Lectura rápida

Lo que los drones y satélites pueden aportar a la agricultura

Las tomas aéreas son populares en sectores como el agrícola, donde la aparición de estos pequeños vehículos aéreos pueden recopilar datos que pueden tener un papel fundamental para su desarrollo.

23 Ago 2022

Redacción Innovación Digital 360

drones

Los drones y satélites pueden servir mucho a la agroindustria contemporánea, monitoreando el terreno, elaborando mapas o evaluando el estado de las plantas. La teledetección por imágenes aéreas ahora es posible gracias a estos aparatos, lo que hace más productiva la actividad.

Los satélites captan terrenos más amplios, no lo interfieren las tormentas o el viento (por lo que resultan menos costosos), previenen sucesos meteorológicos (como lluvias -y así programar el riego-), analizan la salud y el desarrollo de los cultivos y suelos (como para calcular el uso de fertilizantes o medir la humedad del terreno), calculan el tiempo de cosecha con algoritmos, evalúan el contenido de clorofila en las plantas, monitorean la productividad  del ganado en cada tipo de terreno, y predicen el rendimiento del campo al procesar imágenes aéreas. 

Por su parte, los drones (que vuelan más cerca del terreno) observan signos de plagas y maleza, fumigan la tierra, y ayudan a confeccionar mapas y modelos tridimensionales e interactivos para un mejor estudio. Se recomienda en lo posible una combinación de ambos.

Algunas diferencias

Autonomía

Los drones necesitan alguien que los maneje, y los satélites giran por su cuenta, recopilando y transmitiendo información a la Tierra.

Accesibilidad

Los terrenos irregulares son más complicados para los drones, cuyo controlador debe estar relativamente cerca y cuya distancia de ruta depende de su batería. Los satélites no tienen esas limitaciones y pueden cubrir zonas de difícil acceso.

Escalabilidad de la captura de imágenes

Los satélites monitorean lugares grandes y pueden detectar cambios comparando imágenes de un mismo sitio, pero de distintos tiempos. Además, pueden usar plataformas de monitoreo del campo en línea para agrupar y analizar fácilmente toda la información importante. En cambio, los drones son para campos chicos.

Regulaciones legales restrictivas

Los drones deben acatar prohibiciones de volar cerca de lugares estratégicos (como aeropuertos y bases militares), y su uso necesita de licencia. Los satélites casi no tienen estos impedimentos al fotografiar desde el espacio.

Precio

Los drones implican gastos de alquiler por su uso y pago al controlador/a y a expertos en sistemas de información geográfica (SIG) para entender sus imágenes, además de costos complementarios por volar en sectores grandes. Las fotos satelitales solamente requieren de un software agrícola, sus datos son más entendibles, y no hay gastos por tener más imágenes.

Dependencia de las condiciones meteorológicas

El funcionamiento de los drones es sensible a la oscuridad o las tormentas, aunque no los afecta la nubosidad (que sí lo complica a los satélites).

Procesamiento de datos

Las fotos de drones precisan de especialistas en SIG o softwares para ser entendidas, y los softwares de agricultura en la nube incorporan instrumentos para analizar imágenes de satélite. Por ende, procesar imágenes de drones es más caro, pero la interpretación de las imágenes de satélite ya se paga en la suscripción al programa.

@RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS
I
Redacción Innovación Digital 360

Nota 1 de 5