Agenda España Digital 2026 

Programa UNICO, ayudas para terminar con la brecha digital

El programa se plantea el objetivo de alcanzar una cobertura del 100% de la población española con redes ultrarrápidas en 2025. Esto se considera una clave para impulsar la cohesión territorial y superar la brecha digital en las zonas rurales y hacer frente al reto demográfico para una recuperación justa, inclusiva y solidaria

13 Sep 2022

Julio Miravalls

Programa UNICO

El primer eje, de los diez sobre los que se articula la Agenda España Digital 2026, es la conectividad digital. El Plan para la Conectividad y las Infraestructuras Digitales de la sociedad, la economía y los territorios es un punto de partida, que acerca el desarrollo de infraestructuras básicas para el uso del ciudadano, la pequeña y mediana empresa y el trabajador autónomo. La acción fundamental descansará en el programa UNICO, que articulará ayudas públicas a empresas y ciudadanos para superar la brecha digital en las zonas rurales.

Qué es el Programa UNICO

El programa UNICO es el Programa de Universalización de Infraestructuras Digitales para la Cohesión – Banda Ancha. El programa aspira a universalizar un ancho de banda de 100 megabits, que pueda ampliarse a un gigabit, para un millón de hogares en 4.500 municipios.

El plan para la Conectividad y las Infraestructuras Digitales atañe directamente a las compañías de telefonía con redes propias de fibra, que en España son básicamente cuatro. Aunque el panorama del sector se diversifica con una cuarentena de operadores, que alquilan circuitos para revender el servicio a particulares, y otros actores con intereses en las infraestructuras, que no actúan por sí mismos como operadores.

Una de las redes más largas de fibra óptica existentes procede de la antigua Red Eléctrica (ahora Redeia), que estableció hace años un sistema de monitorización de sus estaciones con esta tecnología. Esa red, propiedad de una filial suya y del fondo de inversiones de capital riesgo KKR, se alquila en la actualidad a otros operadores.

También la compañía eléctrica Unión Fenosa (hoy Naturgy), poseía una red propia, ahora en alquiler para mayoristas. Depende de un grupo de propietarios que incluye un fondo de capital riesgo, un par de aseguradores y un inversor en infraestructuras. La fibra óptica que en su momento instaló British Telecom en España, con un negocio orientado al servicio de empresas, es propiedad de un fondo de inversión, Portobello Capital, desde hace algo más de dos años.

Telefónica crea una filial para su fibra rural

Mientras, la principal teleco española, Telefónica acaba de anunciar la venta por algo más de 1.000 millones, a varios socios financieros, del 45% de su nueva filial Bluevia, en la que precisamente ha integrado sus operaciones de fibra rural. Da servicio a 3,5 millones de hogares y podría desplegarse para atender a otros 1,5 millones en dos años. En segunda posición se sitúa Orange, que está en un proceso de fusión con MásMóvil, para convertirse en el segundo operador nacional, e incluso número uno por clientes de telefonía móvil.

A continuación, las operadoras Vodafone y Yoigo también poseen infraestructuras propias. Pero en todo ese despliegue de operadoras y propietarios de redes para servicios empresariales, el gran peso de las infraestructuras se desplaza claramente hacia los ámbitos urbanos. El propósito del plan ‘España Digital 2026’ es extender la disponibilidad de banda ancha a toda la población, tratando de aminorar la brecha digital entre grandes poblaciones y pequeños núcleos rurales y las diferentes brechas digitales existentes por motivos socioeconómicos, de género, generacionales, territoriales o medioambientales

Sobre la base de las infraestructuras disponibles, y bajo el lema «España puede», se plantea un conjunto de reformas e inversiones orientadas a completar el acceso a la digitalización en todo el territorio nacional, en cuanto a infraestructuras digitales y de conectividad y para favorecer la innovación tecnológica en sectores tractores. Ahí es donde entra en juego el programa del Gobierno UNICO (Universalización de Infraestructuras Digitales para la Cohesión), que cuenta con diversos apartados. El apartado que denomina ‘Banda Ancha’ es el más directamente vinculado a este primer eje de la agenda. Con estas medidas pretende dotar de conectividad ultrarrápida a más de 4.500 municipios.

El objetivo de la acción, contando con una primera dotación de ayudas de 250 millones (convocatoria de 2021, con resolución de fecha 17 de junio de 2022), se emplaza a alcanzar en 2025 un millón de hogares y empresas más en las citadas 4.500 localidades. Como se ha señalado antes, ya solo las posibilidades de expansión comercial de Bluevia (Telefónica) superan esa cifra. Pero el plan oficial pretende empujar específicamente las instalaciones más onerosas o con menor previsión de rentabilidad. Por tanto, ambos parámetros no son incompatibles.

Sólo un 65% de banda ancha en áreas rurales

La continua referencia al año 2025 es una herencia de la agenda original y establece una declaración de principios: que el 100% de la población tenga para entonces una cobertura de 100 megabits por segundo.

Es una ambición coincidente con la expresada por la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, en su discurso sobre el estado de la Unión de septiembre de 2020, en el que pedía a los Estados miembros que todos los hogares europeos tuvieran en 2025 esa conectividad al menos, ampliable a velocidades de gigabit. Es lo que la CE denomina «la sociedad del gigabit». Al ampliarse al año 2026, la agenda española también incrementa su ambición, convirtiendo el objetivo de la convocatoria ‘Banda Ancha’ en llegar a «servicios a velocidades simétricas de, al menos, 300 megabits por segundo, escalables a un gigabit por segundo.

Según el Índice de la Economía y Sociedad Digitales de 2020 (referido a datos de 2019), recopilado por la Unión Europea, el 86% de los hogares europeos contaban con una conexión de banda ancha de al menos 30 megabits por segundo, aunque sólo el 44% disponía de una red de muy alta capacidad, hasta un gigabit.

En el informe de 2022 las cifras se elevan al 87,2% para la banda ancha y 59,3% para redes de muy alta velocidad. El Gobierno español afirma que, en nuestro país, el 95% de los hogares ya tiene banda ancha (aunque en zonas rurales sólo el 65%) y el 87% dispone de al menos 100 megabits por segundo en su conexión. Complementariamente, el 99,6% de los hogares de la UE contaba con cobertura de datos móviles en el estándar 4G y un 13,9 estaba cubierto por redes 5G en 2020.

«Zonas blancas» y «zonas grises» de cobertura

El programa de Extensión de la Banda Ancha de Nueva Generación se plantea sobre todo como un sistema de ayudas e impulso destinadas a los operadores de telecomunicaciones.

Estas convocatorias anuncian el propósito de acelerar la extensión de la cobertura de las redes públicas de banda ancha a zonas sin cobertura actual ni prevista en los próximos años y las define como «zonas blancas». La convocatoria abarca también zonas que ya tienen cobertura de un sólo operador, denominándolas «zonas grises«. Así, aspira a introducir un factor de competencia para mejorar la funcionalidad y la calidad de los servicios digitales necesarios para la transformación digital.

El ministerio de Asuntos Económicos y Transición Digital afirma que con ello aumentará «el bienestar y la calidad de vida de los ciudadanos, contribuyendo al éxito de un modelo de crecimiento sostenible basado en la sociedad del gigabit».

Cabe añadir que la Comisión Europea ha desarrollado planes propios, a lo largo, de los dos últimos años, para ayudar al establecimiento de zonas wifi comunitarias en pequeñas y grandes poblaciones, instaladas habitualmente por los ayuntamientos.

En diferentes convocatorias han recibido pequeñas ayudas centenares de pueblos españoles, para instalar algún punto de conexión de libre acceso. Aunque para ello es requisito previo contar con una infraestructura de banda ancha a la que conectar el punto de acceso público. Es sólo un tipo de ayuda complementaria, que no ataca la cuestión principal de las infraestructuras destinadas a la población.

El Programa UNICO español se nutre de fondos estatales y está cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) y NextGenerationEU, y con fondos del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia. Es una actuación que se enmarca en el apartado ‘Inversión 1’ de la Componente 15 del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la economía española.

La identificación de las zonas blancas y grises elegibles para participar en el programa fue objeto de una consulta cerrada el 6 de abril del presente año y presenta un desglose de casi un cuarto de millón de códigos de localización, porque prácticamente los señala casa por casa, o agrupadas por unidades inmobiliarias por zona. En un mismo municipio pueden identificarse decenas de ellas.

Se puede descargar documentación con todos los detalles al respecto en la página web: https://avancedigital.mineco.gob.es/banda-ancha/zonas-blancas-NGA/Paginas/2022.aspx.

Programa UNICO-Bono social, una ayuda a la conectividad

Desde el lado de los ciudadanos, el Programa UNICO incluye la acción denominada «Bono social«, que consiste en la creación de un bono que permita contratar o mejorar la conexión a banda ancha fija, con una velocidad mínima de 30 Mbps, para personas o familias identificadas como vulnerables. Es un programa que debe ser gestionado por cada Comunidad Autónoma y está dotado con 20 millones de euros.

Programa UNICO-Edificios, conectividad en edificios antiguos

La acción «UNICO-Edificios», dotada con 60 millones de euros, igualmente traspasada su responsabilidad a las comunidades autónomas, ofrece mejorar las instalaciones de telecomunicaciones en los edificios construidos antes del año 2000. Desde el lado de las empresas son bastante más las acciones diversificadas.

Programa UNICO-Banda Ancha, ayuda a operadores

«UNICO-Banda Ancha» es una convocatoria de ayudas de 250 millones de euros, dirigida a operadores de telecomunicaciones para el despliegue de sus redes y de sus infraestructuras de banda ancha de muy alta velocidad simétrica, de al menos 300 Mbps, escalables a un gigabit.

Programa UNICO-Industria y Empresas, conectividad en centros empresariales

Para reforzar la conectividad en polígonos, centros logísticos y áreas de concentración de actividad empresarial en zonas blancas o grises, se destinarán 75 millones de euros al programa «UNICO-Industria y Empresas» apoya el despliegue de banda ancha a un gigabit y la interconexión de los centros o instalaciones. También depende de las Comunidades Autónomas.

UNICO Pyme, digitalización para pequeñas y medianas empresas

Para pequeñas, medianas y micro empresas se plantea la acción «Bono Pyme», para ayudar a las de hasta 50 empleados, que cumplan determinados requisitos, a contratar acceso a internet en banda ancha (a 100 Mbps) y servicios asociados a la conectividad, plantados como dos bonificaciones diferenciadas. Se puede aplicar a servicios como WiFi profesional, centralita digital y red privada virtual.

Según la estimación gubernamental, «UNICO​-Bono Pyme», podría beneficiar a 11.000 pymes, contando con un presupuesto de 50 millones de euros, con financiación de fondos europeos Next Generation UE en el periodo 2022-2023.

UNICO-Demanda Rural

También con orientación empresarial, «UNICO-Demanda Rural» tiene dos vertientes: la mayorista, para facilitar plataformas de red en zonas despobladas, y la minorista, para garantizar tarifas asequibles a hogares y ciudadanos en zonas en las que no llega la conectividad fija de más de 100 Mbps​.

Las ayudas Demanda Rural se aplicarán en todo el territorio nacional, en zonas rurales remotas dispersas en las que los operadores no han desplegado sus redes. Tiene un presupuesto de 73,3 millones de euros, financiado con fondos europeos Next Generation​ ​UE y FEDER​.

Se añaden en este programa otras tres acciones específicas para el 5G, en los ámbitos de I+D, redes en carreteras y líneas férreas y redes ‘backhaul’ (interconexiones de datos entre las redes troncales y sus subredes).

¡Ah!, y una nota final: aunque toda esta materia se refiere a la conexión a internet, que nadie consuma demasiado tiempo buscando información concreta en las redes para solicitar alguna de estas ayudas. A eso, todavía no hemos llegado.

@RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS
Julio Miravalls

Trabaja en periodismo desde hace 50 años, recorriendo desde el área de deportes hasta la ciencia, tecnología e innovación, materias sobre las que escribe hoy como freelance. Fue director adjunto del diario EL MUNDO e impulsó y participó en sus proyectos de digitalización desde los años 90.

Nota 1 de 4