Análisis en profundidad

¿Qué es un smart home? Usos, tecnología y ejemplos

Las tecnologías inteligentes son capaces de automatizar una serie de actividades y procesos en el hogar con el fin de optimizar el consumo y proporcionar una mayor comodidad. Se refieren a la IoT y significan todos los productos que utilizan la conectividad a Internet y las aplicaciones de los smartphones para ofrecer nuevas funciones que también están conectadas a los productos tradicionales, como los termostatos

17 Oct 2022

Pierluigi Sandonnini

smart home

Smart home. El término anglosajón está sustituyendo cada vez más al término «domotica«, de claro origen latino (domus, hogar), que parece estar vinculado a la primera fase de desarrollo, iniciada hace unas décadas. El nuevo, en cambio, se caracteriza por la conexión en red y la presencia de nuevas funciones como los comandos de voz.

Los dos términos, el latino y el inglés, tienen características comunes: indican el estudio y la aplicación de tecnologías destinadas a mejorar la calidad de vida, el confort y la eficiencia en los hogares y las oficinas. A este campo contribuyen diferentes disciplinas, como la ingeniería, la informática, la electrónica, la arquitectura y las telecomunicaciones.

¿Cuándo nació el primer smart home?

La historia sobre el primer Smart Home se remonta a la década del 60 e involucra al ingeniero Jim Sutherland, quien hoy es mundialmente conocido como el hombre que inventó el primer ordenador de uso doméstico. 

Sin embargo, cuando hablamos de computadoras y ordenadores, debemos aclarar que en aquella época eran muy distintas a las que hoy observamos ver en la actualidad. Especialmente por su tamaño, además de su capacidad. Cuando recién aparecieron, éstas podían ocupar toda una habitación por sus dimensiones. Por eso, la idea de Smart House, si bien era considerada atractiva se la veía más como algo futurista.

Entonces, Sutherland fue uno de los que dio el puntapié inicial para empezar a soñar con los hogares inteligentes. Con ganas de experimentar y de probar cosas nuevas, el experto en programación y tecnología gestionó el permiso en la compañía en la que trabajaba en ese momento, para poder llevarse a su hogar la memoria y la tarjeta de un ordenador obsoleto: precisamente, del PRODAC IV. 

Ya con los elementos necesarios comenzó su aventura intentando darle vida al primer ordenador de uso doméstico en el sótano de su casa. En distintas entrevistas, Sutherland bromeaba diciendo que “parecía que la casa se había construído para albergar la computadora, y no al revés”.

Y esto tenía que ver con lo que mencionamos anteriormente: su considerable tamaño. El ECHO IV -nombre con el cual se lo identifica a este ordenador- estaba compuesto por cuatro gabinetes que pesaban 800 libras. Es decir, ¡casi 362 kilos!. Además, incluía una unidad central de procesamiento (CPU) construida con módulos de circuitos excedentes de la computadora Prodac IV; memoria de núcleo magnético, circuitos de E/S y fuentes de alimentación. 

Tal como recuerdan los especialistas, para funcionar necesitaba 3kw (3.000 vatios) de potencia y requería también de mucho conocimiento técnico para su uso. Precisamente, como el que tenía Sutherland.

Finalmente, el ingeniero logró su cometido. Fabricado a mano con piezas electrónicas sobrantes y encerrado en armarios de madera de nogal aceitado, el ECHO IV comenzó a realizar un montón de tareas domésticas que anteriormente hacía la esposa de Sutherland.

Por ejemplo, la máquina tenía la capacidad de almacenar recetas, calcular listas de compras para supermercado, realizar un seguimiento del inventario familiar, controlar la temperatura del hogar, encender y apagar los electrodomésticos y predecir el tiempo. ¿Quién hubiese pensado que alguien podía lograr algo así en esa época?

Diferencia entre domótica y smart home

Sin embargo, hay diferencias significativas: la domótica incluye todos los sistemas y dispositivos que mejoran el confort y la eficiencia del hogar mediante funciones integradas y cableadas en el sistema eléctrico. El smart home, por su parte, se refiere a la IoT e indica todos los productos que utilizan la conexión a Internet y las aplicaciones de los smartphones para ofrecer nuevas funciones que también están conectadas a los productos tradicionales, como el termostato de la habitación. Básicamente, las tecnologías del smart home con la inteligencia artificial son capaces de automatizar una serie de actividades y procesos en el hogar, con el objetivo de optimizar el consumo y garantizar un mayor confort para quienes lo habitan.

¿Qué es un sistema Smart home?

Inteligente es sinónimo de «conectado». Lo que hace que un dispositivo sea «inteligente» es, por tanto, la posibilidad de que pase a formar parte de una red doméstica y, desde ella, pueda alcanzar y ser alcanzado por Internet. Esto permite que el dispositivo, ya sea un interruptor, un termostato u otro, se controle a distancia y automáticamente. Los dispositivos inteligentes se comunican con un concentrador o servidor a través de uno de los diversos estándares de comunicación: Wi-Fi, Zigbee, Z-Wave y Bluetooth son los más utilizados.

La diferencia entre un dispositivo inteligente y otro que no lo es radica en que el inteligente responde a una orden, puede ser programado según una rutina y, en el caso de los sensores y detectores, puede comunicar los datos que recoge, así como mostrarlos en una pantalla integrada. El centro con el que se comunica el dispositivo inteligente puede estar en la misma casa o en un servidor situado quizás a miles de kilómetros.

Aplicaciones de los Smart home en el hogar

Aunque los parlantes inteligentes y los sistemas de seguridad son las soluciones más populares en la actualidad, el Internet de las Cosas para el hogar abarca muchos aspectos de la vida doméstica: desde el confort en el hogar hasta el ahorro de energía. El mercado se está desarrollando en varias direcciones, incluido el sector de los edificios inteligentes.

  • Aire acondicionado/calefacción (acondicionadores de aire, termostatos o calderas que se pueden regular a distancia o a través de una app);
  • Electrodomésticos (encender y apagar lavavajillas, lavadoras y microondas a distancia, a través de una aplicación o con tu voz);
  • Iluminación (encendido/apagado, ajuste de la sombra o la intensidad mediante la aplicación o la voz);
  • Seguridad (sistemas de videovigilancia y video portero con posibilidad de acceder a las imágenes a distancia y/o desde televisores inteligentes, cerraduras inteligentes que envían alarmas en caso de intrusión);
  • Parlantes inteligentes (dispositivos controlados por voz que reciben información -por ejemplo, sobre el tiempo o el tráfico- y dan órdenes -por ejemplo, ajustar las luces o la temperatura.
  • Robots domésticos, como lavadoras, aspiradoras, ollas inteligentes, cocinas inteligentes, etc. 

Smart Home

¿Qué se necesita para convertir mi casa en Smart?

Transitando casi los últimos meses de 2022, podemos afirmar que hoy casi todos los componentes y artefactos que integran un hogar pueden ser transformados en inteligentes. 

Y algo que ocurrió, sobre todo en este último tiempo, fue que la tecnología Smart dejó de ser solo para aquellas familias con un gran pasar económico. En Latinoamérica, por suerte, su acceso y adopción se han democratizado y esto sin dudas es una realidad que hay que celebrar.

Especialistas  explican que la primera condición (aunque suene algo lógico y hasta absurdo aclararlo) para convertir un hogar en Smart es contar con electricidad e internet. En esa misma línea, especifican que si bien no se necesita de un ancho de banda elevado sí se requiere de un excelente funcionamiento del WiFi.

Por eso, suele ser una tarea bastante desafiante transformar hogares de edificios en Smart, ya que, por lo general, son torres donde hay muchos departamentos con familias viviendo. Por lo tanto, pueden ocurrir interferencias entre las señales.

¿Qué más se requiere? Algunos dispositivos inteligentes que pueden serle de utilidad

Altavoces inteligentes

Seguramente, al leer este término lo primero que se les vendrá a la mente serán aquellos dispositivos Smart para escuchar música en el hogar. Si bien eso es posible, ya que podríamos programar una acción para que nuestros altavoces inteligentes reproduzcan a determinada hora del día – por ejemplo a  la mañana- música relajante; esta es apenas una sola función de todas las que podrían aportar los altavoces inteligentes.

Gracias a que los altavoces digitales disponen de un asistente digital mediante el cual una persona puede interactuar, éstos tienen la capacidad de brindar información de todo lo que ocurre con los dispositivos conectados del hogar. Pueden responder preguntas y emitir mensajes. Por lo tanto, a través de  altavoces inteligentes se pueden activar acciones concretas como el encendido y apagado de las luces, del aire acondicionado, televisores, etc.

Regletas WiFi

Un sitio especializado en Smart House define a las regletas inteligentes Wifi como una opción práctica que, a través de diferentes enchufes, permite conectar varios aparatos a una única toma de corriente y poder controlarlos a todos desde un teléfono móvil. Explican que cada enchufe se puede controlar de forma independiente y, de esta manera, “verificar y controlar el estado de los dispositivos enchufados en cada momento y desde cualquier lugar” a través del teléfono. Dentro de las ventajas de utilizar regletas WiFi inteligentes, se encuentran el hecho de poder medir la cantidad de energía para conocer el consumo real, programar horarios o activar/desactivar en remoto; etc

Bombillas wifi

Son un tipo de bombillas led inteligentes que pueden ser controladas o gestionadas desde un smartphone, ya que se conectan a una red WiFi. Éstas hacen mucho más que solo prenderse y apagarse. Y es por eso que, popularmente, dentro de la industria Smart House, se las llama bombillas inteligentes. Entrando un poco más en detalle, éstas pueden programarse para que se enciendan a determinadas horas. Incluso, al ser dominadas desde un celular, en caso de salir de casa y olvidar de apagarlas, se puede realizar esa acción a distancia. Existen opciones de bombillas WiFi que cambian de color y regulan su intensidad de luz, Además, pueden sincronizarse con sistemas como Siri, Google Home, Alexa, Amazon, etc.

Cámaras de vigilancia Wifi

Hoy en día podemos observar qué ocurre con nuestro hogar en Argentina (por dar un ejemplo) estando de vacaciones en Dubai. Y esto es posible gracias a las cámaras de vigilancia WiFi Smart. Según los expertos, no son difíciles de instalar y destacan, dentro de sus características, el hecho de que tengan una batería de larga duración y graben videos nítidos de alta calidad al detectar movimientos. Una cámara de vigilancia de este tipo puede grabar todo lo que su campo de visión le permita y transmitirlo en tiempo real. 

Por eso, la persona que cuente con este aparato, por ejemplo, puede ingresar a una aplicación y ver en ese instante cómo se encuentra su hogar, su empresa o lo que desee cuidar mientras no esté. Por otro lado, estas cámaras también guardan/archivan el material (en la nube o en el mismo dispositivo). Por lo que, en caso de un accidente o un robo, el usuario podrá acceder a lo ocurrido por más de no haberlo visto al momento.

Al ser inalámbricas no se requerirá montar cables por todo el hogar- algo que puede ser bastante tedioso en su instalación – o una unidad central pesada, como lo haría con un sistema de CCTV convencional.

Enchufes inteligentes

Si todavía no están del todo seguros de invertir en dispositivos de Smart House pero les gustaría “coquetear” con la idea, los enchufes inteligentes son la mejor opción para experimentar. Los especialistas consideran que es una de las formas más baratas y sencillas de agregar tecnología Smart a dispositivos no inteligentes.  Éstos pueden automatizar el funcionamiento de dispositivos cotidianos, como por ejemplo lámparas, máquinas de café, televisores, etc.

A través de una aplicación en su teléfono o un asistente de voz doméstico, como Alexa, se puede controlar el flujo de energía de estos dispositivos conectados, crear horarios de encendido o apagado automático, entre otras cosas. La mayoría de éstos son compatibles con Alexa, como mencionábamos, y Google.

Smart health

Cada vez hay más dispositivos que permiten recopilar un montón de información sobre nuestra salud. Pulseras y relojes son los casos más comunes que tenemos en la actualidad. Para explicarlo brevemente, este concepto, el de Smart Health, se utiliza para referirse al uso y aplicación de las herramientas e infraestructuras de las ciudades Smart a los servicios de la salud. El objetivo es combinar las diferentes tecnologías de la información y la comunicación, la información contextual de un paciente y los dispositivos móviles para mejorar su salud y calidad de vida. 

Según Blue Stream Consultancy, la “atención médica inteligente se define por la tecnología que conduce a mejores herramientas de diagnóstico, mejor tratamiento para los pacientes y dispositivos que mejoran la calidad de vida de todos”.

New call-to-action

Dispositivos conectados para el hogar: qué son y cómo utilizarlos

Hay varias formas de implantar un sistema doméstico inteligente. Una de ellas es utilizar relés especiales que se conectan a la red eléctrica para poder encender, apagar o atenuar las luces y controlar las persianas eléctricas con un smartphone.

La instalación de un sistema de este tipo implica la inclusión de relés multifuncionales que emplean la tecnología Bluetooth, que proporciona una mayor seguridad de los datos que el WiFi, combinada con una transmisión encriptada de 128 bits. Cuando se usa un sistema en la nube del fabricante, este debe comprometerse a proteger los datos sensibles generados por los dispositivos instalados en los hogares de los clientes.

Este tipo de sistema domótico permite el control de diversos dispositivos domésticos, bien a través de apps en los smartphones, incluido el control por voz, o bien a través de elementos innovadores de la instalación eléctrica, como botones e interruptores inalámbricos.

En el corazón de un sistema doméstico inteligente está el gateway o pasarela, a través de la cual se gestionan todos los periféricos que componen el sistema. En esencia, se trata de un router, equipado con interfaces inalámbricas de baja potencia. A través del router, los «objetos», es decir, los periféricos, se conectan a la red doméstica (LAN) y a Internet, de modo que también pueden controlarse a distancia, gracias a aplicaciones especiales y al uso de credenciales de acceso. Las pasarelas son casi siempre compatibles con los populares asistentes de voz de Google y Amazon.

Ventajas del hogar conectado

Entre las ventajas de tener un smart home y conectado, la más importante es el ahorro de energía, que se convierte en una ventaja económica. El control automático y personalizado del funcionamiento de las luces, los electrodomésticos, los aparatos de aire acondicionado, los radiadores, etc., en función de los hábitos de cada uno y de las condiciones ambientales externas, ayuda a evitar el despilfarro, utilizando los distintos aparatos sólo cuando son realmente necesarios. El smart home también significa controlar el consumo de manera oportuna, manteniendo la factura energética bajo control.

La segunda ventaja es la comodidad. La automatización del encendido y el ajuste de las luces, las persianas, la calefacción y la refrigeración libera al usuario de la carga de recordar. Como alternativa a la automatización, se puede mantener el control humano, pero con comandos de voz, que son mucho más inmediatos y cómodos que los manuales.

La posibilidad de controlar a distancia muchas funciones del hogar añade comodidad y practicidad. Por ejemplo, la activación de los sistemas de aire acondicionado o de ciertos electrodomésticos puede hacerse desde la oficina o desde el coche mientras se viaja.

El smart home también es sinónimo de asistencia; las tecnologías pueden emplearse para mejorar la vida o proporcionar asistencia a los ancianos y a las personas con discapacidades, especialmente las motrices.

Por último, pero no menos importante, la seguridad. La integración de los sistemas de alarma tradicionales con un sistema inteligente y conectado aumenta significativamente su fiabilidad, permitiendo al propietario del piso vigilarlo incluso cuando está lejos.

Algunas funciones del smart home

Geolocalización

Algunos sistemas domésticos inteligentes ofrecen la opción de configurar la geolocalización en la aplicación del smartphone o en el asistente de voz. Esto permite al sistema saber dónde estamos, es decir, si estamos en casa o no, ahorrando así energía. Por ejemplo, si durante la temporada de invierno programamos el temporizador de la calefacción media hora antes de la hora en que salimos de casa para ir a trabajar, el día que salgamos mucho antes por un compromiso extraordinario, el sistema lo notará y apagará el sistema con antelación, evitando el derroche.

Comprobación de válvulas termostáticas y termostatos de ambiente

Muchos sistemas domésticos inteligentes permiten regular la temperatura de cada habitación mediante las válvulas termostáticas «inteligentes» de los radiadores. Con la app es posible gestionar varios termostatos que se encuentran en la misma casa (zonificación del sistema); o termostatos que se encuentran en diferentes edificios, como la casa principal y la segunda casa u oficina.

Cómo los fabricantes de dispositivos han cambiado sus productos: integración y modelos de negocio

Los grandes fabricantes de componentes eléctricos se han adaptado rápidamente a la nueva tendencia del smart home. Han integrado las tecnologías más avanzadas en sus series domésticas, haciéndolas «conectadas». En algunos casos, todo lo que se necesita para transformar una casa en un smart home es sustituir los interruptores tradicionales del sistema eléctrico existente por los nuevos dispositivos conectados.

Por lo tanto, el acceso a las funciones digitales de última generación no requiere ninguna intervención especial y el diseño interior y los gustos de los propietarios se mantienen, ya que las nuevas series conectadas conservan la misma estética y los mismos acabados que las clásicas.

Problemas que pueden suceder

El hecho de que cada vez más hogares de Latinoamérica y el mundo utilicen dispositivos inteligentes y transformen en Smart sus hogares, también implica un desafío en materia de ciberseguridad. Hoy los hackers cuentan con mayor facilidad para montar sus ataques, ya que pueden ejecutar sus planes desde cualquier rincón del planeta a través de un ordenador. 

Por lo que, sí tendríamos que enumerar los problemas que podrían darse transformando un hogar en inteligente, sin dudas empezaríamos por este punto: la vulnerabilidad que pueden tener algunos de los equipos del hogar, con la posibilidad, por parte de los ciberdelincuentes, de acceder a información sensible. Si un hacker, por ejemplo, logra vulnerar nuestras cámaras de vigilancia, podría conocer a la perfección la dinámica de nuestra vivienda, con todos sus movimientos. Algo sumamente peligroso.

Por otro lado, aunque con el tiempo cada vez sucede menos, también hay que decir que pueden ocurrir fallos en el sistema. Como mencionamos anteriormente, para que una Smart House funcione correctamente es necesario contar con una excelente red de WiFi. Caso contrario, las conexiones se ralentizarán y, en caso de errores, una buena parte del hogar posiblemente deje de funcionar. En distintos países de Latinoamérica todavía es común observar problemas de servicio de Internet, además del suministro de energía. Con lo cual, esto puede ser un impedimento para una mayor adopción.

@RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS
S
Pierluigi Sandonnini
Temas principales

Especificaciones

C
cloud
S
seguridad
S
smart

Nota 1 de 5