Análisis en profundidad

Transformación digital: Qué es y cómo se consigue

La transformación digital busca orientar a una empresa o individuo hacia el uso de la tecnología y de las distintas competencias digitales necesarias para adaptarse a los tiempos que corren.

21 Jul 2022

Redacción Innovación Digital 360

Transformación Digital

Cada día que pasa, la tecnología impacta más en el mundo en el que vivimos. Este impacto no solo es en las personas, sino también en las empresas que, para sobrevivir, deben adaptarse a los cambios que van surgiendo con relativa rapidez, ya que, en caso de no hacerlo, podrían desaparecer. Casos de grandes compañías que eran líderes en el mercado y luego perdieron todo sobran, como Blockbuster, que pasó de dominar el mercado de las películas o “cine en casa” a quebrar y quedar prácticamente en el olvido. Distinto fue el caso de Netflix, cuyos creadores incluso habían propuesto comprar Blockbuster, que se adaptó a los cambios en el mercado y hoy es una de las empresas líderes en el campo del entretenimiento. Las compañías que se reinventaron y lograron el éxito en los tiempos que corren tienen algo en común: dominaron la transformación digital.

En qué consiste una transformación digital

En términos simples, la transformación digital es el proceso de orientar o reorientar una empresa hacia el uso de la tecnología y las distintas competencias digitales. Sin embargo, dicho proceso no solo se basa simplemente de aplicar tecnología a los distintos departamentos “porque sí”, ya que por sí sola la tecnología no hace nada.

La clave se encuentra en darle un sentido a la transformación digital en beneficio de la organización, lo que requiere un proceso de cambio cultural y organizacional para, posteriormente, aplicar las nuevas tecnologías en la empresa.

En pocas palabras, la transformación digital busca repensar casi por completo a una empresa para lograr que se adapte integralmente al funcionamiento del mundo actual. Para ello, se aprovechan las oportunidades que brinda la tecnología para sobrevivir en un entorno impredecible y cada vez más competitivo y veloz.

La transformación digital de las empresas

La digitalización de procesos, en la mayor parte de los casos, hace referencia a mejorar las funciones, procesos y operaciones comerciales aprovechando la nueva tecnología que proporciona el espacio digital.

Además, permite configurar nuevos sistemas en el contexto de la digitalización para facilitar los negocios y obtener todos los beneficios que la compañía pueda llegar a tener en mente. A su vez, los negocios digitalizados pueden llegar a conducir a nuevas oportunidades y un mayor alcance para el crecimiento empresarial. En este sentido, este concepto se considera un paso intermedio entre la transformación digital y la creación de flujos de ingresos digitales.

Dentro de los procesos que forman parte de la digitalización, nos encontramos con aquellos como trasladar documentos o archivos PDF a una nube para compartir información con otros equipos o a utilizar herramientas para generar informes que permitan la mejora de futuros proyectos.

Cómo lograr una transformación digital de las empresas

La digitalización suele ser el primer paso del camino hacia el objetivo de lograr una transformación digital. Generalmente, hace referencia a la transformación de algo análogo en digital, como el escaneo de facturas o la transferencia de documentos escritos a hojas de un procesador de texto.

Digitalizar es el proceso mediante el cual los datos y procesos existentes en una compañía se hacen digitales, por lo que la digitalización de procesos aborda la capacidad de la tecnología digital en capturar y evaluar datos para la toma de decisiones comerciales y permitir nuevos modelos comerciales. 

Por otra parte, la transformación digital implica al menos dos conceptos. Por un lado, transformar y, por otro lado, hacerlo con el objetivo de adaptarse a la era actual, es decir, a la era digital. Además, se centra en la búsqueda de un crecimiento digital más rápido y eficiente.

La transformación digital marca una conversión radical de la forma en la que una empresa utiliza la tecnología, las personas y los procesos para cambiar fundamentalmente el rendimiento empresarial.

Mientras que la digitalización se enfoca en el procesamiento de la información, la transformación digital busca el aprovechamiento del conocimiento, la automatización de las operaciones y procesos existentes, así como también la cultura de la empresa, tanto en la forma de trabajo como en el pensamiento. En paralelo, la digitalización trabaja con sistemas y aplicaciones informáticas, pero la transformación digital lo hace con tecnologías disruptivas.

Como podemos notar, la digitalización de procesos puede ayudar en la transformación digital, pero no es lo mismo ni tiene por qué ser el único camino. Lo importante es transformarse y lograr adaptarse al usuario de la nueva era digital.

Gracias a la transformación digital, se pueden reconstruir las dinámicas de las organizaciones para adaptarlas a las necesidades del presente y del futuro. En una compañía, la transformación digital es la pieza clave en un plan de negocios. Como mencionamos al comienzo de la nota, la transformación digital no es una opción, ya que la tecnología tiene un rol crucial en el éxito o fracaso de las empresas.

Las compañías de la actualidad ya no pueden plantearse la adaptación a este nuevo panorama, porque no hay otra manera de renovarse y competir que mediante la creación de un plan de transformación digital. Dicho plan debe contar con algunos elementos indispensables:

  • Un plan de formación global para otorgarle a los empleados de la organización las herramientas que necesitan para el cambio.
  • Un plan que redefina puestos y funciones.
  • Un plan de formación específico para los distintos perfiles.
  • Un plan de incorporación de nuevos perfiles profesionales.
  • Un plan de reorganización de la estructura organizativa.
  • Un plan tecnológico progresivo de menos a más.

Actualmente, las corporaciones españolas que se han sumergido en la digitalización registraron un aumento en sus ventas de más del 30%, y demuestran valores mayores en países como Francia, Alemania o Reino Unido, según un estudio.

Debemos tener en cuenta que, para acometer la transformación de la organización digital, necesitamos un plan bien ordenado y estructurado y no ir apagando fuegos como sucedió con la pandemia.

Cuáles son las ventajas que puede aportar la transformación digital

Con los recientes avances tecnológicos y la reciente pandemia de COVID-19, se ha acelerado el proceso de transformación digital de las empresas. De hecho, según un estudio realizado por Salesforce, el 69% de los gerentes en España ha realizado algún tipo de transformación digital en sus negocios en los últimos meses, y esto se debe, en gran parte, a las enormes ventajas que aporta la transformación digital a sus empresas. Dentro de dichas ventajas, nos encontramos con las siguientes:

Mejora la experiencia del cliente

Los clientes ya no se limitan únicamente a la adquisición de un bien o servicio que cumpla con sus necesidades, sino que buscan recibir una atención única y personalizada, orientada al detalle y la experiencia.

La transformación digital juega un papel muy importante en la personalización, ya que, a través de las grandes posibilidades que genera la tecnología, podemos conocer los intereses, gustos y demandas de los usuarios, ofreciéndoles una experiencia única y exclusiva.

Además, brindarles a los clientes una mejor experiencia se vincula casi de forma estrecha con la retención de clientes y la fidelización de estos.

Respuestas con mayor rapidez ante los cambios

Dar una respuesta a los cambios lo más rápido posible es lo que marcará la diferencia entre tus competidores y tú, permitiéndote continuar con un crecimiento creciente y sostenido en el mercado.

Para esto, la recogida y el análisis exhaustivo de los datos permite conocer el estado del sector, como también predecir los futuros cambios que puedan producirse y el modo en que estos pueden afectar a una empresa.

La transformación digital es una pieza clave para mejorar la eficiencia operativa de cada una de las áreas de la organización de una compañía.

Tomar las mejores decisiones posibles

Como ya lo hemos mencionado, gracias a los datos que conocemos, entre los cuales se destacan el estado del mercado o qué bienes y servicios están demandando los clientes, podemos saber en qué punto se encuentra la empresa, ayudándonos a conocer y plantear nuestra estrategia.

Asimismo, el análisis de los datos es el punto inicial de partida para comenzar a planear y elaborar una estrategia de negocio exitosa tanto a nivel interno como externo, contribuyendo a que se tomen las decisiones correctas en el momento justo.

Disminuye los riesgos

Gracias a la transformación digital en las empresas, las diferentes etapas del proceso de producción se encuentran automatizadas, haciendo que se tenga constancia en todo momento acerca de la situación en la que nos encontramos y favoreciendo que las probabilidades de fallar se reduzcan considerablemente.

En este sentido, la digitalización permite analizar y detectar posibles inconvenientes que puedan tener lugar en el futuro con el fin de evaluarlos y armar un plan de actuación para evitar que los fallos finalmente ocurran.

Nuevas oportunidades de negocio

La tecnología, como el internet, se ha convertido en un aliado principal de las compañías, ya que les permite ampliar considerablemente su negocio. Contar con un sitio web y/o contar con perfiles activos en las redes sociales contribuye notablemente en la mejora de nuestra presencia, como también la posibilidad de llegar a más clientes potenciales que se traducen en nuevas oportunidades de crecimiento.

Además, a través de internet y la conectividad que nos ofrece la transformación digital, podemos llevar nuestro catalogo a cualquier parte del mundo.

Incentiva el trabajo colaborativo

Gracias a la digitalización de procesos y a la utilización de plataformas digitales, los departamentos de las empresas se encuentran interconectados, dando lugar a que la comunicación entre ellos sea fluida y favorezca el trabajo en equipo entre las distintas áreas.

Sin embargo, no solo mejora considerablemente la comunicación a nivel interno, sino que los clientes y proveedores también pueden intervenir creando una red de comunicación más satisfactoria para todas las partes involucradas.

Incrementa la productividad de la compañía

Desde hace un tiempo, las herramientas y las distintas aplicaciones digitales corporativas se han extendido en las empresas para facilitar el desarrollo de las diversas tareas y agilizar una gran cantidad de procesos.

Cuando se usan de manera correcta, además de optimizar los costos y el tiempo dedicado por los empleados a cada una de sus tareas, se produce un incremento notable en la productividad a nivel global y, como consecuencia, trae consigo una mejora notable del servicio.

Incentiva la innovación

No tiene sentido la digitalización de una empresa si se conservan los mismos procedimientos y funciones que se tenían antes de que la tecnología formara parte de la compañía. Diseñar y crear ideas nuevas debe ser algo habitual, ya que los cambios constantes en el contexto generados por los avances tecnológicos nos obligan a estar pendientes de las últimas novedades.

Ventajas frente a la competencia

La innovación, asociada siempre con los procesos de transformación digital de las empresas, es un pilar fundamental en este cambio de cultura organizativa. La creación de nuevos productos y servicios captará la atención de los potenciales clientes, llevándonos a un escenario competitivo en el que identificaremos nuevos modelos de negocio.

Descentralización del trabajo

Esta última ventaja se ha profundizado en los últimos años. Las aplicaciones y herramientas de comunicación favorecen el teletrabajo o trabajo a distancia, ayudando a que los trabajadores se sientan más motivados y, a la vez, aumenten su productividad.

Además, el uso de estas herramientas impulsa la comunicación entre ellos, independientemente del lugar desde el que estén desempeñando su actividad profesional.

Transformación digital e Industria 4.0

Este concepto hace referencia a una nueva forma de producir mediante la adopción de las tecnologías 4.0, es decir, de aquellas soluciones que se enfocan en la automatización, la interconectividad y los datos en tiempo real.

Este tipo de transformación no solo abarca a la producción de bienes y/o servicios de una empresa, sino a toda la cadena de valor, dado que reconfigura tanto los procesos de elaboración y las prestaciones de productos, como la gestión empresaria, las relaciones entre los clientes y proveedores y los modelos de negocios.

¿Qué necesita una empresa para transformarse en una industria 4.0?

Para que una empresa se transforme en una industria 4.0, la empresa debe comenzar con un proceso de incorporación gradual de distintos componentes tecnológicos novedosos, principalmente los provenientes de los dominios físicos y digitales. Entre ellos nos encontramos con los siguientes:

  • Robótica.
  • Impresión 3D.
  • Internet de las cosas.
  • Ciberseguridad.
  • Servicios en la nube.
  • Inteligencia artificial.

Para esto, es importante que la empresa identifique el tipo de tecnología más funcional para ella, haciendo que sea beneficioso realizar una inversión significativa. Los aspectos que se deben tener en cuenta son los siguientes:

  • Cuál es el bien o el servicio que tu empresa provee.
  • Cuál es su grado de automatización de procesos.
  • Qué modelo de negocios adopta.
  • Qué nivel de interacción existe entre proveedores y clientes.
  • Cómo se encuentra adaptada la producción a las necesidades del personal de la empresa.

¿Por qué es importante la Industria 4.0?

Es de vital importancia comprender el potencial de la llamada “cuarta revolución industrial”, ya que no solo afectará a los procesos de fabricación, sino que su alcance es mucho mayor, afectando a todas las industrias y sectores, incluyendo a la sociedad en general. 

La industria 4.0 tiene la capacidad de mejorar las operaciones de negocio y el crecimiento de los ingresos, transformando los productos, la cadena de suministro y las expectativas de los clientes.

Además, es probable que dicha revolución cambie la forma en la que hacemos las cosas, pero también podría afectar cómo los clientes interactúan con ellas y las experiencias que esperan tener mientras se relacionan con las compañías.

Más allá de eso, se podrían generar cambios en la fuerza laborar, lo que requeriría nuevos roles y capacidades. A su vez, las tecnologías relacionadas con la industria 4.0 también pueden conducir a productos y servicios completamente nuevos.

El uso de los dispositivos portátiles y los sensores, el análisis y la robótica, entre otros, permitirán mejoras en los productos de diversas maneras, desde la creación de pruebas y prototipos hasta la incorporación de conectividad a productos previamente desconectados.

Estos cambios en los productos se traducen, al mismo tiempo, en cambios en la cadena de suministro y, consecuentemente, en los clientes.

Beneficios de que las empresas se adapten a la Industria 4.0

Entre los beneficios que las empresas podrán obtener de adaptarse a la nueva era de la industria 4.0, nos encontramos con los siguientes:

  • Genera información útil para la toma de decisiones en tiempo real y la planificación a mediano y largo plazo.
  • Mejora la productividad y eficiencia en el uso de recursos.
  • Permite la creación de nuevos productos y servicios que mejoren la experiencia de los usuarios a partir de esta información recolectada.
  • Integra de manera eficiente a todos los actores que intervienen en el proceso de fabricación.

¿Cómo son los impactos de la Industria 4.0?

Como hemos mencionado, los impactos de la nueva industria 4.0 pueden sentirse de distintas formas, desde grandes ecosistemas hasta niveles organizacionales o individuales, como en empleados y clientes.

  • Ecosistemas: además de los cambios en el ecosistema en el que las empresas operan y en la producción de bienes, la industria 4.0 afecta a todos los agentes involucrados, es decir, a proveedores, clientes, inversores, etc. Estas tecnologías de la nueva era permiten interacciones entre cada punto de una red.
  • Organizaciones: el contar con la capacidad de aprender de los datos en tiempo real puede hacer que las organizaciones sean más receptivas, proactivas y predictivas. A su vez, permite a la organización reducir sus riesgos en materia de productividad.
  • Individuos: la nueva industria 4.0 puede significar cosas distintas para cada individuo. Por ejemplo, para los empleados puede constar de un cambio en el trabajo que van a realizar, mientras que para los clientes significaría una mayor personalización en los productos y servicios que satisfagan mejor sus necesidades

Transformación digital en América Latina

Si observamos el caso de Latinoamérica, tal como sucede con muchos otros fenómenos a nivel mundial, las principales economías de esta región se encuentran bastante rezagadas en el desarrollo digital y en materia de innovación si se compara con países como China, Corea, Estados Unidos o India, según informó la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en un reciente informe sobre desarrollo digital a nivel mundial.

Además, de acuerdo al CAF – Banco de Desarrollo de América Latina y su Observatorio del Ecosistema Digital de América Latina y el Caribe, se logró identificar que en países como Colombia, México, Brasil, Argentina, Chile y Uruguay el rezago se relaciona principalmente con la falta de infraestructura y los sistemas de conectividad que son fundamentales para lograr el aumento de la tasa de digitalización.

Sin embargo, la irrupción del COVID-19 en Latinoamérica puso sobre la mesa como elemento principal la necesidad de acelerar los procesos de transformación digital, y a mediano o largo plazo, estar preparados teniendo en cuenta algunos aspectos relevantes de ciberseguridad y protección de datos.

Además, durante la crisis, muchas empresas de la región adaptaron y cambiaron su dinámica de trabajo con la tecnología en comparación con China, Corea, Estados Unidos e India.

Pero, como las estadísticas siguen demostrando la inferioridad de la región, resulta indispensable trabajar en diferentes aspectos con el objetivo de finalmente reducir la brecha.

Uno de los principales aspectos a trabajar es que los países adecuen sus políticas para que sean realmente una herramienta de apoyo que impulsen la adopción de servicios digitales y que sirvan como vehículo de motivación para que empresas y emprendedores se encaminen hacia procesos de transformación digital. 

Asimismo, vale la pena que las empresas referentes de cada sector en particular inviertan algo de su tiempo evaluando de qué forma están utilizando la tecnología en sus negocios y hacerse algunos planteos sobre si están sacando el mejor provecho de la tecnología disponible y qué aportan para la reducción de la brecha.

Según el Banco de Desarrollo, si para el 2030 América Latina es capaz de cerrar la brecha digital con la OCDE, puede generar un impacto en la productividad que le permitirá crecer considerablemente, concretamente por encima del 3%, logrando más de 700 mil millones de dólares en crecimiento.

Visto de esta manera, la transformación digital para América Latina es una clave de desarrollo social, económico y productivo sobre la cual debemos alinearnos como región.

Escrito por Gonzalo Castillo.

@RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS
I
Redacción Innovación Digital 360