Análisis en profundidad

Invertir en el metaverso: todo lo que necesitas saber

  • Home
  • Inteligencia Artificial

Las principales consultoras económicas muestran que el metaverso está destinado a ser un negocio de miles de millones. Cómo invertir en esta tecnología y qué tener en cuenta para no perder dinero ante la actual explosión de proyectos.

Publicado el 04 Ene 2023

invertir en el metaverso

El concepto del metaverso no es nuevo. Sin embargo, desde que Mark Zuckerberg anunció a finales de octubre del 2021 que planeaba construir uno propio, el interés por esta tecnología creció exponencialmente. Sobre todo para aquellas personas que ven con buenos ojos la posibilidad de invertir en el metaverso

Recientemente, la consultora internacional Research and Market llevó a cabo un estudio en relación al sector. Según los datos divulgados, se espera que para finales del 2030 el valor de mercado total de esta industria supere los 678 mil millones de dólares. Por lo tanto, las oportunidades de ganar dinero durante el resto de la década son amplias. 

De todas formas, muchos de quienes buscan invertir en el metaverso no tienen del todo claro en qué consiste este espacio virtual. ¿Hay uno solo o son varios? ¿Quiénes son los dueños? ¿Qué rol tienen los usuarios? ¿Cómo se obtienen ganancias? ¿Los gobiernos legislan en relación al dinero en el metaverso?. Todas estas son preguntas que suelen surgir y resulta importante conocer sus respuestas antes de poner dinero en una tecnología que aún requiere muchos años de avances y desarrollos. 

Qué es el metaverso, nacimiento e historia

El metaverso es un universo o un espacio virtual al cual las personas pueden conectarse desde cualquier parte del mundo. Para hacerlo se requiere de una conexión estable a Internet y el uso de herramientas como pueden ser las gafas de realidad virtual. Si se cuenta con ellas, entonces se puede ingresar a esta “dimensión digital” para comunicarse y relacionarse con otros individuos que también estén allí. 

Para que esto ocurra deben converger otras tecnologías, entre ellas la realidad virtual (RV) y la realidad aumentada (RA). “Es importante saber que cuando se habla de metaverso no se hace referencia a una plataforma o marca en particular, sino al concepto de espacio virtual”, explican expertos del Banco Santander dedicados al estudio de este sector. Y agregan: “De hecho, la compañía de videojuegos en línea Roblox cuenta con su propio metaverso y es pionera en el desarrollo de varios aspectos, en parte, por su experiencia con los mundos virtuales creados por sus usuarios, así como por la celebración de grandes eventos en su plataforma. También existen plataformas como Decentraland o The Sandbox, que están basadas en la tecnología blockchain, y que han desarrollado sus metaversos”. 

La novela Snow Cash, de Neal Stephenson

Todos los casos de empresas construyendo mundos virtuales son recientes, ya que este término se utilizó por primera vez en 1992. Sin conocer sobre el tema, una persona podría creer que fue desarrollado por un ingeniero o alguien relacionado al metaverso. Sin embargo, el origen se encuentra en una novela llamada Snow Cash, del escritor Neal Stephenson.

“Mi idea surgió cuando me encontré con que algunas palabras existentes tales como realidad virtual eran simplemente demasiado torpes para utilizarlas”, declaró el autor al ser consultado al respecto,​ “Las palabras ‘avatar’, en el sentido en que es usado en esta novela, así como ‘metaverso’, son invenciones propias que surgieron cuando ciertos términos existentes eran demasiado imprecisos para ser usados”, continúo. 

Más allá de los motivos personales de Stephenson, desde entonces se utiliza la palabra metaverso para describir un mundo virtual que tiene las características de ser colectivo y compatibilizar con el mundo real. También se escribieron otras novelas que analizan y reflexionan sobre este concepto, como es el caso de Ready Player One que luego fue llevada al cine por Steven Spielberg. 

Durante los últimos 30 años fueron varias las compañías que decidieron llevar estos términos nacidos en la ciencia ficción a la vida real. Algunos de los casos más relevantes fueron el de Second Life, en 2003, y el proyecto Decentraland, fundado por Esteban Ordano y Ariel Mielich con el objetivo de ser una plataforma de blockchain donde se pueda comercializar con activos digitales como (ETH) y (MANA).

El proyecto más ambicioso

De todas formas, ninguno de ellos es tan ambicioso como el propuesto por Mark Zuckerberg, el creador de la red social Facebook, a finales del 2021. Con un anuncio que revolucionó al mundo, el multimillonario no solo explicó que está construyendo su propio metaverso sino que además cambió el nombre de su empresa a META. Se estima que la compañía lleva invertidos US$ 36 mil millones en este proyecto y el objetivo final es que miles de millones de personas en el mundo puedan conectarse a él para comunicarse, entretenerse, estudiar y realizar inversiones.  

Por qué invertir en el metaverso 

Decenas de consultoras internacionales estiman que este sector generará miles de millones de dólares a lo largo de los próximos años. Por lo tanto, invertir en el metaverso en este momento, cuando aún faltan desarrollos por llevarse a cabo y el ingresar no requiere de una gran suma de dinero, resulta atractivo para aquellos que piensan a largo plazo. 

“Cambiará el futuro del trabajo. Y en cuanto a los negocios, brindará el desarrollo más grande desde la creación de Internet”, indica Maren Lau, Vicepresidenta Regional para Meta Latinoamérica. Y suma: “Solo para poner un ejemplo, en la próxima década podría contribuir con el 5% del PBI de América Latina. Es decir, más de US$ 320 mil millones”.

En esa línea, Reid Menge, cogestor del fondo BlackRock Technology Opportunities Fund, asegura que “el metaverso puede parecer futurista, pero las oportunidades de inversión están aquí y ahora”. Mientras que Lorenzo Coletti, senior sales manager en Pictet Asset Management, destaca que “hoy utilizamos la pantalla del ordenador o el teléfono para jugar, socializar o comprar en el mundo tecnológico. Pero eso es un mundo bidimensional, no tenemos la parte tridimensional, que es la gran ventaja del metaverso. Nos hará posible ver un mundo virtual tridimensional y poder vivir un verdadero mundo paralelo”, reflexiona. 

Por lo tanto, lo que observan quienes trabajan de buscar las mejores opciones de inversión es que a mediano y largo plazo esta tecnología generará ganancias. Para aquellos que buscan opciones a corto plazo quizás no sea la mejor elección, pero si el tiempo no es un problema, invertir en el metaverso es una opción a tener en cuenta, ya que en un futuro no tan lejano gran parte de la vida social, laboral y empresarial pasará por allí.

Ventajas y desventajas

Al invertir en el metaverso, las personas deben tener en cuenta que existen ventajas y desventajas. Como todo negocio, este sector tiene sus riesgos y, al ser una tecnología que recién está dando sus primeros pasos, estimar cuándo se obtendrán ganancias puede resultar un tanto complejo. 

Aspectos positivos

Amplitud

La primera ventaja que destaca por sobre las demás es la amplitud, que dará espacio virtual a los negocios. Durante los últimos meses, empresas y marcas de la talla de Gucci y Adidas han comenzado a utilizarlo para comercializar desde productos propios hasta NFTs , cuyo valor se genera a partir de activos digitales. 

En esa misma línea, compañías como Coca Cola también apuestan por el metaverso y así lo deja ver Javier Meza, VP de Marketing de Coca-Cola Latinoamérica. “El metaverso es una oportunidad. Creemos que habrá varios que se interrelacionarán y nosotros haremos pequeñas apuestas en ellos. Seguramente cambiará el e-commerce y para nuestra industria será beneficioso por la dificultad que existe a la hora de trasladar líquidos”, afirma Meza. 

Más oportunidades

Por lo tanto, la expansión de las oportunidades y la posibilidad de llevar a cabo negocios virtuales son algunas de las ventajas que las empresas están observando a la hora de invertir en el metaverso

Aspectos negativos

El Metaverso es solo para algunos

En el lado opuesto se paran aquellos que aún no observan oportunidades claras y, por el momento, prefieren la cautela. Sobre todo porque para realizar negocios en universos virtuales se requiere de varios artefactos tecnológicos. Cascos de realidad virtual, buena conexión a Internet y auriculares VR, son solo algunos de ellos. Todo este equipamiento es costoso y en algunos países difícil de conseguir. Por lo tanto, la masividad del metaverso que muchos destacan para finales de la década podría tardar varios años más en lograrse, lo que retrasaría también las oportunidades comerciales. 

Ciberseguridad

Otro aspecto que preocupa y que es tildado como una desventaja es la ciberseguridad. Al pasar más tiempo en mundos virtuales aumenta la posibilidad de sufrir fraudes, hackeos y robo de información sensible. Las autoridades todavía no han resuelto del todo cómo combatir a los criminales que llevan a cabo estos delitos y el miedo a sufrir grandes pérdidas monetarias es un punto en contra a la hora de lograr más adopción en el metaverso. 

Adopción

Finalmente, y tomando el último punto mencionado, la adopción es otro aspecto que genera desconfianza. Se estima que actualmente hay 400 millones de personas que utilizan alguno de los metaversos disponibles. Además, distintos estudios especifican que para el 2026, un 25% de la población pasará al menos una hora del día en estos espacios virtuales. Sin embargo, todas estas cifras no pueden comprobarse a ciencia cierta y nadie es capaz de predecir realmente cómo utilizará la humanidad esta tecnología. Por lo tanto, es otra incertidumbre que aparece a la hora de invertir en el metaverso

Invertir en empresas que están en el metaverso

En la actualidad son varias las empresas con desarrollos en el metaverso y en las cuales se puede invertir. Facebook, Amazon, Disney, Nvidia y Roblox son solo algunas de ellas. Además, en casos como Facebook, Amazon o Disney, son compañías que cotizan en la bolsa por lo que es posible comprar acciones de empresas y guardarlas. De esta manera, si en los próximos años logran establecer desarrollos potentes en el metaverso, el valor de las acciones subiría y las personas que las hayan comprado obtendrían sus ganancias. 

Por otro lado, existen espacios como Axie Infinity, Decentraland o The Sandbox, metaversos creados por desarrolladores que trabajan específicamente en este sector, en los cuales también se puede encontrar formas de invertir. En los tres proyectos mencionados también se lanzaron criptomonedas propias para ser utilizadas dentro de los espacios virtuales. Actualmente, el valor de estas es bastante bajo, pero en caso de lograr imponerse en los próximos años aumentaría en relación con lo que se le permite a los usuarios.  

Fondos de inversión de blockchain, y tecnología

Otra forma de invertir en el metaverso es a través de fondos de inversión que trabajen con este tipo de tecnologías o con empresas que las desarrollen. En la actualidad, muchos de ellos, incluso algunos de los más importantes a nivel mundial, cuentan con expertos que ofrecen a sus clientes carteras específicas en blockchain y Web3. En todos los casos se especifica que son inversiones a largo plazo y de riesgo, pero el beneficio es que son profesionales los que manejan las inversiones y no la propia persona, que puede no tener todo el conocimiento o tiempo necesario para lograr ganancias con estos productos. 

BNY Mellon Global Funds PLC

Desde el 2019, el BNY Mellon Blockchain Innovation Fund es uno de los fondos de inversión más destacados en lo que refiere a blockchain, metaverso y Web3. En sus carteras tienen empresas como Coinbase, Alphabet y Signature Bank y en uno de sus últimos reportes indicaron rentabilidades de hasta el 5% anualizado. El objetivo de quienes crearon esta compañía es llevar a cabo inversiones en empresas pioneras del sector para respaldarlas y disfrutar de sus beneficios una vez alcanzados los resultados. 

Imantia Futuro

El caso de Imantia Futuro es distinto al resto porque se trata de un fondo de fondos que apuesta por la tecnología blockchain a la hora de realizar inversiones. Con un sistema de renta variable internacional, sus estadísticas indican que en los últimos tres años ha logrado ganancias de 9,5% al año. Para conseguir esto, los expertos que trabajan en la empresa llevan a cabo inversiones a través de fondos cotizados y suelen priorizar proyectos con foco ambiental y social en su matriz de trabajo. 

Edmond de Rothschild Fund

Edmond de Rothschild AM es el área de inversiones de Edmond, un grupo financiero con una amplia disponibilidad de carteras alrededor del mundo. Si bien son especialistas en sectores más tradicionales como puede ser la salud y la industria pesada, en los últimos años han añadido espacios relacionados a tecnologías como Big Data y blockchain. Al contar con más de medio siglo de experiencia, suele ser elegido por inversores que buscan ingresar en el metaverso, pero con el cuidado necesario para evitar pérdidas ante una tecnología que aún es volátil. 

Criptomonedas y token 

Con el objetivo de poder realizar transacciones dentro de estos espacios virtuales, los creadores de los metaversos también desarrollan criptomonedas y tokens propios. Estas monedas digitales están respaldadas por la tecnología blockchain, lo que las convierte en trazables y extremadamente difíciles de hackear. Por lo tanto, a través de ellas se busca una mayor seguridad y transparencia en los proyectos y así generar confianza en los millones de usuarios

Quienes quieran comprar e invertir en criptomonedas del metaverso lo pueden hacer de forma sencilla en cualquier exchange. MANA, el token de Decentraland, y SAND, el de The Sandbox, son dos de los más conocidos y actualmente se encuentran listados en los principales intercambios crpto del mundo. Una vez obtenidos, se utilizan para llevar a cabo transacciones dentro del respectivo metaverso o se almacenan en una billetera virtual cripto a modo de inversión a futuro. 

NFT metaverso 

Actualmente, los NFTs, tokens no fungibles, cumplen un rol fundamental dentro de los metaversos a la hora de realizar negocios o comercializar objetos. Ya sea una obra de arte, un ticket de avión, una entrada para un recital o un producto de primera necesidad, las empresas pueden tokenizar esas unidades y convertirlas en un NFT para exhibir dentro del metaverso. 

Como la tecnología utilizada para realizar este proceso es blockchain, cada uno de esos elementos es auditable y trazable, garantizando la seguridad del mismo. Además, se puede poner un precio y es posible venderlo dentro del espacio virtual para que sea adquirido por potenciales clientes. Una vez comprado, esa persona puede guardarlo dentro del propio metaverso o cambiarlo en el mundo real por el objeto físico que lo representa.

Fondos cotizados en bolsa (ETF) en metaverso

En los últimos meses, los fondos de inversión cotizados, también conocidos como ETF por sus siglas Exchange-traded funds, han ganado mucha popularidad. En pocas palabras, son fondos que indexan y replican tanto la composición como el comportamiento de los índices bursátiles. Uno de los casos más destacados es el de Invesco Elwood Global Blockchain UCITS ETF, reconocido por ser el primero en su tipo en Europa en invertir en blockchain. Su finalidad, al igual que muchos otros que ocupan este sector, es la de obtener rentabilidades lo más parecidas posible a la del índice que replican. 

Comprar tierras en el metaverso

Comprar tierras es otra forma de invertir en el metaverso. El “real estate” también se impone en los mundos virtuales y en la actualidad es un negocio que mueve miles de millones de dólares. De hecho, se espera que para el 2026 este mercado sea valorado en más de US$ 5 mil millones.  

Tanto en Decentraland como en The Sandobox y otras opciones disponibles, existe la posibilidad de comprar “parcelas” para construir edificios, parques de diversiones o estadios digitales, entre otras posibilidades. De esta forma, se puede reunir a una gran cantidad de usuarios en ese espacio para llevar a cabo acciones de todo tipo, incluidas las comerciales. 

Por ese motivo, comprar terrenos en el metaverso se convirtió en un negocio rentable que las propias compañías capitalizan al ofrecerlos de forma directa. Por un lado, porque las parcelas son limitadas y una vez que se vendan todas, para adquirir una solo se podrá hacer si su dueño la vende. Pero además, habilita una serie de posibilidades adicionales que pueden ser usufructuadas por individuos o empresas y eso provoca que aumente el interés de potenciales compradores y, al mismo tiempo, sus valores. 

Qué empresas han invertido en el metaverso

Empresas de todos los países y sectores observan que el metaverso puede ser una gran oportunidad para realizar campañas de marketing y comercializar productos. Gucci, Coca-Cola, Louis Vuitton y la casa de subastas internacional Sotheby’s son solo algunos ejemplos de esto. 

En el caso de Gucci, la marca ya realizó campañas de ropa virtuales en metaversos y ha generado muestras y exhibiciones que fueron vistas por cientos de miles de personas alrededor del mundo. Mientras tanto, Louis Vuitton llegó a comercializar NFTs propios dentro de los mundos virtuales y también desarrolló juegos interactivos para provocar mayor adopción en sus clientes. 

Coca-Cola también ha demostrado interés temprano en el metaverso y generó colecciones de NFTs exclusivos que al comprarlos ofrecían experiencias especiales. El éxito fue tan grande que se logró recaudar más de medio millón de dólares. 

Finalmente, la casa de subastas Sotheby’s encontró en el metaverso un gran aliado para poder subastar productos en todo el mundo. Cada uno de ellos es convertido en un NFT y quienes ingresan en el mundo virtual pueden ofertar para adquirirlos. Luego, los ganadores reciben el token que representa el objeto real y obtenerlo en la realidad a través de esa identificación que se equipara a un derecho de propiedad con las características extras  de ser trazable y extremadamente seguro. 

El futuro del metaverso 

El metaverso es una tecnología que recién está dando sus primeros pasos. Los pronósticos a futuro indican que miles de millones de personas pasarán tiempo allí, tanto para socializar y trabajar como para comprar productos y servicios. Por lo tanto, es probable que en un futuro cercano, los espacios virtuales dominen gran parte del tiempo de las personas. 

Sin embargo, esto no ocurrirá en poco tiempo sino a mediano plazo. Los expertos indican que recién a finales de la década se logrará generar los avances necesarios para que los metaversos sean lo que prometen ser y que para la década del 2030 se alcanzará una adopción masiva a nivel global. Por lo tanto, informarse y conocer sobre estos conceptos es importante para comprender que será un gran cambio en la historia de la humanidad pero que aún faltan varios años para que se concrete. 

Opiniones sobre el metaverso

Las opiniones sobre el metaverso son variadas y depende de los intereses que tenga la persona detrás de esta tecnología. Por lo general hay defensas y críticas muy feroces que deben matizarse a la hora de ser analizadas. 

Un ejemplo de esto es Mark Zuckeberg, quien decidió invertir varios miles de millones de dólares para desarrollar su propio mundo virtual. “Básicamente, esperamos llegar alrededor de mil millones de personas en el metaverso haciendo cientos de dólares en comercio, cada uno comprando bienes digitales”, dijo el creador de la red social Facebook. 

Mark Cuban, el multimillonario dueño de los Dallas Mavericks y reconocido por participar en el reality empresarial Shark Tank, prefiere pararse en la vereda opuesta a la de Zuckerberg en este tema. “Lo peor es que la gente está comprando bienes raíces en estos lugares. Eso es lo más tonto del mundo”, dijo en una entrevista donde fue crítico del uso comercial que se está dando al metaverso. 

Por lo general, las opiniones intermedias sobre el metaverso provienen de los ámbitos académicos. Como es el caso de la Escuela de Negocios de Harvard, donde este asunto se ha vuelto de gran relevancia entre profesores y alumnos.

“En los últimos meses, el revuelo en torno al Metaverso se ha disparado, y esta guía puede ayudar a los educadores y diseñadores de tecnología educativa a comprender cuál es su promesa para el aprendizaje frente a lo que es solo un truco”, destaca la investigadora de la Escuela de Graduados en Educación de Harvard y Ph.D. Eileen McGivney. Y agrega para finalizar: “El Metaverso aún no está aquí e incluso aquellos que se consideran expertos no saben realmente cómo será. Todavía hay tiempo para cuestionar y pensar en lo que queremos que sea”.

Por Agustín Jamele.

Prohibida su reproducción total o parcial.

¿Qué te ha parecido este artículo?

¡Su opinión es importante para nosotros!

Temas principales

Especificaciones

E
Empresas
M
Metaverso
N
Negocios

Nota 1 de 5