Análisis en profundidad

Cross docking: qué es y cómo puede ayudar en la gestión del almacén

El Cross Docking se trata de una estrategia de Lean Logistics que pretende reducir los costos de gestión de los almacenes, el exceso de producción y las «esperas» de los procesos. ¿Pero es adecuado para todas las empresas?

31 Oct 2022

Redacción InnovaciónDigital360

Cross docking

Qué es el cross docking en la cadena de suministro

Cross docking es una estrategia de gestión de la cadena de suministro. En concreto, es una estrategia de distribución ajustada que coordina la entrada y salida de mercancías para evitar el almacenamiento. Con el cross docking, el almacén se transforma en una zona de tránsito: las mercancías entrantes se descargan en el muelle de entrada, se clasifican dentro de la zona lo más rápidamente posible y se transfieren al muelle de salida para ser enviadas al cliente. El «cruce», el intercambio, tiene lugar idealmente entre el proveedor y el transportista: en realidad, dentro de la zona de cross docking las mercancías no sólo se clasifican, sino que también se controlan, según el concepto de calidad total del Lean Manufacturing.

El cross-docking es, de hecho, una estrategia de Lean Logistics: responde a la lógica de la «producción ajustada» porque evita las sobrecargas (de producción, de mano de obra, de demanda) y pretende eliminar los siete principales despilfarros identificados por un sistema de Lean Manufacturing. En primer lugar, la sobreproducción en relación con la demanda. A esto le siguen: la producción de stocks, que permanecen ociosos «a la espera» de ser procesados o vendidos y que corren el riesgo de deteriorar su calidad; los daños relacionados con los costes de los defectos y las repeticiones de trabajo; los «tiempos muertos», que se refieren tanto a las mercancías entrantes que están ociosas, a la espera de ser procesadas, como a los operarios, ociosos, a la espera de mercancías; los movimientos innecesarios, que no producen valor añadido; la manipulación de materiales en espacios no optimizados; los procesos ineficaces.

El cross-docking también forma parte de la Logística Colaborativa, porque requiere un alto nivel de coordinación de los flujos físicos y de información de la empresa, así como la colaboración entre todos los agentes de la cadena de suministro: desde los proveedores hasta los responsables de los almacenes, pasando por los transportistas y los clientes.

Cómo funciona el cross docking: ventajas e inconvenientes para la logística

En el cross docking se habla de mercancías porque la estrategia es potencialmente aplicable tanto a los componentes/materias primas como a los productos acabados. Las mercancías entrantes se descargan en un lado de la zona de tránsito, en las puertas de entrada, y luego se trasladan al lado opuesto, en las puertas de salida, para ser cargadas y enviadas a su destino.

Dentro de la zona, las mercancías permanecen el menor tiempo posible: se aceptan, se controla su calidad a la entrada, se clasifican, se agrupan, se controla su calidad a la salida y se envían.

El tránsito se registra administrativamente, pero la mercancía no se almacena, ni se distribuye en la zona, ni se almacena: por lo tanto, no es necesario el picking, la extracción de artículos individuales de la estantería para componer el pedido que se va a enviar.

El cross-docking, una estrategia lean, permite a la empresa «aligerar» muchos costes, que se eliminan o minimizan. En el primer caso, se trata de los costes de sobreproducción de la mercancía a almacenar, de los de reelaboración de la mercancía «en espera» por deterioro de la calidad, de los de gestión del almacén «tradicional» y de los de inserción y retirada de las estanterías. En el segundo caso, se minimizan los costes de manipulación de la mercancía, es decir, los de mano de obra y de transporte, las roturas, las pérdidas y los robos de la propia mercancía.

La producción ajustada se basa en el «justo a tiempo»: producir sólo cuando se necesita, impulsado por la demanda del cliente, que se paga por adelantado. Un sistema «a la carta», que minimiza el riesgo de fluctuación de la demanda y los perjuicios derivados de una previsión incorrecta de sus volúmenes: los pedidos de cross-docking son ventas ya realizadas.

Por otro lado, si los volúmenes de la empresa son grandes, hay que considerar las ventajas del almacenamiento, es decir, pedir grandes cantidades a los proveedores y aprovechar los descuentos en materias primas y componentes para aumentar los márgenes de beneficio. Para que el cross docking sea eficaz, los proveedores, la empresa y los mensajeros deben tener el mismo nivel de calidad de servicio y cooperar realmente: por ejemplo, si la política de entrega del proveedor cambia, con plazos más cortos pero costes más elevados, la empresa se verá obligada a repercutir este coste en el cliente final. En cambio, con el almacenamiento de mercancías, la empresa tendrá más margen para gestionar el cambio.

El cross-docking es una estrategia de centro y radios: el centro es la zona de tránsito, los radios los diferentes destinos. Su adopción depende de la distancia geográfica de los clientes y proveedores, del coste de la mercancía almacenada o no, del tipo de producto final vendido y de la inversión inicial para hacer funcionar el sistema (revisión de los procedimientos internos y externos, informatización). Sin duda, es una ventaja para los productos finales con un ciclo de vida corto, como los productos perecederos y de temperatura controlada, o para los artículos voluminosos con un alto índice de rotación, como los electrodomésticos.

¿Cuáles son los pasos del proceso?

Las etapas del cross docking se concentran en dos momentos: la entrada y la salida de mercancías.

Tras la expedición de la mercancía por parte del proveedor, cuando esta entra en el almacén, tiene lugar la fase de aceptación de la mercancía, una comprobación de que la cantidad recibida se corresponde con el albarán de entrega, y la fase de control de la mercancía, una comprobación de calidad que finaliza con la notificación al proveedor de que la mercancía ha sido efectivamente recibida. A continuación, los productos se descargan de las unidades de carga.

El momento de la salida está precedido por: la fase de clasificación/agrupación según el destinatario; la fase de preparación para el envío; la fase de comprobación de la mercancía saliente, con control de calidad y congruencia respecto al pedido recibido.

Muchos de estos pasos pueden automatizarse: un software especial para el cross-docking ayuda a optimizar el tiempo y los recursos; los famosos kanban (etiquetas) de la producción ajustada pueden sustituirse por etiquetas electrónicas con QrCode o Wi-fi; toda la línea logística dentro de la zona de clasificación puede utilizar sistemas de reconocimiento óptico de caracteres, sensores que comprueban la etiqueta en movimiento y dirigen el paquete según su destino.

¿Cuántos tipos de cross docking existen?

El cross-docking puede ser con una intervención mínima del personal o con la consolidación de la mercancía: en el primer caso, las unidades de carga ya están preparadas por el proveedor en función de la demanda recibida, luego en la zona de tránsito simplemente se reciben y se despachan; en el segundo caso, la mercancía recibida tiene que adaptarse a la demanda, luego se manipula, se procesa, se confecciona en palés y se embala antes de la expedición. También está el cross docking híbrido, que prepara los pedidos en la zona de tránsito combinando tanto la mercancía recién descargada como la almacenada en el almacén.

Las grandes empresas que producen grandes volúmenes de bienes de consumo a escala mundial utilizan el cross docking desde hace décadas para los envíos intercontinentales: las mercancías se envían desde los centros de producción a un centro de distribución en cada continente, que a su vez las clasifica para los minoristas o los clientes finales. El cross-docking también se utiliza para transportar mercancías entre ciudades, antes del destino final: los envíos más pequeños se agrupan con los más grandes y se colocan en el mismo vehículo para reducir los gastos. En los últimos años, el cross docking ha sido utilizado por las empresas de comercio electrónico, que están estructuralmente «impulsadas» por los pedidos de los clientes, a menudo para lotes pequeños, y no quieren arriesgarse a las fluctuaciones de la demanda invirtiendo en almacenamiento

Por Josephine Condemi

@RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS

Nota 1 de 5