en práctica para que el planeta avance a una reducción de las emisiones en el sector energético:

1- Reducir la demanda

Una reducción del consumo energético se puede alcanzar a través de dos caminos: el técnico y el conductual. El técnico implica desde optimizar procesos hasta instalar electrodomésticos más eficientes y mejorar el aislamiento en los hogares. Mientras que el conductual involucra cambios en los hábitos de la sociedad, como apagar luces o elegir la bicicleta en lugar del automóvil para ir al trabajo. Asimismo, sectores industriales con un alto consumo energético como el del cemento o el acero pueden tomar medidas para reducir su demanda, como implementar tecnologías más eficientes u optimizar procesos.

2- Bajar las emisiones GEI (Gas de efecto invernadero)

La Agencia Internacional de Energía (AIE) proyecta que los hidrocarburos tradicionales seguirán representando el 60% de la demanda de energía en 2050. Entonces, descarbonizar la cadena de valor de los hidrocarburos se mantiene como un tema central en la transición hacia una matriz energética más limpia.

Cerca del 20% de las emisiones de CO2 provienen de productos difíciles de descarbonizar, relacionados con la industria pesada, construcción y químicos, que plantean desafíos para la electrificación debido a costos, escala y volumen de sustitución necesarios. Por ejemplo, en Argentina la producción de cemento representa alrededor del 7% de las emisiones totales.

3- Cambiar a energías limpias y/o renovables

El suministro mundial de electricidad libre de carbono crecerá fuertemente en las próximas décadas, pero es crucial un incremento igual en la demanda, lo que se logra a través de la electrificación de productos y servicios que anteriormente dependían de hidrocarburos.

Acciones como la transición de calderas de gas a bombas de calor, el cambio de vehículos con motores de combustión por autos eléctricos, la transición a materiales como bioplásticos en lugar de envases convencionales, entre otras; ayudan a lograr un cambio. Por ejemplo, las ventas de vehículos eléctricos a nivel mundial representaron el 18% de todos los nuevos vehículos de pasajeros en 2022, muy superior al 2% de los patentamientos que representaron en nuestro país en 2023.

El rol de Argentina

Según los números del informe, Argentina tiene una intensidad de emisiones de gases de efecto invernadero en línea con el promedio global ajustado por PIB, lejos de países líderes como Dinamarca o Francia. “En 2022 la composición de la matriz de capacidad energética instalada estaba distribuida en un 11% de fuentes renovables, 26% de generación hidroeléctrica, 4% nuclear y el restante 59% del consumo de energía primaria provenía de hidrocarburos, un número relativamente bajo comparado con el 80% promedio global”, afirmaron desde PwC.

Es por eso que se presenta una gran oportunidad para que nuestro país ayude a cubrir las brechas globales de generación y de minerales críticos. En generación, los recursos de gas natural, radiación solar y viento posicionan a Argentina entre las naciones de mayor potencial de exportación de hidrógeno: gris, azul, y verde. Lo mismo sucede con los minerales críticos por la tenencia de cobre y litio. Por ejemplo: tenemos la segunda reserva de litio más grande del mundo.

En ese sentido, el estudio agrega que el sector financiero será un actor importante para respaldar la transición hacia un futuro energético sostenible, y se necesitarán políticas que fomenten y respalden las inversiones necesarias, como el plan RenovAr, que impulsó la inversión en energías renovables en Argentina.

Profile photo of Carlos Scavo

“El logro de un panorama energético sostenible demanda la colaboración entre empresas, gobiernos y sociedad, así como inversión y financiación. Argentina puede tener un rol relevante en la transición energética y estos proyectos pueden canalizar importantes inversiones que son tan necesarias para nuestra economía”, resumió Carlos Scavo, director de Strategy& de PwC Argentina, Uruguay y Paraguay.

Prohibida su reproducción total o parcial.

¿Qué te ha parecido este artículo?

¡Su opinión es importante para nosotros!

Nicolás Della Vecchia

Periodista especializado en innovación, tecnología y negocios.

Sígueme en
Temas principales

Personajes

C
Carlos Scavo

Empresas

P
PwC Argentina

Especificaciones

E
Empresas
M
Medioambiente
S
Sostenibilidad

Países

A
Argentina

Nota 1 de 5