Análisis en profundidad

Desarrollo sostenible: significado, objetivos y ejemplos de aplicación

El desarrollo sostenible es fundamental para equilibrar la economía y la ecología, garantizando la calidad de vida de las generaciones actuales y futuras en un planeta con recursos limitados. ¿El objetivo? Apoyar la salud y la vitalidad ecológica, humana y económica.

04 Nov 2022

Redacción InnovaciónDigital360

desarrollo sostenible

El desarrollo sostenible significa adoptar formas de trabajo que satisfagan las necesidades del presente, conciliando la salud ambiental, la equidad social y la vitalidad económica para crear comunidades prósperas, sanas, diversas y resistentes. Esta nueva dirección ética de la sociedad surge de una creciente conciencia del impacto que las industrias y las ciudades tienen en la vida de las personas y del planeta. Para no comprometer nuestro hoy y nuestro mañana, las empresas públicas y privadas deben tener una visión a largo plazo.

Desarrollo sostenible: misión y buenas prácticas

Partiendo de la base de que los recursos que utilizamos para trabajar y vivir son limitados, utilizarlos con prudencia y sabiduría permite un desarrollo sostenible en el tiempo.

Del concepto al modelo, para toda organización la sostenibilidad implica un nuevo sentido de la responsabilidad y redescubre la relevancia del papel social de hacer negocios.

¿La misión? Poner en práctica formas de desarrollo y crecimiento para construir un camino que integre, de forma cada vez más generalizada, los principios y acciones de sostenibilidad a nivel estratégico y en las actividades cotidianas.

Al perseguir la mejora continua, esto se traduce en un compromiso constante no solo de los recursos internos de la empresa, sino también de todas las partes interesadas y los socios de la cadena de suministro.

Para reforzar el rendimiento de las empresas, todos los actores deben participar en un proceso económico capaz de combinar el desarrollo y el crecimiento sostenibles, logrando objetivos medioambientales y sociales virtuosos.

Las mejores prácticas de desarrollo sostenible favorecen la salud y la vitalidad ecológica, humana y económica.

Economía circular y desarrollo sostenible

En pocas palabras, el desarrollo sostenible es un enfoque que es bueno para las empresas, bueno para las personas y bueno para el medio ambiente y, en este momento, representa una importante transición ecológica hacia un nuevo ecosistema de fuentes de energía sostenibles y no dependientes de los hidrocarburos y de materiales renovables.

La economía circular es un marco de soluciones que aborda retos globales como el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la contaminación.

Al disociar la actividad económica del consumo de recursos escasos, la economía circular pide a las empresas que se replanteen la forma de gestionar los recursos, fabricar y utilizar los productos, al tiempo que resuelven su eliminación de forma más funcional.

Solo así será posible crear una economía circular próspera dentro de los límites de nuestro planeta. El núcleo de la economía circular es un modo de diseño y producción basado en la regeneración y relacionado con el desarrollo sostenible según 3 directrices:

  • Cero residuos y contaminación
  • Mejorar la gestión del ciclo de vida de los productos, incluyendo de forma nativa (es decir, desde la fase de concepción y diseño) la fase de reenvasado y recirculación de productos y materiales
  • Naturaleza regeneradora

Agenda 2030: iniciativas gubernamentales para fomentar la sostenibilidad

En septiembre de 2015, más de 150 líderes internacionales se reunieron en las Naciones Unidas para contribuir al desarrollo sostenible mundial, promover el bienestar humano y proteger el medio ambiente.

En esta ocasión se aprobó la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, cuyos elementos centrales son los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y los 169 subobjetivos que recogen aspectos de importancia fundamental para el desarrollo sostenible, como la lucha contra el cambio climático y la construcción de sociedades pacíficas para el año 2030, al tiempo que se intenta acabar con la pobreza, luchar contra la desigualdad y promover el desarrollo social y económico.

A su vez, la Comisión Europea (incluida Suiza) ha establecido una ambiciosa agenda para fomentar la economía circular en el ámbito de la UE y garantizar la coherencia entre la política industrial, medioambiental, climática y energética.

Durante 2021, los principales actores de Asia, como China, Japón y Corea del Sur, siguieron su ejemplo. Ahora, más de 100 países han fijado objetivos concretos para lograr la neutralidad climática de aquí a los próximos años.

Informe de sostenibilidad: qué es y por qué marca la diferencia

Perseguir la sostenibilidad empresarial no es una idea nueva. Pero, en el pasado, faltaban directrices compartidas para concretar las intenciones.

En el caso de los objetivos del cambio climático, por ejemplo, hasta hace unos años los esfuerzos de las organizaciones no tenían un marco estandarizado y basado en pruebas.

Era muy complicado para las empresas definir puntos de referencia significativos para medir el progreso. La premisa es que no hay desarrollo sostenible sin transparencia.

Además del informe anual, que es obligatorio por ley, las empresas han empezado a informar de forma voluntaria de la memoria de sostenibilidad, ampliando la visión de la dimensión social, medioambiental y de gobernanza (ASG) de las actividades empresariales.

La memoria de sostenibilidad (o balance social) es un documento dirigido a todas las partes interesadas o stakeholders de la empresa, que comunica los compromisos y resultados adquiridos en materia de Responsabilidad Social Corporativa (RSC).

Para definir los puntos de referencia, se utiliza un análisis de materialidad que, mediante la definición de una matriz, permite identificar todos los aspectos de sostenibilidad más relevantes para la empresa y sus grupos de interés.

De hecho, el término materialidad hace hincapié en la importancia, concreción y mensurabilidad de todos los elementos considerados que pueden comunicarse para demostrar el compromiso con el desarrollo sostenible.

Menos conocido, el balance de los intangibles es el que describe el valor generado por los activos de la empresa constituidos por el capital humano, el capital estructural-organizativo y el capital relacional.

Tecnologías de apoyo al desarrollo sostenible

Con respecto al viaje de transformación digital, las empresas no han hecho grandes inversiones en tecnología para apoyar las iniciativas de sostenibilidad.

Según los observadores, en comparación con el impulso de este tipo de transformación, la brecha entre la dedicación teórica y la aplicación práctica de las herramientas digitales podría convertirse en una grave vulnerabilidad para las empresas que planifiquen sus iniciativas de sostenibilidad en el futuro.

Solo una cuarta parte (26%) de los encuestados declaró que sus organizaciones utilizan sistemas específicos para gestionar el rendimiento de la sostenibilidad. En la actualidad, la mayoría de las organizaciones utilizan hojas de cálculo e introducen los datos manualmente, sin integrar herramientas específicas en el ámbito de los procesos.

Madurez de las empresas sostenibles según los analistas

Desde muchos ámbitos, está madurando una nueva cultura empresarial orientada al sentido de la responsabilidad y a compartir valores superiores.

La multiplicación de los informes de sostenibilidad por parte de las empresas confirma un nuevo y significativo compromiso de cómo las empresas están trabajando hacia los objetivos del desarrollo sostenible.

Incluso las más pequeñas: el 73% de las pequeñas y medianas empresas han puesto en marcha al menos una iniciativa de sostenibilidad en el ámbito medioambiental y el 63% una en el ámbito social (Fuente: BVA Doxa con motivo del Foro de Finanzas Sostenibles 2019). Según la última investigación, hoy en día 7 de cada 10 empresas (70%) han divulgado información sobre su sostenibilidad y más de 6 de cada 10 empresas (62%) dijeron que sus organizaciones han establecido y comunicado objetivos de sostenibilidad.

Otro tercio de los encuestados (34%) afirma que los esfuerzos de sostenibilidad ayudan a optimizar los procesos, promover la innovación, aumentar la productividad, mejorar la eficiencia de la cadena de valor y crear valor de marca (Fuente: Snapshot of Sustainability Maturity – Sphera 2021).

Los nobles objetivos del desarrollo sostenible

Para las empresas, la sostenibilidad ya no es solo un plus de marketing. Las prácticas sostenibles crean valor a largo plazo y ayudan a las organizaciones a competir en la economía global.

Los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecidos por la Agenda 2030 y sus 169 subobjetivos asociados constituyen el núcleo vital del documento rector de la sostenibilidad en Europa. Tienen en cuenta las tres dimensiones del desarrollo sostenible -económica, ecológica y social- de forma equilibrada:

OBJETIVOS ECONÓMICOS Agenda 2030

  • Construir una infraestructura resistente, promover la industrialización inclusiva y sostenible y apoyar la innovación;
  • Garantizar modelos de consumo y producción sostenibles;
  • Garantizar el acceso a una energía asequible, fiable, sostenible y moderna para todos;
  • Promover el crecimiento económico duradero, inclusivo y sostenible, el pleno empleo y el trabajo decente para todos;
  • Reforzar las modalidades de aplicación y relanzar la asociación mundial para el desarrollo sostenible.

OBJETIVOS ECOLÓGICOS Agenda 2030

  • Proteger, restaurar y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, gestionar de forma sostenible los bosques, combatir la desertificación, detener e invertir la degradación del suelo y frenar la pérdida de biodiversidad;
  • Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus consecuencias;
  • Garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos;
  • Conservar y utilizar de forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos;

OBJETIVOS SOCIALES Agenda 2030

  • Hacer que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resistentes y sostenibles; 
  • Promover sociedades pacíficas e inclusivas orientadas al desarrollo sostenible, garantizar el acceso a la justicia para todos y crear instituciones eficaces, responsables e inclusivas a todos los niveles;
  • Garantizar una educación de calidad inclusiva y equitativa y promover las oportunidades de aprendizaje permanente para todos
  • Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades;
  • Erradicar la pobreza en todas sus formas y en todo el mundo;
  • Acabar con el hambre, lograr la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y promover la agricultura sostenible;
  • Lograr la igualdad de género y la autodeterminación de todas las mujeres y niñas;
  • Reducir las desigualdades dentro de los países y entre ellos;

Los efectos del desarrollo sostenible durante la pandemia de dos años

En general, las empresas más concienciadas con la ecología han mostrado una mayor resistencia a la crisis pandémica.

Entre las que han invertido en sostenibilidad, el 16% ha conseguido aumentar su facturación, frente al 9% de las empresas no sostenibles.

Una ventaja competitiva que también se confirma en términos de empleo (el 9% de las empresas con gestión sostenible ocupan puestos de trabajo frente al 7% de las demás) y de exportaciones (con incrementos del 16% frente al 12%).

A pesar de la incertidumbre que se cierne sobre el futuro, las empresas están demostrando que creen en la sostenibilidad medioambiental: en Italia, por ejemplo, casi una cuarta parte del total confirma las ecoinversiones para el trienio 2021-2023 (Fuente: informe GreenItaly 2020).

La sostenibilidad en la nueva normalidad según los consumidores

Durante los dos años de la pandemia, la gente aprendió a ver a las empresas bajo una luz diferente.

El continuo régimen de paradas debido a los cierres les llevó a considerar nuevas escalas de valor y a cambiar tanto la demanda como las expectativas de las marcas.

Casi la mitad de los consumidores afirma estar dispuesto a dejar o haber dejado ya de comprar tanta ropa, calzado y muebles en nombre de la sostenibilidad (Fuente: Accenture ‘Fjord Trends online’ septiembre 2021).

9 de cada 10 clientes (90%) afirman que la forma en que una empresa se comporta durante una crisis revela su fiabilidad, y el 78% de los clientes ven grandes oportunidades de renovación y mejora del negocio en los últimos tres años (Fuente: Salesforce ‘The state of connected customers’ 2021)

En la mente de los consumidores, dos de las cinco prioridades que les influyen a la hora de elegir una marca están orientadas al desarrollo sostenible:

  • 60% Confiabilidad
  • 55% Prácticas medioambientales
  • 50% Servicio y apoyo
  • 46% Productos
  • 45% Prácticas sociales

El desarrollo sostenible exige a las empresas normas más estrictas

Como muestran los datos, la búsqueda del desarrollo sostenible para las empresas es aún más importante hoy en día, ya que más de la mitad de los consumidores (56%) confirman que volverán a evaluar el papel social de las empresas en 2021, entre otras cosas:

  • el tratamiento de los empleados,
  • acciones contra la injusticia racial y económica,
  • participación de la comunidad,
  • amenaza existencial del cambio climático.

En resumen, las empresas se ven obligadas a cumplir normas más estrictas y en ámbitos que los CDA nunca habían tenido en cuenta.

Como señalan los analistas, aunque muchos pueden suponer que estos sentimientos existen sólo entre la generación más joven, en realidad están generalizados en todos los grupos de edad.

Innovación, sostenibilidad y ecocompatibilidad

En el pasado, la aplicación de innovaciones tecnológicas e industriales se ha considerado una de las principales causas del consumo de recursos naturales.

Hoy en día se entiende que la innovación y el desarrollo sostenible son una pareja inseparable.

Y es que las personas, el planeta y los beneficios están estrechamente relacionados. La creación de un entorno empresarial óptimo para el desarrollo sostenible y respetuoso con el medio ambiente prepara el terreno para la innovación y la creación de nuevos puestos de trabajo.

Para las empresas, esto significa que la sostenibilidad ya no es solo un plus de marketing. Las prácticas sostenibles son una apuesta para crear valor a largo plazo y competir en la economía global.

Según el informe «El futuro de la naturaleza y los negocios» de Accenture, el desarrollo sostenible abrirá nuevas oportunidades de negocio por valor de 10 billones de dólares, transformando los tres sistemas económicos responsables de casi el 80% de la degradación del Planeta: la alimentación, las infraestructuras y la energía.

Sostenibilidad de la cadena de suministro y regeneración

En términos más generales, la conexión entre sostenibilidad y regeneración levanta el telón de un nuevo modelo de negocio llamado regenerativo.

Sustituir el modelo tradicional de «tomar, producir, desechar» por un enfoque de economía circular significa explorar nuevas prácticas como la fijación de precios dinámicos, las microfábricas y la producción hiperlocalizada.

En un momento en que las cadenas de suministro se han vuelto más frágiles como consecuencia de la pandemia, las empresas pueden comprobar su circularidad y encontrar todos los lugares posibles de regeneración.

Las actividades regenerativas varían en tamaño, patrón y forma, creando un mundo mejor en la forma de hacer negocios y equilibrando la adaptación a los ecosistemas naturales con ser productivos para las personas.

3 ejemplos de empresas comprometidas con el desarrollo sostenible

#1 Lidl: con el proyecto Prevented Ocean Plastic recicla el plástico

Lidl se ha embarcado recientemente en un proyecto, denominado Prevented Ocean Plastic, para reutilizar los residuos plásticos del océano en un nuevo material de envasado que mejora la reciclabilidad de sus envases de pescado fresco al incorporar contenido reciclado.

#2 General Mills: comprometida con la agricultura regenerativa

Otros principios empresariales regenerativos son la redistribución de los recursos para mejorar el ecosistema del planeta. General Mills, por ejemplo, está trabajando para promover la agricultura regenerativa en un millón de acres para 2030. La empresa se ha comprometido a reducir las emisiones absolutas de gases de efecto invernadero en un 30% a lo largo de su cadena de suministro durante la próxima década.

#3 H&M

En moda, el grupo H&M se ha asociado con la plataforma de alquiler de ropa Gemme Collective para alquilar las colecciones de sus marcas Weekday y & Other Stories en Estocolmo. Los alquileres de moda de lujo no son nuevos, pero este modelo es interesante, ya que proviene de marcas de moda con un modelo de negocio basado en que los consumidores cambian frecuentemente de ropa en respuesta a las tendencias de temporada.

Desarrollo sostenible y derecho a la reparación

Para que el comportamiento sostenible se consolide en el tiempo, las marcas deben pensar de forma diferente en la gestión del ciclo de vida del producto y en el servicio al cliente.

En la era de la disrupción, por ejemplo, redescubrir la cultura de la reparación frente a la de la sustitución contribuye a potenciar el desarrollo sostenible.

Un ejemplo es la creación de servicios que prolonguen la vida útil de un producto, en lugar de realizar actualizaciones incrementales que lleven a los clientes a desechar un artículo en condiciones decentes por una versión nueva, similar, aunque aparentemente más deseable.

Hoy en día, la falta de soluciones de reparación rentables hace que sea más fácil para el cliente comprar lo nuevo que mantener lo viejo. Para contrarrestar la obsolescencia planificada o programada de los dispositivos tecnológicos, por ejemplo, está surgiendo un movimiento por el derecho a la reparación.

En el Reino Unido, por ejemplo, el derecho a la reparación obliga legalmente a los fabricantes a poner las piezas de recambio a disposición de los compradores de electrodomésticos.

La Comisión Europea ha propuesto un reglamento que obliga a los fabricantes de productos electrónicos a dotar a los pequeños dispositivos electrónicos y a los smartphones de carga universal USB-C antes de 2024, con el fin de fomentar la reutilización de los cargadores existentes y reducir los residuos y los RAEE.

ESG: servicios de consultoría para la sostenibilidad

La sostenibilidad y el asesoramiento son otro binomio estratégico que ayuda a las empresas a ascender en la escala de calificación ESG (Enviroment Social Governance). El mercado está creciendo fuertemente, con una CAGR del 17% en el período entre 2022 y 2027 y que superará los 16 mil millones de dólares.

La aceleración de la tendencia está vinculada a la evolución de las normativas, que serán la brújula de muchas elecciones empresariales relacionadas con los factores de cumplimiento relacionados con la transformación energética y ecológica, pero también a las políticas de incentivos como, por ejemplo, los Planes Europeos de Recuperación y Resiliencia PNRR, con vías de desarrollo que aportan beneficios tanto sobre el PIB como sobre proyectos específicos relacionados con la transición ecológica.

Las medidas de incentivos fiscales incluidas en el Plan Transición 4.0 son una pieza fundamental de una estrategia global destinada a aumentar la productividad, la competitividad y la sostenibilidad de las empresas italianas. Por el lado de la oferta, esta estrategia incluye el refuerzo de la investigación básica y aplicada y el fomento de la transferencia de tecnología

Por Laura Zanotti

@RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS
Temas principales

Especificaciones

A
Agro
D
Desarrollo Sostenible
E
ESG

Nota 1 de 5