Análisis

Paz Digital en el entorno empresarial: estrategias y tecnologías

  • Home
  • Internet de las cosas

El incremento de tareas y actividades realizadas en la virtualidad también genera mayor exposición a violencia y agresiones. Grupos sociales, organizaciones y empresas trabajan a diario para construir una Paz Digital que tenga como bases al diálogo y el entendimiento. Cómo trabajan para lograr estos objetivos y qué aportes realizan las compañías.

Publicado el 09 Oct 2023

Paz Digital.

Las nuevas tecnologías e innovaciones digitales permiten mejorar muchos aspectos de la vida cotidiana. Desde la comunicación hasta la educación, pasando por la productividad laboral y empresarial también, son muchos los beneficios que pueden obtenerse de estas herramientas. Sin embargo, tienen su costado negativo, ya que muchas personas las utilizan para generar daño y perjudicar a personas y organizaciones por igual. En ese contexto, surge el concepto de Paz Digital con el objetivo de crear entornos digitales seguros y sin violencia.

A través de distintas herramientas que permiten monitorear, analizar y dar respuestas a acciones que pueden ser consideradas ofensivas, las metas planteadas se relacionan con el desarrollo de espacios en los cuales se pueda trabajar en conjunto y se le otorgue una voz a todos los participantes. 

Lograr esto no es sencillo porque los ambientes digitales, sobre todo las redes sociales, suelen amplificar contenidos agresivos. De hecho, en el primer trimestre de 2023, Facebook tomó medidas sobre 13,6 millones de contenidos violentos y gráficos, frente a los 15,5 millones del trimestre anterior. Si bien estas cifras son menores a las alcanzadas en el segundo trimestre de 2022, cuando se superaron los 45 millones de contenidos violentos, los números siguen siendo altos. Y esto es solo en una red social. 

Sin embargo, aun siendo una tarea compleja de realizar, la construcción de Paz Digital, ya sea en entornos sociales o empresariales, se impone en las agendas de los principales organismos internacionales. Por ese motivo, es conveniente conocer de qué se trata este concepto, qué iniciativas se llevan a cabo en torno al mismo y cómo se pueden aplicar de forma personal para contribuir a su masificación. 

¿Qué es la Paz Digital? 

El concepto de Paz Digital es relativamente novedoso y no tiene una sola definición. De todas maneras, distintas organizaciones y grupos que trabajan para impulsarlo a nivel global han desarrollado algunas explicaciones que sirven para comenzar a entenderlo. 

Un ejemplo de esto es la Comunidad de Práctica (CoP) de Construcción de Paz Digital, conformada por AFP, Toda Peace Institute, Mercy Corps y Search for Common Ground. Esta organización define a la Paz Digital como “el análisis y la respuesta a la dinámica de los conflictos en línea y el aprovechamiento de herramientas digitales para amplificar los resultados de la consolidación de la paz”. 

Tomando estas líneas como base, quienes conforman el grupo trabajan a diario para establecer marcos de buen comportamiento en los diálogos digitales y combatir aspectos cada vez más preocupantes como pueden ser la desinformación, las fake news y los discursos de odio. 

En esa línea, desde la Organización de las Naciones Unidas (ONU) también hacen hincapié en la incorporación de herramientas digitales a la hora de buscar espacios de paz y no conflicto. “La estrategia elegida tiene como objetivo aprovechar al máximo el potencial que ofrecen las tecnologías actuales y emergentes, y a tal efecto concibe las tecnologías digitales como un posible habilitador que permite a las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas lograr una comprensión del entorno de los conflictos basada en el análisis y con visión de futuro, reforzar la seguridad y la protección de su personal y ejecutar los mandatos de forma dinámica y receptiva”, explican desde la ONU. 

Por lo tanto, más allá de las organizaciones que ejerzan las estrategias, se nota un lineamiento común en lo que respecta a la Paz Digital. Las metas siempre consisten en lograr espacios de entendimiento y cooperación en sociedades que pasan cada vez más tiempo en la virtualidad para conseguir que todos puedan expresarse con libertad y sin el miedo a recibir violencia o agravios por ello. 

Importancia de la Paz Digital en la sociedad actual 

En las sociedades actuales, cada vez más atravesadas por la digitalidad, el concepto de Paz Digital gana especial relevancia. En promedio, un ser humano pasa 6 horas y 37 minutos en Internet por día, llegando en algunos casos a superar las nueve horas por jornada, como es el caso de Argentina, Brasil o Colombia. Por ende, aprender cómo comportarse para generar espacios de entendimiento en estos nuevos formatos de relacionamiento y qué hacer ante agresiones sufridas resultan habilidades que deben incorporarse. 

Al realizar tareas laborales, empresariales, educativas y sociales en la digitalidad, gran parte de la vida comienza a suceder en estos ambientes. Y al igual que en el mundo físico, donde la paz se convirtió en un objetivo deseable en todas las sociedades, lo mismo ocurre en la virtualidad. En esa línea, el concepto de alfabetismo digital se vuelve crucial, ya que no solo se refiere a cuestiones técnicas para utilizar las herramientas, sino también a aspectos de convivencia, pensamiento crítico y otras habilidades blandas

Siguiendo esa línea, es importante destacar que este proceso no solo debe llevarse a cabo con niños y adolescentes, sino también con adultos, sobre todo en ámbitos empresariales. Una compañía también puede ser analfabeta digital, lo que no quiere decir que no tenga las herramientas digitales necesarias para llevar a cabo sus tareas. A lo que hace referencia esta idea es que los empleados no cuentan con desarrollos sociales dentro de la virtualidad para poder generar espacios pacíficos de diálogo y acuerdo. 

Por lo tanto, la Paz Digital en las sociedades actuales tiene gran importancia y debe establecerse tanto en espacios educativos como sociales y laborales. Solo de esta manera se podrá lograr un correcto funcionamiento de la vida virtual donde las metas a alcanzar sean beneficiosas para todos los integrantes. 

Cómo usar la tecnología por la Paz 

Más allá de plantear objetivos que tiendan al uso de la tecnología para generar espacios pacíficos, es necesario la creación e implementación de planes que efectivamente lo hagan. Durante los últimos años, organismos de todo tipo han establecido programas y acciones específicas donde se llevan a cabo estos procesos. 

Un ejemplo de esto es La Fundación Cultura por la Paz, creada y avalada por la ONU, y su iniciativa “TIC PARA LA PAZ”. “El objetivo del proyecto marco es impulsar, fomentar, promover y visibilizar el uso social de las tecnologías de la información y la comunicación para el fomento de una cultura de paz. A través del uso de las tecnologías, la ciudadanía está contribuyendo, mediante la promoción de la democracia, a la defensa de los derechos humanos y la lucha contra las desigualdades y al desarrollo de sociedades más justas, equitativas, solidarias y pacíficas”, destacan sus directivos. Y agregan: “También persigue visibilizar el uso y conocimiento de las nuevas tecnologías como medio para paliar brechas sociales, generar innovación social y propiciar el empoderamiento ciudadano”.

Al analizar esas líneas se pueden extraer varias conclusiones sobre el uso de la tecnología, sea cual sea, para la paz. Por un lado, los conceptos de información y comunicación son centrales. En la actualidad, las fake news, las agresiones en redes sociales y la información errónea provocan graves problemáticas que contribuyen a la violencia virtual. Por otro lado, es importante incluir a los ciudadanos y hacerlos partícipes de las acciones porque la única forma de tener éxito es sumando a la mayor cantidad posible de personas. Finalmente, las tecnologías también deben pensarse de forma inclusiva y es necesario que lleguen a todos los extractos sociales para evitar brechas que amplían las desigualdades. Solo así se podrá trabajar realmente para un uso de las TIC para la paz. 

Retos y desafíos para alcanzar la Paz Digital 

Si bien hay cientos de grupos y organizaciones trabajando para alcanzar los objetivos planteados para una Paz Digital, es innegable la existencia de muchos retos y desafíos que ponen trabas y retrasan esas metas. Esto se notó especialmente durante la pandemia del coronavirus y sus consecuencias aún están vigentes. 

Quizás el desafío más importante y notorio de la actualidad sobre este concepto es la brecha digital. Descrita como la desigualdad en el acceso, uso o impacto de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) entre grupos sociales, hace referencia a las dificultades de acceso a las tecnologías, ya sea por cuestiones económicas, geográficas, etarias o culturales. 

Según datos del Plan Cruz Roja Responde, que nace como reacción al impacto de la pandemia, el 63,8% de los hogares atendidos no dispone de computadora y el 46,6% no tiene contratado ningún servicio de internet. “La pandemia ha agudizado algunos problemas, y entre ellos, la brecha digital existente, porque las comunicaciones y la tecnología ayudan a mitigar el aislamiento y la soledad no deseada”, señala Joaquín Pérez, responsable del Área de Personas Mayores de Cruz Roja. Y suma: “Nos hemos encontrado con que es necesario contar con dispositivos al alcance de todas las personas, pero también con conectividad y competencias técnicas para usarlos”.

Otro reto a resolver, y que gana cada vez más importancia, es la difusión de información falsa o fakes news a través de las plataformas digitales. Un estudio reciente de la Universidad del Sur de California analizó la difusión de información errónea a través de redes sociales como Facebook y descubrió que los usuarios de estos entornos digitales, aun sin malas intenciones, tienden a duplicar o triplicar la difusión de fakes news por el sistema de “recompensas” que ofrecen las plataformas. Sin embargo, esta tendencia provoca el incremento de desinformación y violencia que van en contra de la Paz Digital. 

Por último, otro grave problema que se presenta como obstáculo para entornos digitales seguros son los ciberataques. Empresas de ciberseguridad globales estiman que cada 40 segundos se realiza un ciberataque a nivel global y que el 95% ocurre por errores de los propios usuarios. Esto desencadena desconfianza hacia los entornos digitales e impide el avance de consensos y diálogos de paz, convirtiendo a la ciberseguridad en otra problemática para resolver en ese camino. 

Paz Digital: promoviendo un ambiente seguro en Internet 

La promoción de un ambiente seguro en Internet con el objetivo de alcanzar espacios de Paz Digital tiene dos aspectos fundamentales para abordar. Por un lado, está la parte técnica relacionada a los algoritmos y a los procesos que las propias empresas ejecutan para evitar la violencia y agresividad entre los usuarios. Sin embargo, esa es solo una cara de la misma moneda porque del otro lado también debe haber responsabilidades de la propia sociedad para establecer e imponer ambientes seguros dentro de la virtualidad. 

En lo que se refiere a las acciones de las empresas, hay que diferenciar entre aquellas que generan los espacios digitales y las que los utilizan. El primer grupo tiene una gran responsabilidad y mucho se ha debatido en la última década sobre su rol en la generación de violencia virtual. Desde algoritmos diseñados para priorizar y enaltecer ciertos contenidos hasta filtros poco útiles para frenar agresiones, las compañías se encuentran bajo permanente escrutinio sobre estos temas. El segundo grupo, el de las compañías que usan estos espacios, no tiene una responsabilidad directa, pero eso no quita que deba implementar buenas prácticas de convivencia con el objetivo de fomentar diálogos pacíficos. 

Pasando a la otra cara de la moneda, las propias sociedades deben promover medidas para establecer ambientes seguros en Internet. Desde la UNESCO aseguran que estos procesos requieren soluciones que provengan de ellas en su conjunto. Por lo tanto, los ciudadanos deben tener un rol activo y de reclamos ante las empresas para exigir que se cumplan los estándares que construyan caminos hacia la Paz Digital. 

Herramientas y recursos para fomentar la Paz Digital 

Existen muchas herramientas y recursos disponibles para fomentar la Paz Digital. Sin embargo, antes de describirlos es preciso destacar que el principal de todos ellos es la conectividad y acceso a Internet. La ONU calcula que aún hay tres mil millones de personas en el mundo sin conexión a la red y, por lo tanto, son individuos que quedan fuera del espacio virtual donde se puede trabajar para impulsar el diálogo y las buenas convivencias. En consecuencia, es primordial aumentar la base de individuos con conectividad para sumarlos a estos procesos. 

En cuanto a herramientas y recursos específicos, quienes trabajan para fomentar la Paz Digital explican que se encuentran disponibles, pero deben utilizarse de forma planificada y consciente. Una de ellas son las propias redes sociales, donde se puede generar contenido de calidad que impulse espacios de diálogo y contrarresta fake news y desinformación. En esa línea, las plataformas de fact checking han tomado un rol preponderante al analizar los datos divulgados en estas plataformas y contrarrestarlos con información verídica de ser necesario. 

Por otro lado, también se pueden desarrollar nuevas plataformas que sirvan para difundir contenido, crear capacitaciones y ofrecer clases virtuales, que gracias a herramientas como las videollamadas y el streaming pueden llegar a cientos de miles de personas alrededor del mundo, con el objetivo de fomentar espacios de aprendizaje. 

En esa línea también se puede trabajar con aplicaciones, hackatones y hasta inteligencia artificial para desarrollar acciones que aporten en esta tarea. Cualquier innovación puede aprovecharse de forma beneficiosa y así impulsar la Paz Digital en las distintas regiones del planeta. 

Educación y concientización en la búsqueda de la Paz Digital 

Al igual que ocurre con cualquier concepto, la educación y concientización son procesos claves en la búsqueda de la Paz Digital. Sobre todo en el desarrollo de niños y adolescentes que pueden aprender, desde pequeños, herramientas para lograr este objetivo y tener una mejor convivencia en los espacios virtuales, donde ya hoy pasan gran parte de sus días. 

En la actualidad, gobiernos y organismos internacionales crean desde proyectos hasta aulas digitales para dar acceso gratuito a contenido informativo que fomente la paz en plataformas, redes sociales y aplicaciones. “En el mundo digital, la alfabetización mediática e informacional supone un instrumento clave para crear resiliencia contra el discurso de odio. Empodera a los ciudadanos y los dota de habilidades críticas para valorar la información y desarrollar un sentido de la responsabilidad sobre el comportamiento de uno mismo en Internet”, afirman desde las Naciones Unidas

En esa línea, desde la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) subrayan que la educación es crucial en la era digital y debe fomentarse para cerrar la brecha digital y lograr así sociedades más igualitarias. “Esto debe aplicarse en los más diversos campos educativos, desde aquellos relacionados con la comunicación hasta los de productividad y consumo cultural, entre otros”, indican al respecto. Y suman: “Quienes no puedan acceder a esto quedarán cada vez más excluidos”.

Todas estas organizaciones  cuentan con material disponible en sus páginas al cual se puede ingresar de forma gratuita. Sin embargo, eso requiere de conectividad y de dispositivos que lo permitan. Por lo tanto, se debe trabajar en la democratización de estos aspectos para poder alcanzar mejores estándares de Paz Digital a nivel global. 

El papel de las redes Sociales en la construcción de la Paz Digital 

Las redes sociales cumplen uno de los papeles más importantes en la construcción de la Paz Digital porque es allí donde las personas pasan más tiempo en el mundo virtual. Según DataReport, del total del tiempo invertido en espacios digitales en una jornada, alrededor de 2,5 horas son dedicadas a estas plataformas. Además, desde su nacimiento, Facebook ha logrado mil millones de usuarios activos mensuales, X (ex Twitter) más de 500 millones y YouTube más de 800 millones que generan 4 mil millones de vistas por día.

Teniendo en cuenta toda esta masividad, si se utilizan para la construcción de espacios de diálogo y acuerdos comunes, las redes sociales son un espacio de suma relevancia para la construcción de ambientes pacíficos. Por ese motivo es necesario trabajar a diario en el desarrollo de estos lineamientos. 

Si bien es cierto que las redes sociales son un medio rápido y eficaz para difundir fake news y desinformación, también pueden utilizarse para promover la comunicación respetuosa y amigable. Por ese motivo, muchas organizaciones llevan a cabo talleres y charlas a través de ellas y de esa manera utilizan sus beneficios para los objetivos planteados.  

En esa línea, estas acciones pueden ser concretadas por instituciones afines pero también por empresas y ciudadanos individuales. El esfuerzo para alcanzar la Paz Digital debe ser colectivo y de todos los miembros de la sociedad porque solo así se logrará alcanzarlo realmente. 

Colaboración y cooperación en la promoción de la Paz Digital

Todos los organismos internacionales que fomentan la Paz Digital acuerdan que alcanzar espacios virtuales de diálogo y consenso requiere de la mayor cantidad de actores posibles. Por ese motivo, la colaboración y cooperación entre grupos, empresas, organismos y  Estados, entre otros, es una cuestión que debe trabajarse constantemente. 

Hasta el momento, esto se ha desarrollado ampliamente en espacios físicos. Un caso de renombre internacional son las “Operaciones de mantenimiento de la paz” que ejecuta las Naciones Unidas y que incluye una red de cooperación que va desde compañías internacionales hasta organismos de todo tipo. Sin embargo, este tipo de acciones también debe llevarse a la virtualidad para alcanzar la Paz Digital. 

En esa línea, existen desarrollos que apuntan hacia esas metas. Un ejemplo es Build Up que, en la intersección de la consolidación de la paz y la tecnología, utiliza nuevas herramientas para viejos problemas y viejas herramientas para problemas nuevos. “Implementamos programas, realizamos investigaciones y desarrollamos soluciones técnicas para abordar conflictos y construir sociedades en las que todos puedan prosperar”, detallan sus creadores y hacen énfasis en la importancia del trabajo en equipo y conjunto. 

Otro caso para mencionar es el de la propia ONU, que en su estrategia para el mantenimiento de la paz a través de la transformación digital apunta a integrar a su personal misionero, los Estados miembros y sus asociados externos. “El objetivo general de la estrategia es permitir que las misiones cumplan sus mandatos con mayor eficacia y mejorar la seguridad y la protección del personal de mantenimiento de la paz, aprovechando para ello el potencial de las tecnologías digitales, al tiempo que se mitigan los riesgos y se coloca al mantenimiento de la paz en una posición que le permita seguir evolucionando en su uso de la tecnología”, afirman en la ONU en relación con este aspecto. 

Aspectos legales y éticos en el contexto de la Paz Digital 

En el camino hacia la construcción de Paz Digital en los espacios virtuales también deben abordarse aspectos legales y éticos. Sobre todo en lo que se refiere a distribución de información y datos que sean objetivos y que permitan a las personas generar pensamientos críticos en este nuevo paradigma. 

“Los cambios provocados por el rápido desarrollo de las TIC no solo abren multitud de oportunidades a la humanidad, sino que también plantean nuevos desafíos éticos”, afirman desde la UNESCO. Y agregan: “Garantizar que la sociedad de la información se base en el principio del respeto mutuo y en el cumplimiento de los derechos humanos es uno de los mayores desafíos éticos del siglo XXI. Además de los beneficios que aporta, un mundo conectado digitalmente también conlleva una serie de peligros y amenazas derivados del uso indebido de las TIC”.

En ese sentido, los Estados deben trabajar para generar marcos legales que respeten estos lineamientos y tengan en su base conceptos éticos que permitan lograr las metas planteadas. Países como Estados Unidos, Canadá, varios de Europa y también de América Latina, incluída la Argentina, están creando leyes y reglamentos que apuntalen estas metas a alcanzar. En todos los casos se destaca que es primordial este trabajo para garantizar seguridad y tranquilidad a quienes trabajan para fomentar la Paz Digital. 

La Paz Digital y su vinculación con los Objetivos de Desarrollo Sostenible

El desarrollo sostenible se manifiesta como una meta global urgente debido a las catástrofes climáticas que son generadas debido a la crisis ambiental. En ese sentido, los objetivos planteados tienen un fuerte vínculo con la Paz Digital porque desde la virtualidad se pueden generar grupos y proyectos que ayuden a cumplir las metas planteadas. Por lo contrario, si en esos espacios se genera desinformación y violencia, la capacidad de alcanzarlos se verá perjudicada. 

“Cuando se observan estas soluciones digitales trascendentales, se pueden ver los verdaderos componentes básicos que pueden impulsarnos hacia una conectividad universal y significativa”, asegura la Secretaria General de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, Doreen Bogdan-Martin. “De este modo podemos trabajar juntos para garantizar que nuestro futuro digital compartido sea inclusivo, sostenible y seguro y responsable, y lo haremos en esta década”, continúa al respecto. 

Vale resaltar que el el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) plantea ciertos objetivos sustentables de cara al 2030 entre los cuales se encuentran “UNIRSE A LA TRANSFORMACIÓN DIGITAL PARA IMPULSAR EL DESARROLLO SOSTENIBLE” y LA ESCALA Y LA INNOVACIÓN ACELERAN LA TRANSFORMACIÓN”. Nada de todo eso puede lograrse sin espacios digitales seguros y transparentes donde se pueda trabajar en conjunto. 

Prohibida su reproducción total o parcial.

¿Qué te ha parecido este artículo?

¡Su opinión es importante para nosotros!

Agustín Jamele
Redactor
Sígueme en
Temas principales

Especificaciones

D
Digitalización
I
Internet

Nota 1 de 5