Análisis en profundidad

Qué son los almacenes robotizados: características y ventajas

Los almacenes robotizados, una tendencia que crece en la industria y ofrece avances muy novedosos.

25 Oct 2022

Redacción InnovaciónDigital360

almacenes robotizados

Un almacén robotizado es aquel que a través de la automatización puede realizar las tareas básicas de un almacén como guardar, conservar, controlar y despachar mercaderías. 

Esto se logra mediante un software especializado que permite a las máquinas que forman parte del almacén realizar diferentes acciones para el funcionamiento general. 

Qué son los almacenes robotizados

Los almacenes robotizados son aquellos que disponen de  máquinas autónoma diseñadas para reemplazar o aumentar el esfuerzo humano en un entorno de fábrica como una forma de automatización. Los robots en este contexto son un sistema de dos partes: está la máquina en sí, que está especializada para una sola tarea, y está el software que la controla. Los robots suelen ser máquinas de un solo propósito. Algunos están diseñados únicamente para transferir material entre las ranuras del almacén o entre las ranuras y el muelle de carga. Otros robots pueden reconfigurar el propio almacén, moviendo estantes enteros para crear un espacio más eficiente.

En los últimos años, las empresas de robótica han logrado avances significativos con los robots de almacén. Si bien los modelos anteriores eran poco más que tranvías automatizados que se desplazaban sobre rieles, las últimas versiones tienen funciones avanzadas, como sensores, que determinan si hay un obstáculo en su camino y permiten que el robot se desplace con seguridad alrededor de él. Pueden modificar sus rutas en función del stock disponible. Algunos robots incluso son lo suficientemente avanzados como para manejar artículos delicados o descargar contenedores de envío.

Almacén en el proceso productivo

Es importante para lograr entender qué es y cómo funciona un almacén robotizado que sepamos del rol de los almacenes en general. Un almacén es un espacio físico donde queda acopiada la mercadería de las empresas que aún no salen a la venta o que aún no se han utilizado en el proceso productivo. 

Hay diferentes maneras de acopiar la mercadería y las empresas suelen hacerlo en depósitos que alquilan o compran ellos mismos o a través de terceros especializados en el negocio de la logística. 

El acopio de mercadería es esencial para las empresas debido a que no siempre necesitan utilizar determinados bienes o ponerlos a la venta con inmediatez. Si no que deben almacenarlos hasta que sea el momento de salir al mercado. 

Pues en muchas ocasiones suele ser un problema el hecho de no tener un espacio físico donde se pueda guardar la mercadería. Por eso algunas empresas optan por adquirir la tenencia de un lugar donde la puedan dejar, o le confían sus existencias a una empresa de logística

En los almacenes la mercadería debe estar segura, y además debe mantener ciertos estándares de higiene que depende de cuál sea la naturaleza de las existencias acopiadas serán más exigentes. 

La robótica y los almacenes automatizados

La robótica es una ciencia, que forma parte de una de las ramas de la ingeniería mecánica, cuyo objetivo es la creación de robots. Con relación a este artículo, nos centraremos en aquellos robots o máquinas creados para realizar tareas que hasta el momento realizaba una persona humana. 

Algo novedoso de la robótica y su aplicación a las empresas es que las máquinas pueden ser programadas para realizar diversas tareas, desde las más complejas a las más simples como mover objetos, realizar operaciones automáticas y otras más que iremos describiendo a continuación.

Lo importante a tener en cuenta es que en el ámbito de los almacenes automatizados, la robótica juega un rol central, y el objetivo común de todas las innovaciones que se logran es el de optimizar las tareas de todos los estilos que se llevan a cabo en la logística. 

Lo que se busca es la eficiencia, la velocidad, la productividad, y la seguridad, para de esta manera colaborar con el resto del proceso productivo y además alcanzar una rentabilidad más abultada.

De hecho, aunque la robotización de los almacenes automatizados aún sea visto como algo nuevo y novedoso, una gran cantidad de empresas lo están empezando a implementar, y se cree que dentro de unos años será considerado como algo esencial.

Ventajas de los almacenes robotizados

  • Mejore la productividad y la gestión de la gestión de inventario
  • Reducir la tensión física/mental del personal humano asumiendo tareas más peligrosas y estresantes
  • Automatice las tareas manuales tediosas, lo que también ayuda a reducir las tasas de error y aumentar la eficiencia operativa.

Tareas automatizadas

Ahora que tenemos una noción general de las tareas que se llevan a cabo en un almacén común, y que se quiere lograr con los avances de la robótica, podemos relatar con mayor precisión de qué manera funcionan los almacenes automatizados.

Como hemos mencionado en el apartado anterior, es a través de robots que se realizan las tareas esenciales que suceden en un almacén. Sin embargo, aún se necesita la intervención humana para que estos funcionen correctamente. 

Todavía no llegamos al punto de prescindir totalmente de la mano de obra del hombre, aunque con el exponencial avance de las tecnologías quizá ese momento llegue antes de lo que estimamos.

Lo cierto es que al día de hoy, el razonamiento y la inteligencia de los seres humanos siguen siendo fundamentales para resolver los problemas más complejos que se presentan en los almacenes. Ahora bien, ¿cuáles son específicamente las actividades que pueden realizar los robots? Las describiremos a continuación.

Transelevadores

Existen diversas formas de automatizar un almacén que tienen que ver con la tecnología utilizada. Uno de los robots que suele usarse en estos procesos son los transelevadores. 

Fueron creados específicamente para operar en almacenes automáticos y su función principal es moverse a través de los pasillos del almacén, transportar la mercadería y moverla hacia la altura necesaria para ubicarla en la estantería para la que está destinada.  

Generalmente, el movimiento se da en los pasillos que corren entre medio de las estanterías, ubicando las existencias al entrar y salir de los depósitos. Tienen la particularidad de moverse en pasillos estrechos a una velocidad considerable y de llegar a grandes alturas.

Si hubiera que hacer una comparación con la maquinaria usada en almacenes tradicionales, los transelevadores tienen encargado el trabajo que realizan los montacargas. De hecho, existen algunos modelos que son manejados por operarios, aunque cada vez menos, ya que estamos hablando de una herramienta esencial para la automatización del proceso. 

El transelevador solo se mueve en los pasillos de los almacenes robotizados de forma longitudinal y por elevación, y generalmente en los lugares en los que están operando no se permite el ingreso de personas. 

Pueden funcionar de manera automatizada y sin la necesidad de un operario, con la ayuda de un software especial de gestión de almacenes que identifica qué es lo que se necesita de cada mercadería.

 Es decir, este programa da órdenes a todas las máquinas que están trabajando en el depósito y les indica hacia dónde debe moverse la mercadería, ya sea si debe ser despachada o almacenada en una estantería distinta.

Ventajas de utilizar transelevadores

El uso de estos equipos en los almacenes robotizados trae considerables beneficios para las empresas o centros de logística que analizaremos en este apartado. 

Por un lado, pueden trabajar en espacios muy estrechos a gran velocidad y pueden alcanzar grandes alturas, siendo estas dos características de vital importancia para maximizar el espacio disponible en el almacén, y para hacer más rápido y efectivo el proceso de la logística. Además, son capaces de mover cargas pesadas con facilidad.

Por otro lado, otra característica es la seguridad con la que operan, ya que el área donde se encuentran suele estar restringida a los operarios que trabajan en los almacenes.

También, en materia de productividad, hay que tener en cuenta que estas máquinas pueden trabajar todos los días del año, a todas horas y con un porcentaje de error casi nulo.

Tipos de transelevadores

Existen diferentes tipos de transelevadores según la altura que puedan alcanzar y según el peso que puedan mover. La decisión que tomen las empresas acerca de cuál transelevador utilizar para sus almacenes automáticos estará definida por el tipo de carga que se almacene y por la altura de las estanterías que haya.

Según las existencias que se deban manipular existen dos tipos de transelevadores. Por un lado, están los transelevadores mini load, diseñados para transportar cargas más livianas y de menor tamaño. Por otro lado, algunos almacenes robotizados cuentan con los transelevadores Unit Load, que directamente sirven para mover pallets. Son capaces de mover mercaderías más pesadas, por lo que su tamaño físico también es mayor.

También los transelevadores tienen un criterio de clasificación que está definido por la cantidad de columnas que poseen. Con base en esa separación encontramos los transelevadores mono columna, los bicolumna y los trilaterales.

Pallet Shuttle

Otra de las herramientas que suele estar presente en los almacenes automatizados es el pallet shuttle. El pallet shuttle es un sistema automático que funciona con carros con motores eléctricos que recorren el depósito cargando y descargando los pallets. 

Reemplaza el rol que cumple la carretilla, y suelen estar operados por una persona humana que lo coordina a través de una tablet. Esta persona suele estar encargada de encontrar los espacios libres que haya en el depósito con el fin de ubicar los pallets en ellos. Básicamente, dirige la mercadería hacia los espacios libres que haya.

Ventajas del pallet shuttle

El uso de este sistema tiene considerables ventajas para los almacenes automáticos que iremos analizando en este apartado. 

Una de ellas es la velocidad y la frecuencia con la que realizan la labor que les es asignada. Se mueven en rieles a lo largo de las estanterías, ubicando los pallets de la mejor manera posible. Esta facilidad con la que realizan este trabajo hace que la gestión del almacén sea mucho más efectiva y rápida.

También son más seguras, ya que los operarios no tienen que transitar los pasillos, pues quien maneja estas plataformas lo hace a través de un dispositivo electrónico que se encuentra a la distancia. 

Además, cuentan con un amplio sistema de seguridad con sistemas de bloqueos, topes y sensores de posición. Al estar manejados por operarios que se han especializado en ellos, el riesgo de que ocurran accidentes es mínimo.

Esto último también se relaciona con el bajo costo que implica el uso del sistema pallet shuttle, ya que reduce los accidentes, y provoca la reducción de los gastos operativos que implicaría tener que contratar más personal para manejar los auto elevadores.

Hay que destacar que la distribución del espacio es esencial en los almacenes automáticos. Ya que mientras más mercadería se pueda almacenar en ellos, mayor será la productividad de la empresa o la rentabilidad del centro de logística. En consonancia con esto, el pallet shuttle colabora a que esto suceda, porque permite aprovechar el espacio disponible al máximo debido a que puede alcanzar todo tipo de alturas y una gran profundidad. Es así como resuelve los problemas de los depósitos referidos a la utilización del espacio.

El sistema es de uso sencillo, ya que solo requiere una tablet para todo el sistema. Por ende, desde un solo dispositivo se pueden realizar tareas muy complejas.

Transportadores automáticos

Bien, ya hemos descrito dos de las herramientas más usadas en los almacenes automáticos, como son el Pallet Shuttle y los transelevadores. Es momento ahora de hablar acerca de los transportadores automáticos, también muy importantes para alcanzar la eficiencia en el proceso logístico.

Estos transportadores, como su nombre lo indica, transportan y distribuyen la mercadería dentro del depósito a través de bandas o rodillos. 

Permiten que el trabajo de transportar la mercadería sea más rápido y eficaz porque disminuye considerablemente la manipulación manual de las existencias.

Generalmente, estos transportadores, compuestos por una seguidilla de rodillos, funcionan a través de motores eléctricos que mueven la mercadería a una velocidad segura y controlada.

Además, los transportadores cuentan con varias herramientas de seguridad como topes y sensores, que permiten que el operario pueda conocer donde se encuentran las existencias desde el software central de gestión de los almacenes automáticos. 

De la misma manera que sucedía con el pallet shuttle, en este caso los transportadores hacen el trabajo y el humano solo debe supervisar desde la distancia, ahorrando el duro trabajo de mover las mercaderías ya sea con algún vehículo semiautomático o de forma manual. 

Ya que la función esencial de esta herramienta es la de transportar la mercancía desde que ingresa al almacén automatizado, mientras permanece en él y hasta que sale, es lógico que se ubiquen en la zona de recepción y de despacho. Una vez que la mercadería debe dejar el almacén, el transportador la lleva hasta la zona de despacho para que esté lista para ser cargada en los camiones que la distribuirán.

Ventajas de los transportadores automáticos

El uso de los transportadores le provee a los almacenes automáticos una gran variedad de ventajas. Además de agilizar la logística, veremos qué otras cosas le aportan a los depósitos.

Uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta es que poseen una gran adaptabilidad a cualquier tipo de recorrido que sea necesario que realicen dentro del almacén. Como, por ejemplo, las curvas. Además, también se adaptan a casi cualquier tipo de mercadería, pudiendo transportar diferentes pesos y tamaños. 

En el caso de necesitar mover una mercancía de mayor tamaño o querer hacerlo a mayor velocidad, solo bastará con regular la potencia desde los componentes eléctricos que hacen al funcionamiento de los transportadores.

También es seguro porque disminuye las chances de que la mercadería sufra algún incidente. 

Por otro lado, si bien al principio es necesario hacer una inversión inicial un tanto costosa, el material del que están hechos suelen ser duraderos, por lo que el costo del mantenimiento no es tan alto. Esto permite que con los años se pueda recuperar la inversión. 

Vehículos de guiado automático

Al igual que los transportadores, estos vehículos también tienen la tarea de movilizar la mercadería a través de los almacenes automáticos. Realizan específicamente los transportes que hacen caminos largos y repetitivos. 

Su desplazamiento es totalmente automático, no necesitan del ser humano para funcionar, y es a través de distintos sistemas, que recibe las órdenes de los recorridos que debe realizar. Uno de sus grandes aportes a la logística es el de lograr que sea más rápido el transporte de mercaderías pesadas de un lugar a otro del depósito.

Estos vehículos están en auge debido a que son cada vez más solicitados por los almacenes automáticos. La razón de esto es la amplia gama de ventajas que provee. 

Contando con ellos en los almacenes, la producción suele utilizarse de una gran manera, ya que también reemplazan a la carretilla tradicional usada para la carga y descarga de camiones, y en el caso de las empresas pueden conectar las áreas donde se almacenan las existencias con las áreas de producción. 

Hay distintos sistemas que permiten que estos vehículos se muevan a lo largo de los almacenes automatizados que se conocen como sistemas de guiado. 

Sistema de guiado filo guiado

En este tipo de sistema de guiado, los vehículos se desplazan a través de un hilo conductor que está ubicado debajo del piso del almacén. 

Un aspecto a tener en cuenta con esta manera de mover a los vehículos, es que es muy difícil cambiar los recorridos. Es por eso que es recomendable en caso de que los traslados sean siempre en los mismos lugares, de otra forma no sería de utilidad.

Sistema de guiado laser

En esta forma de guiado, el vehículo tiene un mapa del almacén automatizado en su memoria, y a través de un láser que barre la zona que tiene por delante, puede determinar dónde se encuentra ubicado dentro del depósito. 

Sistema de guiado por mapa

En este caso, el vehículo solo está provisto de un mapa virtual del almacén, el cual puede crear a través de sensores. De esta forma puede moverse visualizando dicho mapa.

Además, existen otros tipos de guiados tales como; sistemas de guiado por visión artificial, por banda magnética, de guiado óptico, sistemas que combinan el filo guiado y el sistema láser, entre otros. 

Seguridad

Otro aspecto no menor a tener en cuenta, es la seguridad que proveen estos vehículos dentro del almacén. Es normal pensar que el hecho de que un vehículo automático que no es conducido por el hombre se mueva transportando cargas a través de un almacén automático, pueda ser peligroso. Pero veremos cómo esto no resulta así.

Los vehículos de guiado automático suelen tener escáneres de seguridad que les permiten detectar la presencia de un cuerpo en movimiento en las zonas cercanas a donde se encuentran transitando. En estos casos, bajan considerablemente la velocidad si notan que una persona está cerca, y se detienen si la proximidad es aún mayor. 

Por otro lado, también tienen sistemas de seguridad a la hora de manejar la mercadería, que permiten detectar por ejemplo, si una parte de un pallet se rompió y está arrastrándose en el piso. En estos casos el vehículo se detiene para prevenir accidentes. 

Los almacenes automatizados y el futuro

El gran avance tecnológico que está ocurriendo le entrega al ser humano un mundo completamente nuevo y desconocido, en el que conviven formas de producir distintas, un mundo en el que el trabajo cambia su esencia, y en el que lógicamente también cambia nuestra manera de vivir.

Será un desafío para las futuras generaciones poder ingeniárselas para ver de qué manera todo este avance tecnológico que incluye a los robots en el proceso productivo no nos lleve hacia un proceso de deshumanización, en el cual el ser humano pierda el rol central que posee. 

Los almacenes automatizados ya son una realidad y una gran variedad de empresas y de las más exitosas y los implementan para maximizar su producción y para poder ser lo más competitivas posible en el mercado. Si bien la mano del hombre aún es necesaria en gran medida, no faltará mucho para que deje de serlo por completo. El futuro está aquí y ahora.

Esta llegada de la robótica trae algunas ventajas, como por ejemplo la seguridad en la producción, y el hecho de que el ser humano no tenga que realizar trabajos forzados, repetitivos y aburridos. Esto provocaría que pueda dedicarse a tareas más creativas que incluso puedan pensar en mejoras para los procesos, o que aporten soluciones de gran valor.

Entonces, si pensamos a la robótica como un aliado del hombre, encontraremos los aspectos positivos. Por otro lado, todos conocemos las ventajas en cuanto al aumento de la producción, que sabemos que en la mayoría de los casos se traduce en más riqueza y mejor calidad de vida.

Pero también debemos de considerar aquellas posibles desventajas que un incorrecto uso de la tecnología nos puede otorgar. Como, por ejemplo, la deshumanización. 

El hombre debe ocupar un papel protagónico en el mundo y todos estos avances deben ser en pos de satisfacer sus necesidades. De nada servirían si luego millones de personas quedan sin trabajo y por ende sin ingreso alguno. Porque ya no habría una sociedad a la que ofrecer los productos. 

En conclusión, un balance y un equilibrio adecuado podrán hacer de la tecnología y la robótica un gran aliado del hombre, pero un incorrecto uso de ellas nos puede llevar hacia un futuro muy complejo

Por Gonzalo Castillo

@RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS
Temas principales

Especificaciones

L
Logística
M
mercaderías

Nota 1 de 5