Análisis

Aplicaciones en la nube: qué son, cómo funcionan y beneficios

Si bien las empresas solían almacenar información en sus propios servidores, cada vez son más las que deciden utilizar aplicaciones en la nube. Te contamos todos los detalles.

Actualizado el 09 May 2024

Aplicaciones en la nube

Las personas suelen almacenar gran parte de su información en sistemas locales, como memorias internas y discos sólidos, entre otras alternativas, y solo una minoría utiliza servicios o aplicaciones en la nube para este propósito. Sin embargo, la situación cambia drásticamente a nivel empresas, donde la mayoría de las compañías – hace tiempo – están migrando hacia este esquema.

Según datos de Gartner, la nube pública movió 563.000 millones de dólares en todo el mundo en 2023, y esa cifra crecerá un 20,4%, hasta los casi 679.000 millones en 2024. Además, la consultora asegura que más del 70% de las empresas ya migraron al menos algunas cargas de trabajo a la nube pública.

En una misma línea, Mordor Intelligence describe que el tamaño del mercado de migración a la nube se estima en 232.51 mil millones de dólares en 2024, y se espera que alcance los 806.41 mil millones de dólares en 2029, creciendo a una tasa compuesta anual del 28,24% durante el período previsto (2024-2029).  

El almacenamiento en la nube ofrece a las empresas una serie de ventajas significativas en términos de escalabilidad, accesibilidad y costos. A diferencia de los sistemas locales, que pueden requerir inversiones considerables en infraestructura física y mantenimiento, la nube permite a las organizaciones ajustar sus recursos de almacenamiento según las necesidades, optimizando así sus inversiones. 

Además, la accesibilidad remota facilita la colaboración entre equipos distribuidos geográficamente, lo que mejora la eficiencia operativa y la capacidad de respuesta ante cambios en el mercado.

Migración a La Nube, un paso fundamental para las organizaciones hoy en día

Breve historia y predicciones para el futuro

La historia de la computación en la nube se remonta a varias décadas atrás. En los 60, el concepto de compartir recursos informáticos inició con el sistema de compartición de tiempo financiado por la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA).

A través de la entrada remota de trabajos (RJE), los usuarios podían acceder a sistemas informáticos compartidos. Sin embargo, el modelo predominante seguía siendo el de centros de datos centralizados. Luego, en los 90, con la expansión de internet y la invención de la World Wide Web, las compañías de telecomunicaciones comenzaron a ofrecerse servicios de red privada virtual (VPN).

Asimismo, la nube comenzó a mostrarse como un punto de demarcación entre lo que el proveedor gestionaba y lo que los usuarios debían administrar.

Posteriormente, en el año 2006, Amazon Web Service (AWS) lanzó servicios en la nube como el almacenamiento, lo que marcó el inicio de la adopción generalizada de la computación en la nube. En la actualidad, existe un desarrollo en áreas como inteligencia artificial, aprendizaje automático y computación verde, todo vinculado a la nube.

De cara al futuro, se espera que la computación en la nube sea un sector clave. De hecho, se estima que el 80% de las empresas migrará a la nube y un 84% adoptará una estrategia multicloud. A medida que más organizaciones cambian a operaciones remotas, las soluciones basadas en la nube están resurgiendo y dando forma a las tendencias futuras.

A su vez, la mejora de la seguridad es fundamental en las tendencias futuras de la computación en la nube. En este sentido, los avances tecnológicos permitieron eliminar amenazas potenciales dentro de los sistemas en la nube, y se espera que la seguridad de los datos sea cada vez más confiable.

Otra tendencia es la creciente adopción de software de código abierto. Cabe recordar que el mercado de la computación en la nube se orienta hacia la mejora de la productividad y coordinación sin fisuras, lo que marcará el futuro de la computación en la nube en 2025. 

¿Qué son las aplicaciones en la nube?

Las aplicaciones en la nube, también conocidas como aplicaciones cloud o software como servicio (SaaS, por sus siglas en inglés), son programas que se alojan y ejecutan en servidores remotos y se acceden a través de Internet. 

Definición

Las aplicaciones en la nube son programas que no requieren instalación en el equipo local del usuario. En lugar de esto, se ejecutan en servidores de terceros y se acceden a través de navegadores web o aplicaciones específicas. Este modelo elimina la necesidad de hardware dedicado y permite a los usuarios acceder a sus aplicaciones desde cualquier dispositivo con conexión a Internet.

Acá las aplicaciones y los datos se almacenan en servidores de un proveedor de servicios en la nube, lo que permite a los usuarios acceder a ellos desde cualquier lugar y desde una variedad de dispositivos: computadoras, tablets, teléfonos celulares. Esto, también, facilita la movilidad y el traba

Además, algo no menor: los proveedores de SaaS gestionan las actualizaciones y el mantenimiento del software, lo que asegura que los usuarios siempre tengan acceso a la última versión sin necesidad de realizar actualizaciones manuales.

Funcionamiento de las aplicaciones en la nube

El software en la nube hace referencia a la provisión de servicios alojados a través de internet en lugar de respaldados en una computadora local. Su principal objetivo es ofrecer un acceso simple y escalable a diversos recursos informáticos y servicios de la tecnología de la información (TI).

Permite que los dispositivos de los clientes accedan a datos a través de internet, utilizando servidores remotos, bases de datos y computadoras. La conexión de internet vincula el front-end, la interfaz de usuario, con el back-end, donde se almacenan los datos.

Ambos son administrados por un servidor central que utiliza protocolos para facilitar el intercambio de datos y puede emplear software y middleware para gestionar la conectividad entre diferentes dispositivos.

Gracias a esta tecnología, las personas pueden acceder a servidores e información sin la necesidad de descargar y/o instalar algo localmente. Entre las ventajas de esta tecnología se encuentran la posibilidad de trabajar en entornos informáticos diversos, mayor flexibilidad y la optimización de inversiones en software y hardware.      

Tipos de aplicaciones en la nube     

SaaS: Software como servicio

Consiste en un modelo de distribución de software en el que las aplicaciones se ofrecen a los usuarios a través de internet. En lugar de instalar y mantener un software de forma local en un dispositivo, las personas acceden a estos a través de un navegador o app específica. Esto les permite a las empresas ahorrar en costos de infraestructura y actualizaciones, ya que el proveedor de SaaS se encarga de la administración y mantenimiento del software. Algunos ejemplos son G Suite de Google, Microsoft 365 y Dropbox

PaaS: Plataforma como servicio 

Se trata de un modelo de computación en la nube que proporciona a los clientes una plataforma completa en la nube, la cual incluye hardware, software e infraestructura. También se puede desarrollar, ejecutar y gestionar aplicaciones sin los costos, la complejidad e inflexibilidad asociada con la creación y mantenimiento de una plataforma local.

IaaS: Infraestructura como servicio 

Es un tipo de servicio de informática en la nube que ofrece recursos esenciales de proceso, almacenamiento y redes a petición. A través de esta, se puede alquilar infraestructura en lugar de adquirirla y mantenerla localmente.

Algunos casos son los servidores virtuales, el almacenamiento en la nube y las conexiones de red. Por ello, solo se paga por lo que se utiliza y el proveedor de servicios en la nube se encarga de administrar la infraestructura subyacente. Es una gran opción para reducir costos, escalar rápidamente y evitar la complejidad de administrar servidores físicos.

Beneficios clave de las aplicaciones en la nube    

Mayor rapidez de salida al mercado

Podés iniciar nuevas instancias o retirarlas muy rápidamente, lo que permite a los desarrolladores acelerar creaciones e implementaciones en poco tiempo. En este sentido, la computación en la nube es compatible con innovaciones recientes, por lo que facilita la prueba de ideas y el diseño de nuevas aplicaciones sin limitaciones en el hardware ni en los procesos de adquisición.

Escalabilidad y flexibilidad

La computación en la nube suele ofrecerles a las compañías una mayor flexibilidad. Las organizaciones escalan con rapidez los recursos y el almacenamiento para satisfacer las demandas empresariales sin destinar recursos en una infraestructura física. Es decir, las organizaciones no necesitan pagar obtener físicamente la infraestructura que necesitan para mantener sus niveles de carga más elevados.

Menores costos

Más allá del servicio en la nube que implementes, solo terminás abonando por los recursos que finalmente utilizás. Esto te permite evitar la compilación y el aprovisionamiento de forma excesiva en tu centro de datos y ayuda a tus equipos de TI a que les dediquen tiempo a labores más estratégicos.

Colaboración mejorada

El almacenamiento en la nube les permite a las personas acceder a los datos de su empresa sin importar momento y lugar en los que se encuentren. De esta forma, en vez de estar “atados” a un espacio geográfico o dispositivo especifico, pueden acceder a los datos desde cualquier lugar en el mundo y con una enorme variedad de dispositivos, siempre y cuando tengan acceso a una conexión a internet.

Seguridad avanzada

A pesar de las creencias populares sobre los “riesgos” de almacenar información en la nube, esta tecnología permite fortalecer la postura de seguridad debido a la profundidad y amplitud del mantenimiento automático y la administración centralizada. Cabe recordar que los proveedores de nube más confiables suelen contar con equipos de expertos en seguridad y emplear soluciones avanzadas para ofrecer una protección sólida.

Prevención en la pérdida de datos

Los proveedores de servicios en la nube suelen contar con funciones de copia de seguridad y recuperación ante inconvenientes. Almacenar los datos en la nube, en lugar de hacerlo de forma local, puede evitar la pérdida de información en el caso de una emergencia como una falla en el hardware, amenazas maliciosas o incluso un simple error que haya cometido el usuario.    

Almacenamiento en la nube.

Diseño y desarrollo de aplicaciones en la nube        

Las empresas desarrolladoras suelen crear sus propias aplicaciones mediante diferentes tecnologías. Desarrollar aplicaciones en la nube permite que los servicios de desarrollo web y PWA reduzcan los costos de desarrollo, como también abre la posibilidad de trabajar con equipos remotos y reduce los tiempos de los proyectos.

Sin embargo, es necesario recalcar que no todas las compañías cuentan con la experiencia necesaria para trabajar los aspectos complejos del proceso de desarrollo de aplicaciones en la nube. Las que buscan crear productos digitales basados en la web deberán asegurarse de trabajar con un especialista en aplicaciones de esta clase confiable y con experiencia.

5 pasos para diseñar aplicaciones en la nube    

Para diseñar aplicaciones en la nube se deben seguir cinco pasos o aspectos claves. El primero consiste en la elección de la plataforma de nube, como puede ser Amazon Web Services (AWS), Microsoft Azure, Google Cloud Platform (GCP) o IBM Cloud. Cada una cuenta con sus propias características y servicios.

El segundo paso es diseñar la arquitectura de la aplicación, para la cual se deben tener presentes factores como la escalabilidad, seguridad y disponibilidad. En este punto, es importante definir cómo se comunicarán los diferentes componentes de la aplicación en la nube.

El tercer paso consiste en optimizar los microservicios y servicios. Es fundamental no enfocarse únicamente en el desarrollo de nuevos recursos, ya que muchas aplicaciones heredadas son importantes tanto para las operaciones comerciales como para la generación de ingresos. Deben integrarse con las nuevas apps en la nube y trasladarse a una arquitectura de microservicios con comunicación basada en APIs.

El cuarto aspecto es la cultura colaborativa en la nube. Adoptar una cultura de nube va mucho más allá de las herramientas tecnológicas, ya que consiste en el fomento de la disposición y confianza para trabajar de forma integrada con un enfoque colaborativo.

Por último, se encuentra la automatización y previsibilidad. Las implementaciones deben estar automatizadas y ser predecibles, lo que garantiza una gestión eficiente y escalable de las aplicaciones en la nube.

Integración de una aplicación en la nube externa a su arquitectura actual    

La integración de una aplicación en la nube externa a la arquitectura actual de una empresa es un aspecto fundamental para conectar sistemas y aplicaciones de forma eficiente. Para ello, en primer lugar, se debe seleccionar una plataforma de integración como Azure Logic Apps, Azure Event Grid, entre otras. Dichos servicios permiten conectar aplicaciones, datos y procesos de forma segura y escalable.

También se debe definir cómo se comunicarán los diferentes componentes de tu app en la nube con los sistemas existentes. En este punto, hay que contemplar la escalabilidad, seguridad y disponibilidad. A su vez, se tienen que utilizar patrones de diseño como microservicios para modularizar la arquitectura y comunicarte a través de APIs.

En paralelo, se deben automatizar los procesos de integración, garantizando de esta forma una gestión eficiente y, al mismo tiempo, predecible. Para hacerlo, hay que implementar herramientas como Azure Logic Apps para crear flujos de trabajo que conecten servicios que se encuentren en la nube con aquellos que están de forma local. Acá, la orquestación es esencial para definir y llevar a cabo la lógica del flujo de trabajo entre los diferentes componentes.

A su vez, es necesario que las conexiones entre los sistemas sean seguras, por lo que hay que utilizar la autenticación y autorización adecuada para proteger los datos y servicios involucrados. También se deben implementar políticas de control de acceso para restringir quiénes pueden acceder a los recursos de la aplicación en la nube.

Desarrollo de su propia aplicación en la nube 

Antes de desarrollar una aplicación en la nube se debe comprender claramente qué problema o necesidad resolverá tu aplicación, definiendo objetivos y los resultados que se esperan lograr. También se debe decidir en qué plataforma de nube se desea construir la app, como las ya mencionadas Amazon Web Services o Microsoft Azure, por ejemplo.

Hay que analizar el diseño de la arquitectura de la aplicación, considerando aspectos como la escalabilidad, seguridad y disponibilidad. A su vez, deberás decidir si utilizarás una arquitectura de microservicios, serverless o una combinación de ambos.

En paralelo, tendrás que escribir un código utilizando lenguajes de programación como Python, Java, Node.js o cualquier otro que se adapte a las necesidades de tu empresa. Tendrás que implementar funcionalidades como autenticación, almacenamiento de datos, procesamiento de solicitudes, y también tomar una decisión sobre cómo almacenarás los datos de la app. Para ello, se implementan bases de datos como SQL, NoSQL o servicios de almacenamiento en la nube como Amazon S3 o Azure Blob Storage.

Al desarrollar la aplicación, también deberás tener en cuenta las medidas de seguridad sólidas, como también la autenticación y autorización adecuada para proteger los datos y servicios. Deberás considerar el uso de OAuth, tokens JWT o certificados SSL para asegurar las comunicaciones entre los componentes de tu aplicación.

De igual modo, deberás realizar pruebas exhaustivas para asegurarte de que tu app funcione correctamente mediante la prueba de distintos escenarios y casos de uso y el despliegue de tu aplicación en la nube con herramientas como Docker, Kubernetes o servicios de despliegue específicos de la plataforma de nube.

Finalmente, deberás establecer un sistema de monitoreo para supervisar el rendimiento de tu aplicación, usando herramientas como Azure Monitor o AWS CloudWatch y optimizándolas en función de los datos recopilados durante el monitoreo.

Mejores prácticas para implementar aplicaciones en la nube

Diseño de API

Podés diseñar APIs web para ser eficientes, escalables y disponibles. Para ello deberás hacer que las acciones sean idempotentes, además de seguir las especificaciones HTTP y manejar excepciones.

Autoscaling 

Podrás diseñar aplicaciones para asignar y liberar recursos dinámicamente según los requisitos de rendimiento y costos. Aprovechá las capacidades de autoscaling de servicios como Azure Monitor.

Trabajos en segundo plano

Implementá tareas de procesamiento, flujos de trabajo y trabajos por lotes como trabajos en segundo plano. Utilizá servicios como Azure para alojar estas tareas.

Caché

Mejorá el rendimiento guardando datos en almacenamiento rápido cercano a las aplicaciones. 

Red de entrega de contenido (CDN)

Los CDNs entregan contenido web eficientemente a los usuarios y reduce la carga en las aplicaciones web.

Almacenamiento en la nube

Como mencionamos a lo largo de la nota, consiste en un modelo de computación que permite guardar datos y archivos en internet a través de un proveedor de servicios en la nube. En este sentido, en lugar de almacenar los datos localmente en tu PC o dispositivo, los guardás de forma segura en servidores remotos mantenidos por el proveedor.

El almacenamiento en la nube permite que accedas a tus datos desde cualquier lugar y en cualquier momento a través de la red pública de internet o una conexión de red privada. Por otro lado, con el almacenamiento en la nube, podés aumentar o disminuir la capacidad según la demanda, pagando por lo que utilizás.

Además, no necesitás comprar y administrar tu propia infraestructura de almacenamiento, brindándote agilidad y ahorro de costos. Por último, los proveedores de almacenamiento en la nube protegen tus datos de forma segura.

¿Qué aplicaciones se pueden guardar en la nube? 

Es importante entender que casi cualquier tipo de aplicación puede migrarse a la nube, sin importar si son aplicaciones de negocio, de productividad o aplicaciones de análisis de datos y de inteligencia empresarial. La tecnología acepta programas de toda clase, siempre y cuando estén desarrollados y optimizados adecuadamente.

Ejemplos populares de aplicaciones para almacenar en la nube       

Dropbox

Es una opción para sincronizar archivos entre dispositivos. Actualmente ofrece 2 GB de almacenamiento gratuito y opciones de pago para más espacio. 

Google Drive

Es ideal para usuarios de Android y Google Workspace. Ofrece 15 GB de almacenamiento gratuito y permite colaborar en documentos. 

iCloud        

Diseñada para usuarios de Apple, proporciona almacenamiento para fotos, videos y documentos en dispositivos de esta marca.

Box 

Es una opción simple para sincronizar archivos entre dispositivos que ofrece 2 GB de almacenamiento gratis y cuenta con opciones de pago para ampliar el espacio.

Cocodrive

Se trata de un sistema de almacenamiento en la nube donde los propietarios de las webs de Acai podrán almacenar todos sus documentos sin tener que recurrir a compañías externas.

MediaFire

Permite a los usuarios cargar, almacenar y compartir archivos. Actualmente, existe una opción gratuita con espacio limitado y otra paga que amplía el almacenamiento. Es muy popular para compartir archivos multimedia como fotos, videos y música

SkyDrive

Solía ser el nombre anterior del servicio de almacenamiento en la nube de Microsoft. Actualmente se llama OneDrive y ofrece almacenamiento gratuito y de pago. El mismo está integrado con otros servicios de Microsoft como Office 365. Se suele utilizar para sincronizar archivos entre dispositivos y colaborar en documentos.

Mega

Consiste en un servicio de almacenamiento en la nube fundado por Kim Dotcom que se destaca por su enfoque en la seguridad y privacidad. Brinda cifrado de extremo a extremo para proteger los archivos del usuario y cuenta con una gran capacidad de almacenamiento gratis.

Amazon Drive

Pertenece a la empresa Amazon. Los usuarios pueden almacenar fotos, videos y otros archivos mediante planes de pago. También está integrado con otros servicios de esta empresa como Prime Photos.

Tresorit

Es un servicio en la nube sumamente seguro y enfocado en la privacidad. Al igual que Mega, usa el cifrado de extremo a extremo y es sumamente popular entre las compañías, sobre todo porque los usuarios valoran la seguridad de sus datos.

Estrategias para migrar a la nube: ¿Qué aplicación llevar primero a la nube?

Seguridad y privacidad en las aplicaciones en la nube     

La seguridad y privacidad son aspectos sumamente determinantes en la nube. En este sentido, el cifrado de datos es uno de los pilares fundamentales, ya que garantiza que solo el usuario pueda acceder a sus archivos.

La autenticación de dos factores también, de ser posible, es ideal añadirla. Agrega una capa adicional de seguridad al requerir una segunda forma de autenticación además de la contraseña.

Asimismo, deberás leer detenidamente las políticas de privacidad y términos del servicio del proveedor de la nube, comprendiendo cómo manejan tus datos, si comparten información con terceros, entre otros aspectos.

Otro parámetro para tener en cuenta es dónde los proveedores almacenan los datos. Deberás investigar dónde se encuentran sus servidores y si cumplen con las regulaciones de privacidad de tu país.

En paralelo, tendrás que configurar adecuadamente los permisos de acceso a tus archivos, limitando quiénes pueden ver, editar o eliminar tus datos, y realizar copias de seguridad periódicas de tus archivos importantes. Por último, es aconsejable que, previamente, investigues la reputación de tu proveedor, buscando reseñas, opiniones o experiencias de otros usuarios para tomar una decisión informada.

Casos de éxito de aplicaciones en la nube      

BMW Group

BMW utiliza Amazon Web Services para impulsar más de 1.000 microservicios que procesan más de 12.000 millones de solicitudes diarias. Su confiabilidad alcanza el 99,95%. Esta tecnología, sin lugar a dudas, transformó la experiencia de la empresa.

Intuit

Esta compañía de tecnología financiera empleó tecnología de vanguardia para ofrecer experiencias altamente personalizadas a sus clientes. A través de Amazon Web Services, impulsó sus avances en tecnología financiera mediante IA generativa.

AppLovin

Por otra parte, la plataforma AppLovin fue construida sobre Google Cloud para transformar el marketing móvil.

☁️ Almacenamiento en la NUBE Gratis // ESPAÑOL 2023

Futuro de las aplicaciones en la nube y adopción de la nube

Tendencias

Según Mordor Intelligence, se espera que las organizaciones bancarias y financieras aceleren aún más la migración hacia soluciones en la nube debido a beneficios como la flexibilidad, la agilidad y la integración de tecnologías emergentes y los ecosistemas FinTech. “Las soluciones en la nube están ayudando a los bancos a reducir gastos al reducir significativamente los costos de infraestructura”, dice la consultora.

“Estos casos impulsaron la adopción de servicios en la nube entre el sector BFSI (acrónimo utilizado para unificar tres industrias que comparten una oferta de productos y servicios de origen bancario, financiero y asegurador) y otras industrias de usuarios finales, y los proveedores del mercado están ganando un impulso significativo”, añade.

Asimismo, agrega que muchos proveedores ofrecen aplicaciones IaaS y PaaS para eliminar la necesidad de gestionar, alojar, mantener, actualizar y escalar operaciones de servicios dirigidas a los sectores BFSI. Los bancos reconocen ampliamente que una infraestructura en la nube puede ayudarlos a implementar amplias iniciativas de modernización, incluidos programas operativos y de cara al cliente respaldados por inteligencia artificial, blockchain y contenedores de software. 

En esa misma línea, se integrará la seguridad con aprendizaje automático e inteligencia artificial. De esta forma, la seguridad de los datos será más inteligente, autónoma y fiable, gracias a la inteligencia artificial, algoritmos avanzados y la computación cuántica.

Finalmente, la última tendencia es la adopción de software de código abierto. El mercado de la computación se está orientando hacia la mejora de la productividad, marcando el futuro de esta tecnología.

Predicciones de la adopción y migración a la nube

A nivel global

Se espera que el mercado de computación en la nube alcance un valor de US$ 1251.09 mil millones para 2028, con una tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR) de alrededor del 19.1% entre 2021 y 20281, según investigación de Grandview Research.

A nivel regional (América Latina)

Más del 80% de las organizaciones en América Latina ya adoptan soluciones en la nube, según el informe Cloud en América Latina 2023: Acelerador clave en la adopción y madurez tecnológica, elaborado por NTT Data en colaboración con MIT Technology Review.

En promedio, 8.6 millones de empleos serán sostenidos por la nube en la región (Argentina, Chile, Colombia, México, Perú y Uruguay) entre 2023 y 2028, según un reporte de FTI Consulting. Para poner esto en contexto, el empleo de referencia para 2021 en los seis países de LATAM fue de 108.8 millones de empleos.

Además, ese mismo estudio, sostiene que, en ese período, el impacto en la productividad de las empresas de la adopción de la nube sostendrá US$ 60.600 millones en ingresos laborales, en promedio, cada año. Si bien los seis países se beneficiarán, destaca el caso mexicano con un ingreso laboral adicional promedio de $20.900 millones de dólares por año.

También, se estima que la actividad adicional en toda la economía habilitada por la nube sostendrá un impacto fiscal adicional de US$ 39.9 mil millones, en promedio, cada año (entre 2023 y 2028), en los seis países combinados. Los ingresos fiscales totales de referencia para 2021 en los seis países fueron $692 mil millones de dólares.

Otro hallazgo del informe de FTI Consulting es que se evitarán 680 mil toneladas métricas de emisiones de CO2e, en promedio, cada año debido a la eficiencia de la nube pública. Esto es equivalente al carbono capturado por casi 11.2 millones de árboles sembrados y cultivados durante 10 años.

Impacto de la nube en Argentina

De 2023 a 2038, la adopción de la nube en Argentina sostendrá, en promedio, US$ 42.800 millones del PIB cada año. El PIB total de referencia de 2021 en Argentina fue de US$ 440.000 millones de dólares

Además, el impacto en la productividad de las empresas de la adopción de la nube pública sostendrá US$ 15.500 millones de dólares en ingresos laborales cada año, en promedio.

También, la actividad adicional que la nube impulsará en toda la economía sostendrá un impacto fiscal adicional de US$ 12.600 millones, en promedio, cada año.

Se evitarán 266 mil toneladas métricas de emisiones de CO2e cada año debido a la eficiencia de la nube pública. Esto es equivalente al carbono capturado por casi 4.4millones de árboles sembrados y cultivados durante 10 años

En promedio, 1.2 millones de empleos serán sostenidos por la nube pública durante el período analizado. La cantidad de empleos sostenidos pasará de 966 mil en 2023 a 1.2 millones en 2038, un aumento del 29%

Artículo publicado originalmente en 09 May 2024

Prohibida su reproducción total o parcial.

¿Qué te ha parecido este artículo?

¡Su opinión es importante para nosotros!

Gonzalo Castillo
Redactor
Sígueme en
Temas principales

Especificaciones

E
Empresas
N
nube

Nota 1 de 4