Análisis en profundidad

Movilidad inteligente: qué es y cómo mejorará nuestras ciudades

Alquiler de coches a la carta, car sharing, bike sharing, vehículos eléctricos o sin chófer, movilidad cooperativa, movilidad como servicio: la forma de moverse por la ciudad está cambiando gracias a las tecnologías digitales. Es la movilidad inteligente, una parte importante de la ciudad inteligente. Estos son los nuevos modelos de negocio

17 Mar 2022

Luciana Maci

smart-mobility

Llega una nueva era en la movilidad urbana, y su nombre es movilidad inteligente. Los modelos de negocio inspirados en la economía colaborativa y las tecnologías digitales están contribuyendo a crear formas innovadoras de desplazarse de un lugar a otro: pensemos en los servicios de transporte compartido y a la carta, como Uber o Lyft, o en los programas de coche o bicicleta compartidos. Pero eso no es todo: existen numerosas y variadas soluciones tecnológicas relacionadas con la movilidad inteligente. El objetivo final es hacer que los movimientos y flujos sean más eficientes y menos contaminantes. Al mismo tiempo, la movilidad inteligente genera una inmensa cantidad de datos que, bien gestionados, pueden contribuir a racionalizar la propia movilidad, pero también a posibilitar nuevos negocios. Intentemos comprender mejor qué es la movilidad inteligente, quiénes son los principales actores y cómo se aplica.

MOVILIDAD INTELIGENTE – DEFINICIÓN

La movilidad inteligente es una herramienta para lograr el desarrollo sostenible de las ciudades. El término engloba una serie de elementos: tecnología, infraestructura de movilidad (aparcamiento, redes de recarga, señalización, vehículos), soluciones de movilidad (incluyendo nuevos modelos de movilidad) y personas. La movilidad inteligente pretende ofrecer una experiencia de movilidad sin fisuras, desde la primera hasta la última milla, que sea flexible, integrada, segura, a la carta y cómoda. La movilidad urbana puede innovarse mediante nuevas tecnologías y aplicaciones móviles que integren el transporte público, la mejora de las infraestructuras y el uso compartido del coche. La movilidad inteligente también es sinónimo de verde, ya sean coches eléctricos o carriles para bicicletas. El objetivo final de la introducción de la movilidad inteligente en nuestras ciudades es reducir el tráfico, reducir la contaminación, crear flujos inteligentes y sin fisuras, y reforzar las economías de escala para promover una movilidad accesible para todos.

LOS PRINCIPIOS CLAVE DE LA MOVILIDAD INTELIGENTE

La movilidad inteligente no sólo significa formas alternativas de transporte. Es un fenómeno más amplio y complejo y se basa en los siguientes principios:

  1. Flexibilidad: los múltiples modos de transporte permiten a los viajeros elegir cuál de ellos es el mejor en un contexto determinado.
  2. Eficiencia: El viajero puede llegar a su destino con el mínimo esfuerzo y en el menor tiempo posible.
  3. Integración: El recorrido completo se planifica sin tener en cuenta qué medios de transporte se utilizan.
  4. Tecnologías limpias: de los vehículos contaminantes a los de cero emisiones.
  5. Seguridad: Las muertes y lesiones se reducen drásticamente.
  6. Accesibilidad: Todo el mundo debería tener acceso a diferentes formas de movilidad inteligente.
  7. Beneficios sociales: la movilidad inteligente debe contribuir a mejorar la calidad de vida.

La movilidad inteligente es una pieza importante en el modelado de las ciudades inteligentes, es decir, ciudades inteligentes, digitales e inclusivas.

MOVILIDAD INTELIGENTE, SISTEMAS DE MOVILIDAD ALTERNATIVOS: ALQUILER Y USO COMPARTIDO

En Ciudad de México, la metrópoli más transitada del mundo, se tarda de media un 59% más de lo normal en llegar a un destino (más del doble de lo habitual), en Londres, Marsella y Roma un 38% más. El estadounidense medio pasa unas 34 horas al año atrapado en el tráfico, el europeo medio 33. El resultado es un daño total de 63.000 millones de euros (fuente: Siemens AG). Por no hablar de los niveles de contaminación generados por los coches u otros servicios de la ciudad. La movilidad inteligente, como ya se ha mencionado, puede ayudar a combatir el tráfico y la contaminación, una necesidad cada vez más urgente en todo el planeta. El uso compartido de coches y los servicios a la carta pueden ayudar a combatir ambos fenómenos. He aquí cuatro modelos alternativos de movilidad.

RIDESHARING (por ejemplo, compartir coche) – Ridesharing se basa en un recurso abundante pero infrautilizado: los asientos vacíos de los coches. Esta opción no añade ningún vehículo nuevo al servicio, por lo que contribuye a evitar la congestión del tráfico y la contaminación. Desgraciadamente, el uso del coche compartido ha caído del 20% de los viajeros que lo utilizaban en 1970 a menos del 10% en la actualidad.

COMPROMISO CON LA BICICLETA O COMPARTIR BICICLETA – El uso de la bicicleta compartida ha aumentado en los últimos años, sobre todo en Europa y en las ciudades bajas con abundantes carriles bici y otras infraestructuras. Para los que sólo necesitan desplazarse unos pocos kilómetros, el uso compartido de la bicicleta es una buena solución.

CAR SHARING – El car sharing también se está extendiendo por todo el mundo, ya que la tecnología ha hecho posible que empresas y particulares puedan alquilar coches por horas o incluso minutos.

SERVICIOS A LA CARTA – Empresas como Uber y Lyft, que permiten pedir un coche de alquiler a través de una aplicación, han causado una revolución en las ciudades donde sus vehículos pueden circular libremente. Además de hacer más competitivo el mercado del taxi.

MOVILIDAD INTELIGENTE Y MICROMOVILIDAD

Después del car sharing y el scooter sharing, la nueva tendencia de movilidad inteligente en las zonas urbanas son los scooters eléctricos y todos los medios de movilidad de última milla, la llamada micromovilidad. No sólo patinetes, sino también hoverboards, monopatines y mucho más, en nombre de unos desplazamientos cada vez más ecológicos, silenciosos y ágiles en el tráfico, que atraen tanto a los jóvenes como a los trabajadores.

MOVILIDAD INTELIGENTE Y VEHÍCULOS ELÉCTRICOS

Un coche eléctrico es un coche que utiliza la electricidad para su movimiento mediante la recarga, y no la gasolina u otros combustibles habitualmente utilizados en los coches. Gracias a los coches eléctricos, no sólo es posible proteger el medio ambiente contaminando menos, sino también ahorrar en costos de combustible. Sin embargo, el coche eléctrico requiere una serie de infraestructuras, como estaciones de carga para las baterías del coche. Una ciudad inteligente tiene que estar dotada de las infraestructuras necesarias para desarrollar la movilidad inteligente.

MOVILIDAD INTELIGENTE Y COCHES AUTODIRIGIDOS

En diciembre de 2018, Waymo, la división de coches autoconducidos de Alphabet, anunció el primer servicio de taxis sin conductor. Más de 50 empresas, desde fabricantes de automóviles tradicionales hasta pequeñas startups, están probando coches autoconducidos por las carreteras de California. A pesar de los accidentes mortales de los vehículos autónomos de Tesla y Uber, el sector sigue atrayendo grandes cantidades de capital. No solo los gigantes tecnológicos como Google están trabajando en ello (ya que Waymo, el antiguo proyecto de coche sin conductor de Google, es propiedad de Alphabet): en la carrera por los coches autoconducidos, las empresas de transporte privado como la mencionada Uber y su competidora Lyft están a la cabeza, así como los fabricantes de coches, entre ellos Ford y General Motors (propietaria de Cruise Automation). Sin embargo, empresas de distintos orígenes persiguen el mismo objetivo: crear un servicio comercial de transporte autónomo que pueda ser utilizado por el cliente a través de una app. Esto es exactamente lo que hacen actualmente Uber o Lyft, pero con una diferencia sustancial: la ausencia de conductor.

MOVILIDAD Y CIUDAD INTELIGENTES

Una ciudad inteligente engloba el concepto de movilidad inteligente. Una ciudad inteligente significa una ciudad que puede seguir el ritmo de la innovación y la revolución digital. Por ello, una ciudad inteligente debe, entre otras muchas cosas, ser capaz de ofrecer infraestructuras de movilidad (aparcamientos, redes de recarga, señalización, vehículos) y soluciones de movilidad que incluyan, por ejemplo, el car sharing, el bike sharing y el scooter sharing.

Movilidad inteligente e infomovilidad

Un ejemplo de empresa creada para hacer más inteligente la movilidad es InfoBlu, creada en 2000 a partir de la experiencia y las tecnologías de Autostrade per l’Italia. Líder italiano en infomovilidad, ofrece soluciones a los principales actores del sector: fabricantes de automóviles, sistemas de navegación, emisoras de radio y televisión, operadores telefónicos, centros de llamadas y aplicaciones móviles, así como organismos públicos y gestores de redes de carreteras.

Movilidad inteligente y ecológica

Una ciudad inteligente también tiene como objetivo la movilidad verde, ya sean coches eléctricos o carriles para bicicletas. El objetivo final es reducir el tráfico, disminuir los niveles de contaminación, crear flujos inteligentes y sin fisuras y reforzar las economías de escala para promover una movilidad accesible para todos.

La movilidad como servicio

Una ciudad inteligente es capaz de ofrecer a los ciudadanos modelos de movilidad como servicio (MaaS). ¿Qué significa esto? En la práctica, MaaS permite pasar del concepto de movilidad como una forma de desplazarse a lo largo de una ruta que hay que organizar en persona, y gestionar cada paso de forma individual, a un servicio integral que se utiliza como y cuando se necesita, y que posiblemente se paga por uso. Se trata de un nuevo sistema de movilidad basado en el concepto de suscripción o pago por uso, que se está extendiendo sobre todo en las grandes ciudades.

@RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS
M
Luciana Maci
Temas principales

Especificaciones

I
IOT
M
MaaS
S
Smart Mobility

Nota 1 de 3