Análisis en profundidad

Smart Home: qué es, cómo funciona, ejemplos de hogares inteligentes y productos

Las tecnologías inteligentes son capaces de automatizar una serie de actividades y procesos en el hogar con el fin de optimizar el consumo y proporcionar una mayor comodidad. Se refieren a la IoT y significan todos los productos que utilizan la conectividad a Internet y las aplicaciones de los smartphones para ofrecer nuevas funciones que también están conectadas a los productos tradicionales, como los termostatos de las habitaciones.

08 Feb 2022

Pierluigi Sandonnini

smart home

Smart home. El término anglosajón está sustituyendo cada vez más al término “domotica”, de claro origen latino (domus, hogar), que parece estar vinculado a la primera fase de desarrollo, iniciada hace unas décadas. El nuevo, en cambio, se caracteriza por la conexión en red y la presencia de nuevas funciones como los comandos de voz.

Los dos términos, el latino y el inglés, tienen características comunes: indican el estudio y la aplicación de tecnologías destinadas a mejorar la calidad de vida, el confort y la eficiencia en los hogares y las oficinas. A este campo contribuyen diferentes disciplinas, como la ingeniería, la informática, la electrónica, la arquitectura y las telecomunicaciones.

Diferencia entre domótica y smart home

Sin embargo, hay diferencias significativas: la domótica incluye todos los sistemas y dispositivos que mejoran el confort y la eficiencia del hogar mediante funciones integradas y cableadas en el sistema eléctrico. El smart home, por su parte, se refiere a la IoT e indica todos los productos que utilizan la conexión a Internet y las aplicaciones de los smartphones para ofrecer nuevas funciones que también están conectadas a los productos tradicionales, como el termostato de la habitación. Básicamente, las tecnologías del smart home con la inteligencia artificial son capaces de automatizar una serie de actividades y procesos en el hogar, con el objetivo de optimizar el consumo y garantizar un mayor confort para quienes lo habitan.

Smart home: qué es, cómo funciona y para qué sirve

Inteligente es sinónimo de “conectado”. Lo que hace que un dispositivo sea “inteligente” es, por tanto, la posibilidad de que pase a formar parte de una red doméstica y, desde ella, pueda alcanzar y ser alcanzado por Internet. Esto permite que el dispositivo, ya sea un interruptor, un termostato u otro, se controle a distancia y automáticamente. Los dispositivos inteligentes se comunican con un concentrador o servidor a través de uno de los diversos estándares de comunicación: Wi-Fi, Zigbee, Z-Wave y Bluetooth son los más utilizados. La diferencia entre un dispositivo inteligente y otro que no lo es radica en que el inteligente responde a una orden, puede ser programado según una rutina y, en el caso de los sensores y detectores, puede comunicar los datos que recoge así como mostrarlos en una pantalla integrada. El centro con el que se comunica el dispositivo inteligente puede estar en la misma casa o en un servidor situado quizás a miles de kilómetros.

Aunque los parlantes inteligentes y los sistemas de seguridad son las soluciones más populares en la actualidad, el Internet de las Cosas para el hogar abarca muchos aspectos de la vida doméstica: desde el confort en el hogar hasta el ahorro de energía. El mercado se está desarrollando en varias direcciones, incluido el sector de los edificios inteligentes.

  • aire acondicionado/calefacción (acondicionadores de aire, termostatos o calderas que se pueden regular a distancia o a través de una app);
  • electrodomésticos (encender y apagar lavavajillas, lavadoras y microondas a distancia, a través de una aplicación o con tu voz);
  • iluminación (encendido/apagado, ajuste de la sombra o la intensidad mediante la aplicación o la voz);
  • seguridad (sistemas de videovigilancia y videoportero con posibilidad de acceder a las imágenes a distancia y/o desde televisores inteligentes, cerraduras inteligentes que envían alarmas en caso de intrusión);
  • parlantes inteligentes (dispositivos controlados por voz que reciben información -por ejemplo, sobre el tiempo o el tráfico- y dan órdenes -por ejemplo, ajustar las luces o la temperatura-).

Dispositivos conectados para el hogar: qué son y cómo utilizarlos

Hay varias formas de implantar un sistema doméstico inteligente. Una de ellas es utilizar relés especiales que se conectan a la red eléctrica para poder encender, apagar o atenuar las luces y controlar las persianas eléctricas con un smartphone.

La instalación de un sistema de este tipo implica la inclusión de relés multifuncionales que utilizan la tecnología Bluetooth, que proporciona una mayor seguridad de los datos que el WiFi, combinada con una transmisión encriptada de 128 bits. Cuando se utiliza un sistema en la nube del fabricante, éste debe comprometerse a proteger los datos sensibles generados por los dispositivos instalados en los hogares de los clientes.

Este tipo de sistema domótico permite el control de diversos dispositivos domésticos bien a través de apps en los smartphones, incluido el control por voz, o bien a través de elementos innovadores de la instalación eléctrica, como botones e interruptores inalámbricos.

En el corazón de un sistema doméstico inteligente está el gateway o pasarela, a través de la cual se gestionan todos los periféricos que componen el sistema. En esencia, se trata de un router, equipado con interfaces inalámbricas de baja potencia. A través del router, los “objetos”, es decir, los periféricos, se conectan a la red doméstica (LAN) y a Internet, de modo que también pueden controlarse a distancia, gracias a aplicaciones especiales y al uso de credenciales de acceso. Las pasarelas son casi siempre compatibles con los populares asistentes de voz de Google y Amazon.

Ventajas del hogar conectado

Entre las ventajas de tener un smart home y conectado, la más importante es el ahorro de energía, que se convierte en una ventaja económica. El control automático y personalizado del funcionamiento de las luces, los electrodomésticos, los aparatos de aire acondicionado, los radiadores, etc., en función de los hábitos de cada uno y de las condiciones ambientales externas, ayuda a evitar el despilfarro, utilizando los distintos aparatos sólo cuando son realmente necesarios. El smart home también significa controlar el consumo de manera oportuna, manteniendo la factura energética bajo control.

La segunda ventaja es la comodidad. La automatización del encendido y el ajuste de las luces, las persianas, la calefacción y la refrigeración libera al usuario de la carga de recordar. Como alternativa a la automatización, se puede mantener el control humano, pero con comandos de voz, que son mucho más inmediatos y cómodos que los manuales.

La posibilidad de controlar a distancia muchas funciones del hogar añade comodidad y practicidad. Por ejemplo, la activación de los sistemas de aire acondicionado o de ciertos electrodomésticos puede hacerse desde la oficina o desde el coche mientras se viaja.

El smart home también es sinónimo de asistencia; las tecnologías pueden utilizarse para mejorar la vida o proporcionar asistencia a los ancianos y a las personas con discapacidades, especialmente las motrices.

Por último, pero no menos importante, la seguridad. La integración de los sistemas de alarma tradicionales con un sistema inteligente y conectado aumenta significativamente su fiabilidad, permitiendo al propietario del piso vigilarlo incluso cuando está lejos.

Algunas funciones del smart home

Geolocalización

Algunos sistemas domésticos inteligentes ofrecen la opción de configurar la geolocalización en la aplicación del smartphone o en el asistente de voz. Esto permite al sistema saber dónde estamos, es decir, si estamos en casa o no, ahorrando así energía. Por ejemplo, si durante la temporada de invierno programamos el temporizador de la calefacción media hora antes de la hora en que salimos de casa para ir a trabajar, el día que salgamos mucho antes por un compromiso extraordinario, el sistema lo notará y apagará el sistema con antelación, evitando el derroche.

Comprobación de válvulas termostáticas y termostatos de ambiente

Muchos sistemas domésticos inteligentes permiten regular la temperatura de cada habitación mediante las válvulas termostáticas “inteligentes” de los radiadores. Con la app es posible gestionar varios termostatos que se encuentran en la misma casa (zonificación del sistema); o termostatos que se encuentran en diferentes edificios, como la casa principal y la segunda casa u oficina.

Cómo los fabricantes de dispositivos han cambiado sus productos: integración y modelos de negocio

Los grandes fabricantes de componentes eléctricos se han adaptado rápidamente a la nueva tendencia del smart home. Han integrado las tecnologías más avanzadas en sus series domésticas, haciéndolas “conectadas”. En algunos casos, todo lo que se necesita para transformar una casa en un smart home es sustituir los interruptores tradicionales del sistema eléctrico existente por los nuevos dispositivos conectados.

Por lo tanto, el acceso a las funciones digitales de última generación no requiere ninguna intervención especial y el diseño interior y los gustos de los propietarios se mantienen, ya que las nuevas series conectadas conservan la misma estética y los mismos acabados que las clásicas.

@RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS
S
Pierluigi Sandonnini
Temas principales

Especificaciones

C
cloud
S
seguridad
S
smart

Nota 1 de 2