Análisis en profundidad

Logística integrada: qué es, cómo se implementa y beneficios

  • Home
  • Industria 4.0

Todas las ventajas que un sistema logístico integrado aporta a la empresa, tanto en términos de eficiencia como de satisfacción del cliente. Una revolución que, si bien se basa en el análisis de datos y las tecnologías digitales, debe ser ante todo metodológica.

Actualizado el 03 Mar 2023

logística integrada

La logística integrada es la evolución normal de la logística en la era digital. Para 2024, dice Gartner, el 50% de las organizaciones de la cadena de suministro invertirán en aplicaciones que soportan la inteligencia artificial y las capacidades de análisis avanzadas.

La pandemia de Covid-19 ha ampliado la necesidad de que los responsables de la cadena de suministro busquen herramientas que les ayuden a tomar decisiones mejores y más rápidas. Por ello, las empresas de vanguardia están utilizando la inteligencia artificial (IA) y la analítica avanzada para escudriñar en las enormes cantidades de datos que generan para comprender lo que está ocurriendo en su negocio ahora y, lo que es más importante, lo que es probable que ocurra en el futuro.

La gestión de la cadena de suministro como base de la logística integrada

Definir la logística integrada en la era del comercio electrónico, el omnichannel y el just-in-time no es fácil. Por la sencilla razón de que hoy en día un sistema logístico integrado es un verdadero ecosistema en el que convergen información, competencias, plataformas y herramientas que en las empresas tradicionales se encuentran en lugares y funciones a menudo muy alejados.

Desde la gestión de pedidos hasta la gestión de almacenes y el almacenamiento de documentos, la arquitectura de la logística integrada se compone de una multitud de elementos que sólo pueden organizarse si la organización ha alcanzado un nivel de madurez suficiente en cuanto a la digitalización de los procesos vinculados a la gestión de la cadena de suministro.

Esto presupone no sólo un esfuerzo por parte de la empresa que desea crear un sistema de gestión optimizado en cuanto a costes, sino también un ajuste por parte de los socios y proveedores, que a su vez deben competir para garantizar que toda la cadena de suministro genere un rendimiento medible de acuerdo con las mismas normas.

Un sistema logístico integrado es un requisito previo para el intercambio de información sobre la eficiencia y eficacia de cada proceso. Sólo adoptando protocolos comunes y canales compartidos podremos alimentar correctamente las bases de datos que utilizarán las soluciones analíticas para identificar los cuellos de botella y los márgenes de mejora en el ciclo logístico. Esto abre gradualmente la puerta a la automatización total de la cadena de suministro industrial.

Qué es la logística integrada

Intentemos primero responder a esta pregunta: ¿qué es la logística integrada? Se trata de un enfoque innovador de la gestión de las distintas fases de transformación de un input en un output dentro del proceso logístico. Hablar por adelantado de la tecnología y lo digital es metodológicamente erróneo, ya que las tecnologías, y especialmente las digitales, son sólo herramientas que ayudan a la organización a perseguir un objetivo.

Por lo tanto, lo primero que debe haber es una clara voluntad de hacer el proceso lo más transparente posible, incluyendo a los colaboradores, socios y proveedores en el desarrollo de un sistema que permita a cada elemento -interno o externo a la empresa- comunicar su estado y las operaciones realizadas o previstas de forma rápida, segura y sin ambigüedades.

Sólo en este punto entran en juego las soluciones tecnológicas, que permiten a cada actor -ya sea hombre o máquina- recibir una entrada, procesarla y transmitirla al sistema, donde se correlacionará en tiempo real con todos los demás datos procedentes del resto de la cadena.

De este modo, el centro de control puede tomar una instantánea dinámica de todos los procesos en curso, señalando exactamente dónde se encuentra un determinado producto, qué operación está realizando una determinada máquina y estableciendo los niveles de rendimiento en relación con las referencias del mercado, los KPI de la empresa y los objetivos fijados por las estrategias empresariales.

Paradigma sistémico

Explicado de otra manera, la logística integrada (o “integral”) abarca y maneja todos los procesos que hacen falta para la correcta circulación de materiales y elementos de una empresa u organización, y lo hace aplicando un paradigma sistémico.

O sea, entiende globalmente la forma en que todas las partes que construyen esa entidad (sectores, empleados, procesos) deben direccionarse de modo armónico y consensuado hacia un objetivo en común, y comprende la trascendencia que eso posee para un buen rendimiento de dicha entidad.

Va mucho más allá del movimiento físico que adopten los productos o servicios que se ofrecen al público, sino que más bien comprende la integración conjunta de toda la información necesaria para eficientizar el trabajo en la cadena de suministro.

Los 13 principios de la logística integrada

La logística integral representa más que una simple cohesión entre partes que trabajan juntas para aumentar la productividad y reducir los tiempos de entrega. Más concretamente, refiere a 13 términos:

Responsabilidad

Poseer las herramientas e instrumentos necesarios para completar las tareas que conforman el objetivo en común de todos los sectores.

Previsión

Recibido un pedido, se deben planificar los aspectos de la logística integral considerando que se tengan los recursos (materiales y humanos) suficientes, se usen los elementos que ayuden a obtener un mejor servicio (como un GPS para planificar rutas, clima y tránsito), se evalúen permanentemente las operaciones para conseguir mejoras, y se preparen las herramientas para trabajar con esta óptica integral.

Suficiencia

Tener todos los recursos, las cantidades y la distribución establecidos en la planificación.

Visibilidad

Al distribuir, hay que poseer un sistema de trazabilidad para conocer en tiempo real la ruta del transporte.

Flexibilidad

Se deben poder ajustar los procesos, estrategias y operaciones logísticas en aras de una mayor eficiencia.

Economía

Tener materiales y personal necesarios para afrontar el proceso y evitar problemas que encarezcan la labor.

Simplicidad

Si los quehaceres son más comprensibles, todos los sectores cumplirán mejor con sus metas individuales.

Oportunidad

Organizar los recursos (como los insumos y el tiempo) para poder usarlos en el momento conveniente.

Orden

Saber de antemano la disposición de la mercancía y de los recursos permite dar respuestas más ágiles.

Seguridad

Conocer los trayectos y sus riesgos potenciales previene mejor los accidentes y problemas.

Coordinación

Sincronizar entre sectores el uso de los diferentes recursos redunda en un mejor flujo de información dentro de la cadena de suministro.

Prioridad

Responder y resolver oportunamente es más importante que solo realizar ciertas acciones.

Continuidad

Conocer y manejar todos los procesos permite entender si las tareas son simultáneas o sucesivas.

Cuál es el objetivo principal de la logística integrada

Ante todo, la logística integral persigue un mejoramiento del servicio que se le da al cliente. En definitiva, las empresas y organizaciones que pueden adoptar una logística integral son, a su vez, las que pueden usarla como una inmejorable arma competitiva frente al resto del mercado, destacándose así por sobre sus competidores. Es por ello que dicha logística se ha popularizado enormemente entre los comercios electrónicos, que necesitan estar presentes en todos los canales (sean tradicionales o digitales).

Cómo funciona la logística integrada

No hay nada mejor para entender un concepto complejo que explicarlo en sus aspectos prácticos (sobre todo si hablamos de logística integrada que, paradójicamente, es sinónimo de simplificación). Para dar un ejemplo, empecemos por lo que suele ser el paso que pone en marcha la cadena de suministro: la recepción y gestión de un pedido de venta.

Una vez recibido e introducido en el sistema, en un entorno integrado el CRM se comunica con el ERP y comprueba si se dan las condiciones para entrar en producción. Si no hay materias primas o componentes necesarios para producir el pedido, se envía una solicitud de compra -de nuevo digitalmente- al departamento de compras, que la aprueba y envía la documentación a los proveedores.

El siguiente paso es almacenar y transportar la mercancía solicitada. En cuanto un artículo entra en el almacén, el personal de recepción escanea cada paquete con un lector (código de barras, QR o RFID) y envía los datos al centro de operaciones en tiempo real. En cuanto llega la notificación, el sistema correlaciona la información con la contenida en el registro de eventos y el inventario, verificando que el ciclo de producción puede realmente iniciarse.

Una vez iniciada, cada etapa del proceso de transformación se supervisa para seguir el progreso de los trabajos y, si es necesario, notificar a las partes interesadas -incluidos los clientes finales- cualquier imprevisto que provoque retrasos en la entrega. El proceso termina con la emisión de la salida, su colocación en el almacén y el envío al cliente. Todo ello con la mayor eficacia posible y reduciendo al mínimo el tiempo y los costes. Por no hablar de la mayor satisfacción de los clientes.

Cómo se desarrolla la logística integrada

La logística integrada es, primordialmente, una forma de ver las cosas que afecta a la manera de comprender la cadena de suministro propia como una serie de acciones concretas que ponen en marcha esa idea. Por ende, para lograr llegar a este paradigma se precisa primeramente que todos los actores implicados estén mentalizados para adaptarse a estas reglas del juego y, posteriormente, convenir una táctica que deje bien en claro la clase de logística que se quiere poseer. Por último, hay que fijar la forma en la que se van a orientar los procesos organizacionales para conseguir que la estrategia pueda realizarse.

Qué beneficios tiene la logística integrada

Las ventajas que conlleva adoptar una logística integrada son variadas. Por empezar, implanta en la organización que la aplica una visión sistémica del funcionamiento y la importancia de la logística, para lo que resulta esencial que sus cúpulas directivas tengan verdadera noción y tomen parte de la necesidad de lograr este objetivo.

A su vez, tener este mayor control y conocimiento de lo que pasa en la cadena de suministro posibilita a responder con más rapidez al surgir nuevas necesidades y/o deseos en el público al que se apunta, lo que permite también confeccionar una respuesta más eficiente ante posibles imprevistos o problemáticas.

También se pueden afinar y racionalizar procesos en aras del panorama global que se implanta, ya que elimina duplicidades. Y, al enriquecerse el trabajo conjunto por efecto de la cercanía mutua entre departamentos y también poderse ofrecer así mejores productos y servicios, prospera más el imprescindible vínculo con clientes, proveedores y distribuidores.

Todo esto trae consigo una reducción de costos. En definitiva, saber mejor cuáles son las necesidades de la compañía, la duración de las tardanzas inevitables y los tiempos de la cadena, y tener mayores previsiones, posibilita deshacerse de elementos innecesarios en el inventario y abaratar los costes del transporte sin que esto empeore el servicio brindado.

Desde luego que también se mejora la trazabilidad de los objetivos en común, la visibilidad del trabajo propio y ajeno, y la comunicación entre los muchos actores de la cadena de suministro. Y, finalmente, de un modo fácil se puede obtener e interpretar información confiable y trascendente sobre los accionares de la organización en el afán de que sirvan de asistencia para tomar decisiones estratégicas.

Cuál es la diferencia entre logística y logística integrada

En la logística tradicional, una organización puede tercerizar a otra empresa para que se ocupe de la movilización o el guardado de los productos. Pero en la logística integral, un comercio electrónico puede trabajar por su cuenta todas sus tareas sin depender de terceros.

Cómo se implementa la logística integrada

La logística integral entiende que su labor está más allá del simple traslado de materias de un lugar a otro, ya que se echa para atrás para entender mejor no solamente lo que hace, sino también sus causas y objetivos. Todo esto, desde ya, con el fin de hallar la forma más idónea de trabajar. Sin embargo, cabe preguntarse cuáles son las partes que deben organizarse y unirse para obrar más armoniosamente entre ellas:

Integración funcional

No hay que olvidarse de que la logística como tal es una labor intersectorial (o sea, que necesita de la colaboración eficaz de varios de los departamentos que componen una organización). No comienza con la preparación de un pedido ni tampoco con su envío hacia un destino, sino que representa una labor más amplia.

Por ejemplo, el trabajo de abastecimiento de insumos para manufacturar u originar algo debe estar coordinado con los sectores comerciales de la entidad y con sus respectivos pronósticos de ventas. Y, simultáneamente, estos deben estar alineados con el aparato de comercialización de aquel producto o servicio que se ofrece, dado que de lo que se haga allí dependen también las metas y lineamientos de producción de la empresa (como saber cuándo habrá más demanda según los datos históricos, qué lanzamientos nuevos se quieren hacer, cuáles serán las próximas promociones, etc.).

Si todos hacen al unísono lo que les concierne, con comunicación mutua y plena conciencia de la trascendencia del trabajo propio para hacer más sencillo al ajeno, será más factible conseguir la meta fijada. En cambio, cuando cada sector dentro de la compañía se limita a simplemente hacer lo suyo, seguramente habrá conflictos de intereses y discordancias que afectarán el rendimiento global.

Integración empresarial

Lamentablemente, que dentro de la propia organización todo entre los diferentes departamentos funcione como un violín no basta. Para lograr la integración verdadera no es suficiente adoptar un sistema de planificación de recursos empresariales al que puedan acudir todos los sectores, sino que se debe ir más allá y tener una visión más abarcadora.

Si acaso existen más protagonistas en la cadena de suministro (como proveedores, operadores, distribuidores o clientes), deben ser contemplados para el plan de acción. Esto es porque es imprescindible contar con su ayuda para asuntos tales como el control de la provisión a los destinatarios, la puntualidad de las entregas de los productos o servicios que se ofrecen, el conocimiento de la demanda en tiempo real y demás.

Integración espacial

Dónde se ubican los socios, proveedores y clientes también es esencial si acaso quiere tenerse una visión más global de la cadena de suministro, ya que resulta una decisión estratégica asentarse más cerca o más lejos de todos estos actores.

Integración estratégica

Poder integrar capitales materiales y humanos es vital, pero para ello se necesita seguir un plan de acción propio y entender la clase de cadena de suministro que se quiere ser. No se tendrán la misma infraestructura ni los mismos proveedores si, por ejemplo, se pondera la rapidez del servicio en lugar de sus costos de producción, de modo tal que las cualidades logísticas terminan definiendo mucho de la propuesta de valor.

Así, se logra comprender que la logística integrada necesita mucho más que simplemente mover mercancías de un lado a otro, lo cual repercute en el accionar de organizaciones de cualquier tipo de tamaño. Todas deben poseer un plan de logística para concertar cómo desean atender a sus usuarios para luego asegurarse de cumplir con ese compromiso.

Diferencias con respecto a la cadena de suministro

La logística integral se ocupa solamente de las actividades propiamente logísticas, y la cadena de suministros también controla las adquisiciones de materias primas y las demás operaciones derivadas del proceso. A su vez, la logística pretende una distribución lo más rápida posible, mientras que la cadena de suministro quiere agilizar todas las etapas que componen la producción.

El corazón es el análisis de datos

Ahora debería estar más claro para qué sirve prácticamente la logística integrada. Pero las ventajas enumeradas anteriormente son sólo las más inmediatas de las muchas que un sistema de este tipo puede aportar a la empresa. Como se ha mencionado, el núcleo de este enfoque es el análisis de datos. Además de permitir monitorizar todo el ecosistema en tiempo real, mediante la adopción de tecnologías de Inteligencia Artificial y Machine Learning, permite construir modelos predictivos capaces de optimizar la producción y la distribución y predecir fallos e ineficiencias a lo largo de la cadena de suministro, con la posibilidad de intervenir con prontitud para evitarlos. La gestión y la medición en la logística integrada son, por tanto, actividades que pueden simplificarse enormemente, siempre que se construya una arquitectura que garantice la integridad, la rapidez y la seguridad de los flujos de información.

Artículo publicado originalmente en 24 Dic 2021

Prohibida su reproducción total o parcial.

¿Qué te ha parecido este artículo?

¡Su opinión es importante para nosotros!

A
Domenico Aliperto

Nota 1 de 5